¿Qué es la disfasia infantil o evolutiva?

La disfasia es un trastorno del lenguaje que se caracteriza por provocar una dificultad tanto para hablar como para comprender el discurso hablado.

Las personas afectadas de este trastorno pueden no ser capaces de hablar usando frases con coherencia, tener dificultades para encontrar las palabras correctas, mostrar dificultad en comprender el mensaje que quiere transmitir su interlocutor o pueden hacer un uso de palabras que no disponen de ningún sentido en ese momento concreto.

disfasia infantil evolutiva

En particular, en este artículo voy a hablar de un tipo de disfasia, la disfasia evolutiva o infantil.

DEFINICIÓN

La disfasia evolutiva o infantil es un trastorno específico del lenguaje, tanto en comprensión como en expresión, que afecta a un niño de inteligencia dentro de la media y el cual no tiene ningún otro trastorno. Este trastorno afecta a una mayor proporción de niños en comparación con las niñas, llegando a estar dentro de los márgenes 2/1 – 5/1.

La discapacidad del lenguaje en la disfasia infantil no es secundaria a otros cuadros clínicos como pueden ser la sordera, el autismo, la parálisis cerebral, alteraciones emocionales, retraso mental o la deprivación ambiental.

Las dificultades en el desarrollo del lenguaje son, a día de hoy, una problemática bastante común. En la edad preescolar se da una prevalencia de entre el 3% y el 8%.

Además de disfasia evolutiva o infantil, en la actualidad existen otro términos para denominar este trastorno, algunos de ellos son Trastorno específico del lenguaje (TEL) (Aguado, 1999; Mendoza, 2001), ó el Trastorno Específico del Desarrollo del Lenguaje (TEDL), aunque éste último con menos frecuencia considerablemente.

Los niños con retraso académico, aunque parte de ellos suelen presentar otros problemas que pueden afectar a éste, el más comúnmente relevante es la discapacidad en el desarrollo del lenguaje.

Existe un gran porcentaje de probabilidad de que los familiares de niños con disfasia evolutiva hayan presentado retraso en el aprendizaje del habla y dificultad para aprender a deletrear y a leer. Además, un elevado porcentaje de estos familiares son zurdos o ambidiextros en comparación con el resto de la población.

POSIBLES CAUSAS

Si bien no hay una única teoría en relación al origen de las disfasias, existen varias posturas que tienen como causa diversas cuestiones biológicas.

Algunos autores defienden que se trata de un daño cerebral o falta de oxígeno al nacer, mientras que para otros la causa principal estaría en un retraso madurativo. También hay algunas teorías que apuntan en concreto a un traumatismo craneoencefálico en el momento justo del parto.

Por último, otros autores señalan como posible causa enfermedades infecciosas como pueden ser la meningitis o encefalitis, las cuales afectan al sistema nervioso central.

En cualquier caso, si se tratara de un retraso madurativo, la disfasia tendría mejor pronóstico, puesto que con el tiempo podría ser compensado. En caso de que fuera debida a un daño cerebral, el pronóstico sería menos positivo. Si se da un daño cerebral, el patrón de desarrollo seguiría alterado a lo largo del tiempo.

Aunque parece que las principales causas son biológicas, es cierto que existen otros factores ambientales que pueden agravar el trastorno. Estos factores pueden ser un mal ambiente familiar o largos periodos de hospitalización.

TIPOS DE DISFASIA INFANTIL

Dentro de la disfasia infantil o evolutiva, encontramos dos tipos:

Disfasia expresiva

En esta disfasia se encuentran errores que afectan específicamente a la producción del habla con grandes diferencias en la intensidad. Los niños que tienen este tipo de disfasia presentan menos problemas emocionales y de conducta que los que están afectados de una disfasia receptiva.

Tienen un mayor deseo de comunicación, que lo que demuestran con su comunicación no verbal (gestos y contacto ocular) y en sus vocalizaciones.

