Geniales apps para trabajar la dislexia en iOS

Apps dislexia | Tiching

Muchos profesores de Educación especial y maestros de audición y lenguaje se se enfrentan  día a día con los problemas relacionados con la lectura y escritura de muchos alumnos. Algunos de ellos han sido diagnosticados como disléxicos pero en todo caso la etiqueta no es lo esencial. Lo primordial es darles una ayuda para que puedan paliar o resolver esos problemas. En este sentido los dispositivos digitales pueden ser muy importantes para este trabajo. En esta entrada vamos a reseñar una serie de apps para dispositivos iOS que consideramos de gran interés.

  1. Piruletras: Su autora es Clara Bayarri. En principio se puede descargar gratuitamente, aunque ofrece compras específicas dentro de la app. Piruletra (Dyseggxia en inglés) es un juego que ayuda a los niños con dislexia a superar sus problemas de lectura y escritura a través de juegos divertidos. Piruletras ofrece:
    • Más de 5.000 ejercicios diferentes de palabras (2.500 en español y 2.500 en inglés).
    • 5 niveles de dificultad.
    • Gráficos de evolución del aprendizaje.
    • Cada nivel tiene ejercicios de 6 tipos: inserción, omisión, sustitución, separación de palabras y transposición.
  2. Palabras dominó Free: Juegos de letras para los niños y los mayores. El objetivo del juego es formar palabras con las sílabas propuestas. Para cada juego las palabras pertenecen a una categoría. Tiene 3 niveles de dificultad con más de 600 palabras. Tiene opción de compra por 0,99 euros.
  3. Busca las letras. Es un juego para mejorar la percepción visual y espacial. Con más de 12 divertidos juegos se trabaja : posición en el espacio, percepción figura – fondo, discriminación de formas y concentración y atención. Tiene cuatro niveles de dificultad basados en la forma similar de letras y figuras. Tiene versión de pago por 4,99 euros.
  4. Lee paso a paso free – Mis primeros ejercicios para leer Español. Trabaja el aprendizaje de los sonidos de las vocales e identificando sílabas para formar palabras. Con el uso de imágenes, letras y palabras lo niños podrán ir adquiriendo las habilidades necesarias de lectura. Aprender mediante juegos y obtención de premios, identificación y uso de sílabas para formar palabras, asociar palabras con sus dibujos, completar las palabras con las sílabas que faltan. Tiene tres niveles Paso a paso, práctica y experto. Ofrece compras dentro de la app. Se complementa con Lee paso a paso  2 Free – Ejercicios para aprender a leer Español.
  5. Dislexia Ejercicios prácticos. App que cuesta 3,99 euros, con un diseño práctico y colores amigables. Posibilidad de elegir color de texto y de fondo ( muy importante para que lo que se ve quede grabado en el cerebro). También permite agrandar o disminuir el tamaño de los textos mediante zoom. Dispone de 5 grandes bloques que contienen entre 4 a 8 actividades cada uno. Los ejercicios están agrupados en bloques progresivos: consonantes, audición y lectura, sílabas, palabras y frases.
  6. Visual attention Therapy lite. La aplicación se puede utilizar para mejorar la lectura, el reconocimiento de conceptos, la concentración, la memoria, la atención y la velocidad. Es una muestra gratuita de la aplicación completa. La aplicación está en inglés pero es fácil trabajar con ella con personas de lengua castellana. La versión completa cuesta 9,99 euros.
  7. Sopa de sílabas. Esta app cuesta 0,99 euros. La versión completa contiene más de 3000 palabras y 14 temas. Cada carta contiene una sílaba perteneciente a una palabra, voltea las cartas para juntar sílabas y formar palabras de una lista. Cuando se repiten sílabas el dibujo asignado a la palabra deberá coincidir en todas las sílabas. También permite, a partir de iOS 7 y posteriores, escuchar la pronunciación de la palabra en castellano.
  8. Loco letras cursiva. Permite practicar la escritura de letras cursivas. Tiene niveles de dificultad que se van liberando conforme se van completando correctamente los propuestos. Las palabras suenan fonéticamente en el idioma seleccionado. La app cuesta 3,99 euros.
  9. Tembo el pequeño elefanteLibro interactivo y juegos de memoria, cuesta 2,99 euros. Es un libro interactivo para niños mayores de 3 años. El libro incluye juegos multilenguaje para mejorar el vocabulario: memoria, encuéntrame, puzzle. Es una aplicación producida por BubbleBooks.
  10. Voice Dream Reader. App que cuesta 9,99, más la posibilidad de comprar nuevas voces. Es una aplicación para niños mayores con graves dificultades de lectura y de comprensión de los conceptos, ya que podrán escuchar las lecciones y los contenidos educativos que la aplicación les irá leyendo. Permite la carga de textos en pdf, documentos de word, textos copiados de la web etc.  Se puede sincronizar con ficheros guardados en Google Drive o Dropbox y páginas web salvadas en Pocket, Instapaper o Evernote. También permite el resaltado sincrónico de la palabra y la línea que se está leyendo, y personalizar el tipo de letra (incluyendo el OpenDyslexia).
  11. ClaroSpeak Español: Es un conversor de texto a voz de alta calidad con distintos tipos de voz humana. Cuesta 10,99 euros. Brinda la opción de resaltado visual sincronizado con la articulación de las palabras. Tiene una amplia variedad de ajustes de color y fuente para facilitar la lectura y también predicción de palabras. Se sincroniza con Google Drive y Dropbox. Permite el ajuste de la velocidad de la voz. Permite el cambio del color y tamaño de la fuente. Permite guardar en audio los textos leídos. Como la anterior, es una app para ayudar en el estudio y comprensión de los contenidos del currículum para alumnos con graves dificultades de comprensión de la lectura.

