Barrio Sésamo incorporará el personaje de Julia, una niña con autismo, para promover la diversidad

Los famosos ‘teleñecos’ de ‘Barrio Sésamo’, uno de los programas infantiles más populares en todo el mundo, contarán con un nuevo personaje con características diferentes al resto, se llamará Julia y será autista, anunciaron los responsables del programa.

Julia, nuevo personaje de Barrio Sésamo

Julia, nuevo personaje de Barrio Sésamo | Agencias

La guionista del espacio infantil, Christine Ferraro, anunció, en una entrevista con el canal estadounidense CBS, la aparición de este nuevo personaje que ya figura en los libros y comics digitales del serial infantil, que ha cumplido cincuenta años de emisión.

El ‘Monstruo de la galletas’ (Cookie monster), ‘Oscar el gruñón’ (Oscar the grunch) o Epi y Blas (Bert y Ernie) tendrán una nueva amiga, una niña pequeña, con el pelo naranja que va siempre acompañada de un conejo de juguete y que responderá al nombre de Julia.

El nuevo personaje hará su debut en los programas que las cadenas estadounidenses HBO y PBS emitirán a partir de comienzos de abril, según su creadores. “La gran discusión (dentro del programa) desde el principio fue: ‘¿Cómo hacemos esto, cómo hablamos de autismo?'”, explicó Ferraro al programa de CBS News ‘60 Minutes’. “Es complicado porque el autismo no se manifiesta de una forma única, es diferente para cada persona”, precisó la guionista.

En su primera aparición, Julia mostrará algunas de la características que son comunes a los niños con autismo, se le presentará a uno de los principales personajes “Big bird” (Paco Pico) y ella lo ignorará.

Confundido por la reacción de la pequeña, “Big bird” pensará que no le gusta a la niña, pero los otros personajes de la serie rápidamente le explicarán que ellas es distinta y hace las cosas de forma diferente.

La intención de los creadores de esta serie infantil es que el papel de Julia tenga bastante relevancia en el programa. Según los responsables del programa, los diagnósticos de autismo han aumentado constantemente en los últimos años hasta una tasa de uno por cada 68 niños nacidos en Estados Unidos, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de esta enfermedad en el país.

 

Vía: http://www.lasexta.com/noticias/cultura/barrio-sesamo-incorporara-personaje-julia-nina-autismo-promover-diversidad_2017032058cf88610cf201b3e53f3c1b.html

Estrategia metodológica para realizar diferentes órdenes en una misma tarea

Hoy os presento una nueva estrategia metodológica que he estado probando en rincón teach que utilizo con un alumno con TEA, encaminada a favorecer el trabajo con autonomía, y la verdad que en tan sólo unos días de su puesta en práctica está dando unos excelentes resultados, ya el alumno es capaz de colocarse el material él solo. 
Sirve para cuando queremos por ejemplo que repasen las grafías de letras y números primero con lápiz y luego con rotulador (en este caso habría que poner sólo dos pasos), o en este caso que presento en las fotografías, el niño está representando la mitad simétrica, puesto que se inicia en la tarea en dibujos cada vez más variados y complejos pues en los sencillos ya lo hace sin ningún tipo de ayuda, realiza un calcado primero con lápiz, luego repasa con rotulador negro y por último colorea con pinturas playcolor.
Como veis en la foto no es nada complejo de preparar, os animo a llevarla a la práctica.
Paso 2 Repasando con rotulador una vez  realizado el paso 1 dibujar con el lápiz

 

Paso 3 pintando

 

Vía: http://recursosdeaudicionylenguaje.blogspot.com.es/2016/05/estrategia-metodologica-para-realizar.html

La desgarradora carta de un padre al descubrir que su hijo autista no tiene amigos

  • El hombre anima al resto de padres a hablar con sus hijos sobre este problema
  • El ‘post’ ha triunfado en las redes sociales, compartido más de 50.0000 veces

En Nueva Jersey un hombre ha elaborado una desgarradora carta destinada a los padres de los compañeros de clase de su hijo, unas líneas que han conmocionado a todos aquellos que han podido leerla y que por el momento ha sido compartido más de 50.000 veces en las redes sociales. Se centra en la historia de un niño de tan sólo 11 años, que es autista y que en un trabajo escolar pone no tener ningún amigo. Unas palabras bastantes impactantes para un chico de Sexto de Primaria y que debería disfrutar de su infancia jugando y divirtiéndose en la calle con sus compañeros de clase.

 Padre e hijo autista

Bob Cornelius, de Rockaway, es el padre del menor, no pudo evitar publicar un extenso texto en Facebook acompañado del trabajo de clase realizado por su hijo. Una desgarradora carta que ha tocado la fibra sensible del resto de padres, pues la publicación tiene adjunto el ejercicio escolar en el que el chico responde con total sinceridad sobre sus aficiones, gustos, miembros de su familia y amigos.