Disfasia receptiva

En la disfasia receptiva, en cambio, los defectos se dan en la recepción del habla, es decir, en el entendimiento del mensaje que quiere transmitir el interlocutor.

Esto no está causado con una pérdida auditiva. No se diferencian correctamente los sonidos y no se hace una buena atribución de los significados de estos. Estos niños, además de presentar más problemas emocionales y de conducta, son en general menos comunicativos.

En relación al desarrollo fonológico, se da un retraso en relación con niños con un desarrollo normal pero en ningún caso aparece desviado.

El desarrollo semántico se da un considerable retraso en relación al desarrollo del vocabulario temprano.

Disfasia infantil

Dentro de las disfasias infantiles, encontramos la disfasia infantil adquirida. Un caso especial que ocupa un  porcentaje muy bajo dentro de las disfasias. Se caracteriza por una pérdida en el lenguaje ya adquirido, debido a una lesión cerebral o a una pérdida progresiva concomitante a la aparición de un trastorno compulsivo.

A diferencia de la disfasia evolutiva o infantil (la cual tiene más casos de ocurrencia en varones), en la disfasia adquirida no existen apenas diferencias de ocurrencia entre sexos.

La edad en que aparece la disfasia es crucial para considerarla adquirida o infantil (o evolutiva). Sería a partir de los 3 años cuando se consideraría adquirida. Así, los autores Kolb y Whishaw (1986) ya manifestaron que en el rango de edad de 3 a 10 años las lesiones cerebrales pueden ser causa de disfasias.

No obstante, la recuperación se puede dar en un periodo de tiempo aceptable ya que el hemisferio que no ha sufrido la lesión está intacto y puede hacerse cargo de las funciones del lenguaje.

Aunque la recuperación del lenguaje se pueda producir, los niños que han sufrido alguna lesión en estas edades, pueden sufrir alguna otra secuela en el lenguaje como por ejemplo, la hipoproductividad, una reducción significativa en el uso del lenguaje.

Las consecuencias de la hipoproductividad pueden llegar a ser una ausencia total del habla, supresión de la comunicación gestual o del uso del lenguaje escrito durante periodos de tiempo que pueden durar entre varias semanas a años.

En relación a los trastornos de la comprensión del lenguaje, son poco frecuentes y duraderos en la disfasia infantil adquirida. En cambio, sí que suelen aparecer trastornos del lenguaje escrito cuando suceden lesiones difusas en niños con una edad de 7 años en adelante.

En cambio, si la lesión se produce a partir de los 10 años de edad en adelante, el trastorno será parecido al ocurrido en el adulto. Esto se debe a que el hemisferio que no ha sufrido la lesión se hace más especializado cuanto mayor es el individuo, y le es más incapaz la adaptación y la reorganización al déficit sufrido en el hemisferio de la lesión cerebral.

Además, si la lesión se produce en el hemisferio dominante, existe mejor pronóstico de recuperación del habla siempre que el hemisferio no dominante tenga buenas capacidades para asumir las funciones lingüísticas.

Por tanto, la probabilidad de recuperación de una lesión cerebral dependerá de dos factores: de las características ontogenéticas de la dominancia cerebral y de la plasticidad del cerebro en desarrollo para hacer frente a los cambios consecuentes de la lesión.

La disfasia adquirida también puede aparecer a causa de crisis epilépticas. Los síntomas que se producen en este caso son una pérdida súbita y progresiva, en la cual se observa un EEG anormal a la par que suele aparecer un trastorno compulsivo.