Vía: http://blog.tiching.com/11-geniales-apps-para-trabajar-la-dislexia-en-ios/

Actividades de comprensión lectora para Ed.Primaria y Ed.Secundaria

Colección de fichas con textos y actividades de comprensión lectora

lee

DESCARGAR:

¿Qué opinaís sobre este artículo?: Por qué no es necesario que tu hijo aprenda a leer o escribir antes de los 6 años

Me gustaría saber la opinión que os lleva el leer el siguiente artículo:

 

Prácticamente todos asociamos la escolarización con el aprendizaje de la lectura y la escritura. ¿Tú no? Pues vaya por delante mi enhorabuena.

https://www.instagram.com/p/BAH2zF2LXas/embed/captioned/?v=6

Es verdad, cuando un niño empieza el segundo ciclo de Educación Infantil, lo más común es que para todos los de su alrededor (padres, otros familiares, amigos, e incluso maestros) empiece una cuenta atrás hasta que el niño sabe leer. Una cuenta atrás que, como cualquier cuenta atrás que se precie, esperan sea corta, por supuesto. Probablemente tenga que ver con que vivimos acelerados y se acaba imponiendo la cultura de la velocidad: hoy todo es instantáneo, evitamos a toda costa las esperas, en cuanto un ordenador empieza a ir lento lo cambiamos y antes de que el semáforo se ponga en verde ya estamos acelerando. Pero no nos planteamos siquiera si realmente tenemos prisa.

¿La tenemos?

¿A qué edad debe aprender a leer o escribir un niño? ¿lo antes posible? La respuesta es bien sencilla: un “NO” rotundo y enorme con luces parpadeantes.

Es evidente que funcionalmente no lo necesitan. Leer libros se los podemos (y debemos) leer (o contar, que no es lo mismo) los padres y maestros, y para jugar y aprender no les hace ninguna falta. ¿Qué más tiene que hacer un niño de infantil? No necesitan saber leer ni escribir para comer, dormir ni divertirse. Entonces, ¿para qué tanta prisa? A lo mejor es que tienen ventaja sobre aquellos que empiezan a leer más tarde… pues no existe ninguna investigación que demuestre que los niños que leen a los cinco años tengan mejores resultados a largo plazo que aquellos que aprendieron a los seis o siete, y seguro que no es por falta de estudios.

Cada niño tiene su ritmo de desarrollo, y efectivamente, habrán algunos que tengan mucha curiosidad y facilidad desde muy temprano, pero no nos engañemos, no es lo habitual. Estamos tratando de acelerar un proceso que necesita su tiempo. Hay cosas que, simplemente, han de cocerse a fuego lento para que el resultado sea el esperado, el mejor de los posibles. Estamos tratando de realizar la mejor tarta del mundo en el microondas, porque sube antes. Sí, sube antes, pero ¿a costa de qué? Enseñarles a leer mientras no lo necesitan, no les interesa y no es su momento, significa presionarles. Y la presión, evidentemente, desmotiva, y lo que no motiva es muy difícil que se aprenda significativamente.

Con demasiada frecuencia, el tiempo no respeta el ritmo natural de la infancia y la adolescencia, y fuerza una educación precoz y una adultez prematura de efectos nocivos y perversos. Demasiados estímulos, presiones y prisas.

Jaume Carbonell (pedagogo, periodista y sociólogo, director de la revista “Cuadernos de pedagogía” y profesor de la Facultad de Educación de la Universidad de Vic) en su libro”Una educación para mañana”.

Y es que, de hecho, no sólo estamos presionando para acelerar un proceso, sino que además estamos utilizando un tiempo precioso (y en abundancia, porque se consumen muchas horas en esta labor de la lectoescritura) para enseñar destrezas para las que todavía no están maduros, cuando existen otros muchos aprendizajes para los que sí lo están y que sin embargo se ven relegados a un segundo o incluso tercer plano como son valores, autonomía, autoconocimiento o el razonamiento lógico.

A la hora de plantearnos a qué edad debe aprender a leer o escribir un niño tengamos claro que está comprobado que en los niños que escriben desde temprano, la lectoescritura ha dejado de lado la creatividad y la curiosidad. Y no nos damos cuenta de la envergadura del problema: nada menos que la creatividad y la curiosidad.

nina-leyendo-un-cuento-1920x1200_3741

No sé vosotros, pero yo prefiero que mis alumnos sean creativos y curiosos que tener alumnos que saben descodificar un mensaje con un código totalmente aleatorio, sobre todo porque tratar de acelerar el proceso genera etiquetas tempranas (de “lento”, “vago”… y estas son las mejores que encontraremos) que arrastrarán más tiempo del que somos conscientes, y además probablemente de manera totalmente injusta, porque si vamos a etiquetar (que no deberíamos), al menos que sea en el momento evolutivo correcto. ¿Por qué me tienen que llamar vago si yo tengo muchas ganas de trabajar, pero precisamente esa actividad no me interesa porque todavía no la necesito? Y no creáis que eso se quedará en la cabeza de quien trata de enseñarme a leer, sino que, de alguna forma, llegará al conocimiento de mi familia, de la siguiente profe… perpetuándose hasta quién sabe cuándo.

nina-leyendo-un-libro-1920x1200_2364

Y podría sacar el “argumento Finlandia”, pero no lo haré porque sería medir con herramientas tan poco adecuadas e injustas como PISA. Pero es que no hace falta, porque en otros paísescomo Alemania también esperan hasta los 7 para empezar con la lectoescritura, y lo mismo pasa con algunas pedagogías alternativas minoritarias, ésas que a todos entusiasman pero que, a la hora de la verdad, que mi hijo vaya empezando a leer y escribir, que si no quedará muy feo en su CV…

Tengamos presente un dato objetivo que suele darse erróneamente por supuesto y es que la legislación no nos obliga a que los niños salgan leyendo de la etapa de Educación Infantil. La LOE (porque la LOMCE no ha modificado la etapa que nos ocupa) habla, tanto en su artículo 13 sobre objetivos como en su artículo 14 sobre ordenación y principios pedagógicos, de una aproximación a la lectoescritura en Educación Infantil. “Aproximación” no puede querer decir haber alcanzado la destreza por completo, como les exigimos a los niños con 5 años. Para mí, aproximar significa mostrarla de la manera más atractiva posible y, como hacen en las campañas de marketing, crear una necesidad para que sobre la motivación y se vaya cocinando poco a poco, al ritmo de cada uno y sin ningún tipo de exigencia o etiquetaje temprano. Así que está claro que no soy tan rebelde, porque ¡tengo a la legislación vigente de mi parte!