SÍNTOMAS

A continuación, voy a pasar a definir cuáles son los síntomas que se dan con más frecuencia en la disfasia evolutiva o infantil:

  • Se da una repetición constante de palabras las cuales el niño no sabe su significado real.
  • Se da una notable dificultad a la hora de hacer uso de los pronombres personales (ej: yo, tú, él, nosotros, etc).
  • El vocabulario suele ser pobre.
  • A la hora de organizar una frase, suelen producirse omisiones de elementos gramaticales.
  • Ya que tienen déficits tanto en la comprensión como la expresión de palabras, suelen comunicarse con comunicación no verbal haciendo uso de gestos para poder expresarse con los demás. Estos niños no tienen una especial motivación de comunicación.
  • Tienen especial dificultad para recordar y repetir frases largas.
  • Tienen alterada tanto la comprensión como la expresión de los mensajes que les transmiten sus interlocutores, no llegando a entender bien.
  • Dificultad en la adquisición de morfemas de género, número y verbales.
  • Déficit en la conjugación de las diversas formas verbales, soliendo utilizar de forma generalizada el infinitivo. Además, suelen hacer un escaso uso de las preposiciones y de las conjunciones.

Aunque estos son los síntomas que ocurren con mayor frecuencia en los afectados por una disfasia, también existen algunos síntomas que si bien no son los más comúnmente frecuentes, sí que pueden ir en conjunto con los anteriores. Estos son algunos:

  • Alteraciones del ritmo en el habla.
  • Dificultad para retener y reproducir elementos emitidos verbalmente.
  • Cierto retraso en destrezas motoras, lateralidad adquirida de forma tardía o poco definida.
  • Frecuentes casos de déficit de atención e hiperactividad.
  • Déficit en la discriminación de sonidos que se saben que son familiares para el individuo.

CONSECUENCIAS

Todos los factores de los que ya he hablado y que afectan significativamente al niño en su desarrollo socioemocional, tienen una serie de consecuencias en su vida.

La dificultad para comunicarse (tanto al nivel expresivo como comprensivo) en estos individuos es notoria, por lo que su motivación para tener relaciones sociales es escasa. A la par, al ver tantas dificultades para relacionarse con ellos, sus iguales pierden el interés en hacerlo en muchas ocasiones.

Por todo ello, se produce un aislamiento social. Un niño con estas características y aislado socialmente puede diagnosticarse erróneamente de otros trastornos como pueden ser el autismo o la sordera.

Esto, sin lugar a dudas, afecta a su estado emocional. Estos niños, y en consecuencia de toda la problemática que arrastra, suelen presentar trastornos afectivos, estados de ansiedad, o déficit de autoestima. Y en los peores casos ser víctimas de bullying.

Debido a todas estas complicaciones que sufren en los diversos ámbitos de su vida, su nivel académico también se ve afectado disminuyendo su capacidad de aprendizaje, sobre todo en la referente a la lectura y a la escritura.

TRATAMIENTOS

La disfasia infantil puede tener buen pronóstico. Para ello, es importante saber que cuanto antes se diagnostique el trastorno mejor será la evolución del niño.

También, para poder marcar los objetivos adecuados para los que esté preparado en el tratamiento, es fundamental tener claro la etapa evolutiva en la que se encuentra. La etapa en la que se encuentre el individuo identificará la madurez biológica y psicológica de la que dispone el niño.

A la hora de establecer las diferentes herramientas que pertenecerán al tratamiento, hay que tener en cuenta la individualidad de cada caso.  Todas ellas deben ser realizadas siempre por un profesional especializado, además de trabajar en conjunto con la familia y el colegio.

A nivel general, estos son algunos de las herramientas de trabajo que resultan bastante eficaces a la hora de trabajar una disfasia:

Ejercicios de discriminación auditiva

Como he comentado anteriormente, estos niños tienen un déficit en la discriminación de sonidos distintos que, con anterioridad, sabemos que conoce. La función de estos ejercicios es que aprenda a diferenciarlos y para ello se realizan grabaciones y, posteriormente, se le pide al niño que intente adivinar qué sonido es cada uno.

Algunos de estos sonidos conocidos por el niño y que se pueden utilizar son, por ejemplo, sonidos de animales comunes para él, o sonidos de la naturaleza como puede ser la lluvia.

Ejercicios para aumentar el vocabulario 

Otro de los ejercicios convenientes para, en este caso, aumentar su vocabulario es dar a conocer palabras a priori conocidas para el niño y repetirlas para su asimilación.

Una vez asimiladas estas, se aumentará el nivel de dificultad de las palabras progresivamente hasta que el niño ya obtenga un número adecuado. A continuación, se pasa a clasificar estas palabras en categorías para que el niño pueda utilizar de forma óptima en su comunicación diaria.

Ejercicios buco-focales

La pronunciación de los fonemas también se ve afectada. Una herramienta efectiva es realizar ejercicios buco-faciales para fortalecer y ejercitar los órganos que intervienen en la pronunciación de los fonemas.

Los órganos como la boca, lengua, o la respiración son esenciales en la formación de los fonemas por lo que si se ejercitan de forma constante se podrá mejorar esta pronunciación.

Referencias

  1. Newman, S., and R. Epstein (eds). Current Perspectives in Dysphasia. New York: Churchill Livingstone, 1985.
  2. Berrios, G.E. (2002). The history of Mental Symptoms. Descriptive psychopathology since the ninetenenth century. Cambridge University Press. United Kingdom.
  3. Brookshire, R. Introduction to Neurogenic Communication Disorders (6th edition) St. Louis, MO: Mosby, 2003.
  4. Darley, F. Aphasia. Philadelphia, PA: WB Saunders, 1982.
  5. http://study.com/academy/lesson/what-is-dysphasia-definition-causes-symptoms.html
  6. NJIOKIKTJIEN, Ch, 2006: Developmental Language Disorders and Behavioural Disorders, Language: normal and pathological development, D. Riva, I. Rappin and G. Zardini (eds), John Libbey Eurotext, pp1-1.
  7. NJIOKIKTJIEN, Ch., 1998: Pediatric Behavioural Neurology, Clinical Principles, Vol. 1 Amsterdam, Suyi Publikaties.

 

 

Vía: http://www.lifeder.com/articulo/psicologia-educativa/disfasia-infantil/20160624073945009457.html

Un chico hace llorar a toda su clase con unas pocas palabras

El documental “Educating Yorkshire” emitido en el Channel 4 del Reino Unido contaba historias de un colegio de Yorkshire y seguía la evolución de sus alumnos y profesores.

Pero hay una historia en concreto que conquistó los corazones de todo el país, la de Musharaf Asghar que fue capaz de superar su tartamudez severa gracias a la película “El discurso del Rey”.

Su profesor, el señor Burton, se inspiró en la película e intentó enseñarle a hablar mientras escuchaba música con auriculares. Tras un año de esfuerzos Musharaf consigue aprobar el examen oral de inglés, obligatorio para poder acceder a la universidad y deja a toda su clase llorando.

Vía: http://humor.atresmedia.com/liopardo/sniff/este-joven-hace-llorar-a-toda-su-clase-con-unas-pocas-palabras-cuando-veas-el-final-lo-entenderas#sthash.P1gXekMX.dpbs

El ‘ya hablará’ no es la solución: hasta el 7% de escolares que empiezan el cole tiene problemas del lenguaje

¿Qué opináis maestros de Audición y Lenguaje sobre este artículo y de nuevo la guerra logopedas-AL?

-Desde niños y niñas con sordera, hasta casos de autismo o retrasos madurativos, necesitan ser tratados por logopedas. Los casos más graves, el Trastorno Específico del Lenguaje

Una logopeda trabaja con una niña / Colegio de Logopedas de Extremadura

Una logopeda trabaja con una niña / Colegio de Logopedas de Extremadura

Muchas veces los padres intuyen que el desarrollo del lenguaje no es el normal, pero deciden esperar ante las afirmaciones de algunos pediatras que pronuncian aquello de “ya hablará”.

Sin embargo hay trastornos del lenguaje que necesitan ser atendidos de manera temprana, incluso un año antes de que los escolares acudan a su primer año de cole. Así lo pone de manifiesto el  Colegio de Logopedas de Extremadura, que apunta que hasta el siete por ciento de niños y niñas que han comenzado las clases tiene algún tipo de problemas del lenguaje según apuntan los estudios.