Esto no quiere decir que no podamos llevar las letras a las clases de Educación Infantil, ¡todo lo contrario! Las letras y los números tienen que estar presentes en nuestras aulas, lo que tenemos que cuidar es el modo. Como digo, hemos de procurar mostrar la lectura y la escritura de la manera más atractiva posible: tener muchos libros (atractivos y en un lugar adecuado, como os cuento aquí), leerlos a menudo, realizar cuentacuentos, actividades divertidas y manipulativas con las letras (como las que os sugiero aquí y aquí) y un largo etcétera; pero también crear la necesidad de leer y escribir, mediante la correspondencia, los mensajes misteriosos, carteles por todas partes… pero desde luego, lo que no hace que la lectura y la escritura sea más atractiva a los niños es copiar palabras que carecen de sentido para ellos. La mayoría de los pequeños hace muchas fichas en el colegio donde podemos comprobar que saben escribir palabras completas. Pura fachada: la mayoría de veces son palabras copiadas de la pizarra, que, insisto, porque es lo más importante, carecen de sentido para ellos, más allá de ser varios simbolitos que les obligan a escribir juntos, y que no pueden hacer de otra forma porque estará mal, aunque no entiendan por qué. Así se aprende a leer y escribir a los 4 años. ¿Dónde queda el respeto por la escritura espontánea que se enseña en la universidad? ¿Y el aprendizaje significativo? ¿Y las experiencias o descubrimientos? Yo no los encuentro.

Entonces, ¿por qué se hace así?

Pues he tenido conversaciones serias sobre a qué edad debe aprender a leer o escribir un niño con personas pertenecientes a diferentes ámbitos, y lo que detecto es que nos echamos la culpa los unos a los otros. Probablemente porque, en mayor o menor medida, y aunque nos cueste reconocerlo, todos somos algo responsables de esta situación.

Por una parte, los propios maestros de Educación Infantil le damos mucha importancia a la lectoescritura y a la numeración, muy por encima de otras destrezas básicas que siempre reivindicamos pero que luego no solemos poner en práctica. Nos podemos escudar en lo que queramos, pero la última palabra la tenemos nosotros, y deberíamos utilizarla en beneficio de los niños.

En segundo lugar, tenemos a las editoriales, que también le dan muchísima importancia a que los niños sepan leer y escribir al acabar la etapa, y para los maestros es mucho más cómodo utilizar una editorial que trabajar según su propio criterio, que da mucho más trabajo. Pero quizás también podríamos presionar un poco en este sentido.

Además, los maestros de primaria, consideran que no es su trabajo enseñar a leer y a escribir, quieren que les lleguen lectores, algo que, por cierto, no cuadra con el hecho de que la Educación Infantil, hasta ahora, no tiene carácter obligatorio. Pero, ¿es mejor que les lleguen malos lectores o que creen buenos lectores?

bosque-escuela

También es verdad que la propia etapa de primaria está diseñada para lectores desde su mismo inicio. Los libros son para lectores, las destrezas que se espera que los niños adquieran requieren que los niños sepan leer desde el inicio… todo esto es la misma cultura de la velocidad, que ha llegado a la administración y a la escuela, y sigue sin casar con que la etapa de Infantil no sea obligatoria.

Y por último, las familias, en general, también presionáis en este sentido. Tendéis a comparar colegios según si sus alumnos aprenden o no a leer y escribir, y establecéis como positivo el hecho de aprenderlo, y además cuanto antes mejor. De hecho los maestros muchas veces nos escudamos en que las familias “lo pedís”. Y que conste que lo entiendo, yo también lo veía desde ese punto de vista hasta que empecé a interesarme realmente por el tema, y ahora tengo una visión totalmente distinta.