Explica  Almudena Valle, presidenta del Colegio de Logopedas extremeño, que existe un amplio espectro de trastornos, tanto leves como más severos. Van desde aquellos niños y niñas con retrasos madurativos, sordera, hasta casos de autismo y discapacidades mentales.

Ya en casos más extremos está el Trastorno Específico del Lenguaje, que afecta a la infancia que no entiende o no es capaz expresarse, conocidos coloquialmente como los “extranjeros de su propio idioma”. “Son personas vulnerables que irán manifestando dificultades en las relaciones sociales, ‘lectoescritura’, retraso escolar y suelen ser objeto de bulling durante la etapa escolar”.

Más casos cuando empieza el curso

Septiembre es el mes de iniciar el colegio y muchas veces esto conlleva el inicio de la detección de estos problemas que se manifiestan en la población infantil. De hecho los profesionales de la logopedia confirman que el inicio de la escolarización a los 3 años supone uno de los momentos claves de la detección de los problemas.

Sin embargo ciertos trastornos deberían ser atendidos antes de la llegada al cole. El motivo, explica la presidenta del colegio profesional, es que a los dos años el niño ha adquirido entre 100-200 palabras, que utilizan sueltas o en frases cortas, o como ‘palabra frase’ para relacionarse con su entorno. Este repertorio se multiplica sorprendentemente por diez en un año llegando a las 1000-1500 palabras, estando así en plena “explosión” del lenguaje. De no ser así “habría que tomar medidas de forma temprana y no esperar”.

¿Cómo se detecta el problema?

Muchas veces se espera hasta la escolarización y es la “pericia” de las experimentadas maestras de infantil las que dan la señal de alarma. En ese momento se pasa la demanda a los orientadores y también se inicia intervenciones con el especialista de audición y lenguaje, que hará la adaptación del currículum escolar.

“El tiempo corre en nuestra contra porque cada mes cuenta en el desarrollo infantil, la espera sin estimulación no suele ser la solución”. En este sentido los logopedas advierten que no están integrados en los centros educativos, y los maestros de audición y lenguaje son a su juicio un complemento idóneo en el proceso de atención, pero no la solución.

Una situación contradictoria, si se tiene en cuenta –comentan– que es la administración la que al mismo tiempo aporta becas a las familias para que acudan a la consulta de un logopeda.

Tabla de los hitos del desarrollo del lenguaje
Tabla de los hitos del desarrollo del lenguaje


Intervención del Lenguaje

El Colegio de Logopedas de Extremadura detalla que la tendencia clásica de intervención en lenguaje es empezar por el aprendizaje de fonemas (sonidos), para incrementar más tarde la semántica (palabras); seguido de la mosfosintaxis (crear frases).

Finalmente la pragmática que usa todas los elementos anteriores y aparte incluye elementos “prosódicos”, de voz o entonación … que son la parte más compleja del lenguaje en el que ya se incluyen teoría de la mente, inferencias o emociones. “Y que en definitiva son los elementos que hacen que el lenguaje sea tan rico y versátil”.

Es por ello que se debe invertir la tendencia de intervención y empezar a intervenir desde la pragmática, es decir, desde el uso del lenguaje en si mismo. 

El colegio ha detectado la importancia de actualizar los conceptos para logopedas, maestros, terapeutas y familias. Motivo por el que organizan unas jornadas en Mérida, en colaboración con AITE Asociación Extremeña de Atención Temprana y la Asociación Yo Apoyo al TEL.

Se celebrarán el próximo día 24 de septiembre, en el Centro Cultural Alcazaba de la capital extremeña, y su objetivo es aprender a evaluar e intervenir desde la pragmática.  La ponente será Isabel Monfort, autora de múltiples manuales de diagnóstico e intervención del lenguaje  junto a su padre son uno de los referentes más importantes de España en esta materia. 

Vía: http://www.eldiario.es/eldiarioex/sociedad/hablara-solucion-escolares-empiezan-problemas_0_558545086.html

Retraso en el desarrollo del lenguaje

Hoy compartimos algunas reflexiones sobre el desarrollo del lenguaje y el habla en la primera infancia. Veremos estándares de desarrollo (es decir, qué podemos esperar en cada una de las fases), veremos también, posibles causas del retraso en la adquisición del habla y al final compartiremos estrategias y cuentos para el fomento del habla.

1. Desarrollo del lenguaje.

  • Antes de los 12 meses

El gorgojeo y el balbuceo son las fases iniciales del desarrollo del habla. Cuando los bebés se hacen mayores (a menudo en torno a los 9 meses), empiezan a unir sonidos, a incorporar las distintas entonaciones del habla y a decir palabras como “mamá” y “papá” (aunque sin entender qué significan).

Antes de los 12 meses, los bebés deberían ser receptivos a los sonidos y empezar a reconocer nombres de objetos de uso común (por ejemplo, biberón, chupete, etc.). Los bebés que observan atentamente su entorno pero no reaccionan al sonido es posible que presenten pérdidas auditivas (o hipoacusias).

  • Entre los 12 y los 15 meses

Los niños de esta edad deberían tener un amplio abanico de sonidos en su balbuceo (como p, b, m, d, o n), empezar a imitar y a aproximarse a los sonidos y palabras que modelan los miembros de su familia y típicamente decir una o más palabras (excluyendo “mamá” y “papá”) de forma espontánea. Los nombres suelen ser las primeras palabras que utilizan los bebés, como “bebé” y “pelota”. También deberían entender y seguir instrucciones de un solo paso (“Por favor, pásame el juguete” y similares).

  • De los 18 a los 24 meses

Aunque hay una gran variabilidad, la mayoría de los niños dicen unas 20 palabras cuando tienen aproximadamente 18 meses y unas 50 o más cuando cumplen 2 años. En torno a esta edad, los niños empiezan a combinar dos palabras en frases muy simples, como “bebé llorar” o “papá grande”. Un niño de 2 años debería poder identificar objetos de uso común (tanto cuando el objeto está presente como cuando se trata de imágenes del objeto), señalar sus ojos, sus orejas y su nariz cuando alguien se las menciona y seguir instrucciones de dos pasos (como “Por favor, recoge el juguete y dámelo”).

  • De 2 a 3 años

Los padres suelen presenciar grandes avances en el habla de sus hijos a esta edad. El vocabulario del niño debería crecer considerablemente  y el niño debería combinar de forma sistemática tres o más palabras en frases más largas. Su comprensión también debería mejorar; con 3 años, un niño debería empezar a entender qué significa “ponlo en la mesa” o “ponlo debajo de la cama”. También debería empezar a identificar colores y a entender conceptos descriptivos (por ejemplo, grande versus a pequeño).

2. Causas del retraso del habla o del lenguaje

Muchos niños con retrasos del habla tienen problemas orales motores, lo que implica la existencia de una comunicación ineficaz en las áreas cerebrales responsables de la producción del habla. El niño puede tener dificultades al utilizar y coordinar los labios, la lengua y la mandíbula para producir los sonidos del habla. El habla puede ser el único ámbito afectado o bien los problemas en el habla pueden ir acompañados de otros problemas orales motores, como las dificultades para alimentarse.

Los problemas auditivos también pueden estar relacionados con los retrasos del habla. Por este motivo, cuando a un padre le preocupa el habla de su hijo, debería llevarlo a un audiólogo para que le evalúe la audición. Un niño con problemas auditivos puede tener problemas para articular, así como para entender, imitar y utilizar el lenguaje.

3. Qué estrategias podemos usar para fomentar el desarrollo del habla 

¿Se estimula adecuadamente al niño en casa y en la guardería? ¿El niño tiene oportunidades para participar en el intercambio y para comunicarse libremente? ¿Qué tipo de retroalimentación recibe el niño?  Este posts posts contienen información de interés: Actividades para el Desarrollo del habla de los 0- 2 años y Ideas y actividades para el desarrollo del habla de los 2- 4 años 

Cuando se detectan problemas en el habla, el lenguaje, de tipo auditivo o del desarrollo, la intervención precoz puede proporcionar la ayuda que necesita el niño. Y, cuando se entiende mejor las causas de que un niño no hable, se pueden aprender formas de favorecer el desarrollo del habla.