Así que es evidente que todos los ámbitos que participan de la educación de los niños tienen, como decía, algo de responsabilidad en la forma en la que se enseña a leer y a escribir en la mayoría de las escuelas españolas, y por tanto en la prisa que les metemos a los niños para que adquieran rapidito la habilidad de la lectoescritura. Pero de nada sirve culparnos. Si todos tenemos algo de responsabilidad, es que todos tenemos que formar también parte de la solución. Así que hagamos un ejercicio de autoevaluación, y tratemos de discernir si nuestros actos, nuestras decisiones y nuestras críticas al trabajo de los demás son, no sólo adecuadas, sino las más beneficiosas para los que deben ser los protagonistas en cuestiones de educación: los niños.

Para seguir dándole vueltas al tema te recomiendo 4 artículos (aunque 2 de ellos están en inglés):

Vía: http://familiasenruta.com/fnr-crianza/educacion/edad-aprender-a-leer-escribir/

Retraso en el desarrollo del lenguaje

Hoy compartimos algunas reflexiones sobre el desarrollo del lenguaje y el habla en la primera infancia. Veremos estándares de desarrollo (es decir, qué podemos esperar en cada una de las fases), veremos también, posibles causas del retraso en la adquisición del habla y al final compartiremos estrategias y cuentos para el fomento del habla.

1. Desarrollo del lenguaje.

  • Antes de los 12 meses

El gorgojeo y el balbuceo son las fases iniciales del desarrollo del habla. Cuando los bebés se hacen mayores (a menudo en torno a los 9 meses), empiezan a unir sonidos, a incorporar las distintas entonaciones del habla y a decir palabras como “mamá” y “papá” (aunque sin entender qué significan).

Antes de los 12 meses, los bebés deberían ser receptivos a los sonidos y empezar a reconocer nombres de objetos de uso común (por ejemplo, biberón, chupete, etc.). Los bebés que observan atentamente su entorno pero no reaccionan al sonido es posible que presenten pérdidas auditivas (o hipoacusias).

  • Entre los 12 y los 15 meses

Los niños de esta edad deberían tener un amplio abanico de sonidos en su balbuceo (como p, b, m, d, o n), empezar a imitar y a aproximarse a los sonidos y palabras que modelan los miembros de su familia y típicamente decir una o más palabras (excluyendo “mamá” y “papá”) de forma espontánea. Los nombres suelen ser las primeras palabras que utilizan los bebés, como “bebé” y “pelota”. También deberían entender y seguir instrucciones de un solo paso (“Por favor, pásame el juguete” y similares).

  • De los 18 a los 24 meses

Aunque hay una gran variabilidad, la mayoría de los niños dicen unas 20 palabras cuando tienen aproximadamente 18 meses y unas 50 o más cuando cumplen 2 años. En torno a esta edad, los niños empiezan a combinar dos palabras en frases muy simples, como “bebé llorar” o “papá grande”. Un niño de 2 años debería poder identificar objetos de uso común (tanto cuando el objeto está presente como cuando se trata de imágenes del objeto), señalar sus ojos, sus orejas y su nariz cuando alguien se las menciona y seguir instrucciones de dos pasos (como “Por favor, recoge el juguete y dámelo”).

  • De 2 a 3 años

Los padres suelen presenciar grandes avances en el habla de sus hijos a esta edad. El vocabulario del niño debería crecer considerablemente  y el niño debería combinar de forma sistemática tres o más palabras en frases más largas. Su comprensión también debería mejorar; con 3 años, un niño debería empezar a entender qué significa “ponlo en la mesa” o “ponlo debajo de la cama”. También debería empezar a identificar colores y a entender conceptos descriptivos (por ejemplo, grande versus a pequeño).

2. Causas del retraso del habla o del lenguaje

Muchos niños con retrasos del habla tienen problemas orales motores, lo que implica la existencia de una comunicación ineficaz en las áreas cerebrales responsables de la producción del habla. El niño puede tener dificultades al utilizar y coordinar los labios, la lengua y la mandíbula para producir los sonidos del habla. El habla puede ser el único ámbito afectado o bien los problemas en el habla pueden ir acompañados de otros problemas orales motores, como las dificultades para alimentarse.