He aquí unos pocos consejos generales que puede utilizar en su casa:

  • Dedique mucho tiempo a comunicarse con su hijo, incluso durante la etapa de la lactancia: háblele, cántele y fomente en él la imitación de sonidos y de gestos.
  • Léale a su hijo, empezando cuando tan solo tenga 6 meses. Si lo hacemos de manera interactiva mucho mejor y si usamos la lectura dialógica mejor.
  • Aproveche situaciones de la vida cotidiana para reforzar el habla y el lenguaje de su hijo. En otras palabras, pásese todo el día hablando sin parar. 

Cuentos recomendados para el desarrollo del lenguaje

Queremos recomendaros los concept-books (libros concepto) muy adecuados para niños de entre 1- 3 años. Relacionan una imagen con una palabra y son fantásticos para el desarrollo del lenguaje, aquí encontraréis nuestros favoritos.

1. Delante de mi casa. Marionne Darabuc

Delante de cada palabra… una imagen. Escondida en cada imagen… una palabra. Un libro de imágenes que despertará la imaginación de los más pequeños.  Nos encanta este libro-concepto por varias razones: en primer lugar trabaja el vocabulario de una forma muy clara para los pequeños (una imagen y una palabra por página), sin embargo, destrás de esta aparente sencillez se esconden distintos niveles de lectura que acompañan al niño en distintas etapas de su desarrollo (además del concepto asociado a la imagen, podemos trabajar los colores, arriba-abajo, izquierda-derecha…).

delante de mi casa portada

2. El camaleón arco iris. Yusuke Yonezu

La historia cuenta cómo León, el camaleón, busca a su amiga Amelí; en su periplo tendrá que evitar el ataque de otros animales camuflándose y cambiando de color constantemente, con ayuda del lector.
Esta divertida historia hace partícipe del relato al pequeño lector, que tendrá que interactuar con sus lengüetas y ruedas para ayudar al camaleón a camuflarse y pasar desapercibido ante otros animales. Un excelente libro para trabajar los colores y conceptos propios de la naturaleza.
el-camaleon-arcoiris_p

3. ¡A comer!. Lucía Serrano

“¡Tengo hambre!” dijo la lombriz. “¿Qué hay de primer plato? Mmmm, de primer plato me comeré, me comeré, ¡una pelota!”. Una hambrienta lombriz, inspirada en la boa de Saint-Exupéry, sirve de hilo conductor de este divertido libro para bebés. Este libro es Top 10 por su temática cercana al mundo del bebé. A través de esta simpática lombríz el niño aprende el nombre de los juguetes que le son familiares y se introduce en las formas geométricas sencillas (cuadrado, círculo…).
A Comer

4. Contrarios. Patrick George

¡Gira las páginas transparentes para descubrir cual es el contrario!
De izquierda a derecha, disfrutarás viendo los cambios a través de las transparencias.
Nos gusta este libro porque ofrece una propuesta gráfica novedosa, a través de transparencias, el niño, al pasar sus páginas, hace que ocurra la magia y lo que antes estaba fuera ahora esté dentro, lo que bajaba, ahora sube… Un estupendo libro-concepto para trabajar los términos opuestos, que además nos permite trabajar otros conceptos sencillos cotidianos para el pequeño.
contrarios portada

5. Colecciones “El Pequeño Edu” y “La pequeña Marina”. Linne Bie

Cada libro muestra distintas escenas de la vida cotidiana de un niño: ir al parque, comer, la ducha, irse a la cama…  Estas colecciones están en nuestro Top 10 por varios motivos: a nivel temático trabajan un vocabulario cotidiano para el pequeño, el niño, de manera natural, aprenderá antes las palabras a las que pueda poner una imagen conocida y las que incidan en rutinas que le son familiares. A nivel formal, muestran ilustraciones sencillas, centrando la atención del pequeño,  y están hechos en cartón y con un tamaño adecuado para que el niño los pueda manipular libremente.
el pequeño edu  tiene hambre portada la pequena marina va al parque portada

Vía: http://cuentosparacrecer.org/blog/retraso-en-el-desarrollo-del-lenguaje/

Pompones del silencio; para controlar los tiempos de habla y mantener silencio

Os dejo una idea para controlar los tiempos de habla y mantener silencio en actividades de atención.