Los problemas auditivos también pueden estar relacionados con los retrasos del habla. Por este motivo, cuando a un padre le preocupa el habla de su hijo, debería llevarlo a un audiólogo para que le evalúe la audición. Un niño con problemas auditivos puede tener problemas para articular, así como para entender, imitar y utilizar el lenguaje.

3. Qué estrategias podemos usar para fomentar el desarrollo del habla 

¿Se estimula adecuadamente al niño en casa y en la guardería? ¿El niño tiene oportunidades para participar en el intercambio y para comunicarse libremente? ¿Qué tipo de retroalimentación recibe el niño?  Este posts posts contienen información de interés: Actividades para el Desarrollo del habla de los 0- 2 años y Ideas y actividades para el desarrollo del habla de los 2- 4 años 

Cuando se detectan problemas en el habla, el lenguaje, de tipo auditivo o del desarrollo, la intervención precoz puede proporcionar la ayuda que necesita el niño. Y, cuando se entiende mejor las causas de que un niño no hable, se pueden aprender formas de favorecer el desarrollo del habla.

He aquí unos pocos consejos generales que puede utilizar en su casa:

  • Dedique mucho tiempo a comunicarse con su hijo, incluso durante la etapa de la lactancia: háblele, cántele y fomente en él la imitación de sonidos y de gestos.
  • Léale a su hijo, empezando cuando tan solo tenga 6 meses. Si lo hacemos de manera interactiva mucho mejor y si usamos la lectura dialógica mejor.
  • Aproveche situaciones de la vida cotidiana para reforzar el habla y el lenguaje de su hijo. En otras palabras, pásese todo el día hablando sin parar. 

Cuentos recomendados para el desarrollo del lenguaje

Queremos recomendaros los concept-books (libros concepto) muy adecuados para niños de entre 1- 3 años. Relacionan una imagen con una palabra y son fantásticos para el desarrollo del lenguaje, aquí encontraréis nuestros favoritos.

1. Delante de mi casa. Marionne Darabuc

Delante de cada palabra… una imagen. Escondida en cada imagen… una palabra. Un libro de imágenes que despertará la imaginación de los más pequeños.  Nos encanta este libro-concepto por varias razones: en primer lugar trabaja el vocabulario de una forma muy clara para los pequeños (una imagen y una palabra por página), sin embargo, destrás de esta aparente sencillez se esconden distintos niveles de lectura que acompañan al niño en distintas etapas de su desarrollo (además del concepto asociado a la imagen, podemos trabajar los colores, arriba-abajo, izquierda-derecha…).

delante de mi casa portada

2. El camaleón arco iris. Yusuke Yonezu

La historia cuenta cómo León, el camaleón, busca a su amiga Amelí; en su periplo tendrá que evitar el ataque de otros animales camuflándose y cambiando de color constantemente, con ayuda del lector.
Esta divertida historia hace partícipe del relato al pequeño lector, que tendrá que interactuar con sus lengüetas y ruedas para ayudar al camaleón a camuflarse y pasar desapercibido ante otros animales. Un excelente libro para trabajar los colores y conceptos propios de la naturaleza.
el-camaleon-arcoiris_p

3. ¡A comer!. Lucía Serrano

“¡Tengo hambre!” dijo la lombriz. “¿Qué hay de primer plato? Mmmm, de primer plato me comeré, me comeré, ¡una pelota!”. Una hambrienta lombriz, inspirada en la boa de Saint-Exupéry, sirve de hilo conductor de este divertido libro para bebés. Este libro es Top 10 por su temática cercana al mundo del bebé. A través de esta simpática lombríz el niño aprende el nombre de los juguetes que le son familiares y se introduce en las formas geométricas sencillas (cuadrado, círculo…).
A Comer

4. Contrarios. Patrick George

¡Gira las páginas transparentes para descubrir cual es el contrario!
De izquierda a derecha, disfrutarás viendo los cambios a través de las transparencias.
Nos gusta este libro porque ofrece una propuesta gráfica novedosa, a través de transparencias, el niño, al pasar sus páginas, hace que ocurra la magia y lo que antes estaba fuera ahora esté dentro, lo que bajaba, ahora sube… Un estupendo libro-concepto para trabajar los términos opuestos, que además nos permite trabajar otros conceptos sencillos cotidianos para el pequeño.
contrarios portada