La idea la encontré hace unos años en Pinterest. El recurso se llama ¨silent critters¨(podríamos traducirlo como criaturas silenciosas) y tienen la finalidad de mantener el silencio y la calma en clase.  Si queréis saber más sobre ellos, en este enlace podréis descubrir montones de diseños: Silent Critters
 
¿PARA QUÉ LO USO?
Aunque estemos en clase de Audición y Lenguaje y venimos a hablar y comunicarnos, lo cierto es que a veces se necesita silencio y concentración para hacer trabajo específico, quizás más de lo que pueda parecer a simple vista, ¿verdad? (Vg. tareas individuales, actividades de atención, lecto-escritura, trabajo de discriminación auditiva, memoria secuencial auditiva, etc.).
Pero a veces mantener esa calma tan necesaria no es fácil y una acaba hablando más de la cuenta cuanto intenta mantener la clase en silencio. ¡Paradógico pero nos pasa!
Es por eso que este recurso me es de gran ayuda. Los pompones del silencio me ayudan a diferenciar el trabajo en el que necesitamos mayor concentración y silencio de otro tipo de ejercicios, lo que me ayuda a gestionar el aula de una manera más práctica.
¿QUÉ ES UN POMPÓN DEL SILENCIO?
Es una manera divertida con la que aprender a estar en calma sin tener que estar llamando la atención y que nos ayuda a que los niños gestionen sus tiempos de forma autónoma.
Es un pompón sencillo del que encontramos en las papelerías, que puedes decorar a tu antojo, combinando colores, formas, texturas, … lo importante para mi es que no tengan boca, ya que de esa manera reflejan el objetivo esencial del recurso, no hablar.
Si hacéis los pompones con vuestros alumnos, cada uno lo puede decorar a su antojo, lo que hace que los vean como algo suyo y lo cuiden más.
¿CÓMO FUNCIONAN?
En mi caso, después de decorarlos o elegir el que quieran, los describimos, haciendo notar que tienen los ojos muy abiertos y carecen de boca (así incido en la importancia de estar como ellos, atentos y en silencio).
Les explico para qué son y la función que cumplen; mantenernos relajados y recordar que cuando están presentes hemos de estar como ellos. También los usamos a modo de momento relajante porque como son blanditos y suaves, es imposible resistirse a tocarlos, lo que de alguna manera, siempre relaja al personal.
¿POR QUÉ ES ÚTIL? 
Por mi experiencia puedo decir que son útiles porque ya casi no llamo la atención a las/os alumnas/os, (cosa que a veces despista al resto que sí está concentrado)…el pompón lo hace por mí
¿Cómo lo hago? si tengo que llamar a la calma o hacer que pare de hablar a algún alumno me acerco y señalo su pompón, y así le hago recordar para qué está en la mesa. El pompón equivaldría a la llamada de atención verbal y ellas/os mismas/os al verlos se regulan.
El pompón y una sonrisa y vuelta a la serenidad
Yo preparé una cajita en la que los tenemos metidos y siempre la tengo a la vista de tal manera que no sólo yo pueda usarla; si en un momento dado alguien en clase cree que la necesita, se levanta y coge el pompón que desee.
Los resultados son maravillosos y hacen que mantener el silencio sea algo divertido y agradable. ¡Y las/os alumnas/os les encanta! Si vosotras/os también los usáis, estaré encantada de saber qué os parece y cómo los usáis.

 

Vía: http://kokoro-aula.blogspot.com.es/2016/05/pompones-del-silencio.html