5. Colecciones “El Pequeño Edu” y “La pequeña Marina”. Linne Bie

Cada libro muestra distintas escenas de la vida cotidiana de un niño: ir al parque, comer, la ducha, irse a la cama…  Estas colecciones están en nuestro Top 10 por varios motivos: a nivel temático trabajan un vocabulario cotidiano para el pequeño, el niño, de manera natural, aprenderá antes las palabras a las que pueda poner una imagen conocida y las que incidan en rutinas que le son familiares. A nivel formal, muestran ilustraciones sencillas, centrando la atención del pequeño,  y están hechos en cartón y con un tamaño adecuado para que el niño los pueda manipular libremente.
el pequeño edu  tiene hambre portada la pequena marina va al parque portada

Vía: http://cuentosparacrecer.org/blog/retraso-en-el-desarrollo-del-lenguaje/

Lecturas recomendadas para 5º y 6º de Educación Primaria

En la página del Plan Lector del CEPR Pablo de Olavide, de Prado del Rey encontrareis lecturas recomendadas para los últimos cursos de Educación Primaria, así como actividades de animación a la lectura basadas en los distintos libros.

 

El enlace es el siguiente: https://sites.google.com/a/polavide.es/el-sitio-de-los-leones/plan-de-lectura-colectiva/lecturas-recomendadas-para-tercer-ciclo

Libros educativos gratuitos

En la página http://editorialweeble.com/ podemos encontrar más de 250.000 descargas de libros infantiles educativos gratuitos. Pueden ser libros de ficción, como clásicos.

A continuación os comparto dos ejemplos:

1- Platero y yo

Platero y yo

Adaptación para el público infantil y juvenil de la novela escrita por Juan Ramón Jiménez. La adpatación corre a cargo de María Jesús Chacón que ya adaptó con éxito la obra El lazarillo de Tormes.

Juan Ramón Jiménez, se inspira en la vida de su pueblo, Moguer; su personaje es Platero un burrito que lo acompaña en sus numerosas anécdotas, llenas de poesía.

Texto adaptado de forma sencilla, amena y dinámica para el público infantil y juvenil, y magníficamente ilustrado por David Hernando.

Edad recomendada, a partir de 6 años.

Categoría: No ficción infantil
Autora: María Jesús Chacón Huertas
Ilustraciones: David Hernández Arriscado

Publicación: 14/11/2015
Editorial: Editorial Weeble
Páginas: 26 páginas
Idiomas: Catellano

Descargar: Platero y yo

 

2- El Lazarillo de Tormes

El lazarillo de Tormes

Adaptación para el público infantil y juvenil de la primera novela picaresca de la Literatura española. El lazarillo de Tormes es la primera obra adaptada que publica nuestra editorial.

Cuenta las aventuras vividas por un niño, Lázaro de Tormes, desde pequeño, describe cómo fueron sus diferentes amos y cómo se las ingenió para ganarse la vida.

Adapatado de forma sencilla, amena y dinámica por María Jesús Chacón y magníficamente ilustrado por David Hernando.

Edad recomendada: a partir de 9 años.

Categoría: No Ficción infantil
Autora: María Jesús Chacón
Ilustraciones: David Hernando

Publicación: 16/03/2015
Editorial: Editorial Weeble
Páginas: 52 páginas
Idiomas: Catellano

 

Descargar: El lazarillo de Tormes

Programa de mejora de la fluidez y comprensión lectora

Consideramos dos componentes en la lectura: la fluidez y la comprensión.

-La fluidez con tres aspectos: precisión, expresividad y velocidad.

-La comprensión en tres planos: literal, inferencial y  valorativa.

Partiendo de esta conceptualización, establecemos el principio de que la fluidez y la comprensión deben ser enseñadas

chicos-y-libros

Descargar PROGRAMA DE MEJORA DE LA FLUIDEZ Y COMPRENSIÓN LECTORA: Plan_Lectura

Vía: http://materialdidactico.org/programa-de-mejora-de-la-fluidez-y-comprension-lectora/