El ejercicio está formado por unas simples frases incompletas a rellenar. Sin embargo, cuando le piden poner el nombre de alguno de sus amigos, el chico responde con total sinceridad:” Ninguno“. Una frase que dejó sin palabras a su padre en el momento que vió el trabajo en su casa, escondido entre las cosas del pequeño, sin que nadie lo pudiese ver.

“Los hermanos de Christopher han tenido muchos amigos, han dormido en multitud de ocasiones fuera de casa en los últimos años y, obviamente, a él ese hecho no le ha pasado desapercibido”, dice la carta. Luego, describe una peculiar escena ocurrida en su domicilio: “¿Puedo tener una fiesta de pijamas?’, me preguntó. ‘Claro, pequeño. ¿Con quién?’ Y como respuesta, encogía los brazos y no decía nada. Él no tenía ninguna respuesta porque  no tenía ningún nombre, no tenía ningún amigo. Él acaba de cumplir 11 años y no ha podido invitar a compañeros a su celebración porque nunca ha tenido un amigo”.

En la publicación, Cornelius pide a los padres a que animen a sus hijos a ser compasivos y comprensivos con el suyo y, si pueden, compartir el mensaje escrito en el ‘post’ de Facebook para aumentar la conciencia sobre este tipo de enfermedad a las demás personas. El autismo es un problema que está a la orden del día y que, según cuenta el padre, hay que hablar con los hijos y educarlos sobre de la inclusión social.

Además, se hace referencia a otros casos similares que también han sido virales. “Estas historias son de interés general, ya que son inusuales”, escribe Cornelio. “No estamos acostumbrados a escuchar acerca de los niños que son amables con los que son diferentes y únicos”, matiza.

“Yo no soy tan ingenuo y no creo que este ‘post’ vaya a cambiar el mundo”, continúa. “Pero, si compartiendo esto puedo hacer que usted piense tener una conversación con sus hijos, algo habré conseguido. Se trata de abordar la manera de incluir a aquellas personas que son diferentes al resto, sobre todo si va en contra de la mentalidad de grupo, especialmente si no es del todo popular”.

 

Vía: http://www.telecinco.es/informativos/sociedad/padre-autista-triunfa-redes-sociales_0_2250150355.html

La carta de una profesora a un niño con autismo sobre todo lo que mide un examen

“Quiero que entiendas es que estos exámenes solo miden un poco de ti y de tus habilidades”

Ben Twist es un chaval británico de 11 años, con autismo, que hace unas semanas realizó sus exámenes de fin de ciclo de primaria. Su profesora, Rachel Clarkson, le ha escrito una carta al respecto, pero solo para agradecerle su esfuerzo y recordarle que hay cosas que los exámenes no miden. Su madre, Gail, se emocionó tanto que la compartió en Twitter, acumulando miles de retuits.

Querido Ben,

Te escribo para felicitarte en tu actitud y éxito en completar tus exámenes de fin de primaria.

Gil, Lynn, Angela, Steph y Anne han trabajado muy bien contigo este año y has hecho un inmenso progreso. He escrito esta carta para ti y para tus padres, para decirles los resultados del examen.

Algo muy importante que quiero que entiendas es que estos exámenes solo miden un poco de ti y de tus habilidades. Son importantes y los has hecho bien, pero Ben Twist está compuesto de muchas otras habilidades y talentos que nosotros en Lansbury Bridge vemos y medimos de diferentes maneras.

Otros talentos que tienes y que este examen no mide incluyen:

– Tus talentos artísticos

– Tu habilidad de trabajar en equipo

– Tu creciente independencia

– Tu amabilidad

– Tu habilidad de expresar tu opinión

– Tus habilidades para el deporte

– Tu facilidad de hacer y mantener amigos

– Tu capacidad para evaluar y discutir tu propio progreso

– Tus talentos en cuanto a diseñar y construir cosas

– Tu habilidad musical

Estamos tan contentos de que todas estas diferentes capacidades y habilidades te hagan la persona tan especial que eres, y estas son todas las cosas que medimos para asegurarnos de que siempre vayas mejorando y de que sigas desarrollándote como un joven brillante.

Bien hecho Ben, estamos muy orgullosos de ti.

Mis mejores Deseos,

Mrs. Clakson”

Clarkson explica que escribe cartas a los alumnos que hacen el SATs (exámenes de fin de ciclo no exentos de polémica) “para compartir los resultados y expresar lo orgulloso que estamos de cada uno de nuestros estudiantes”.

Cada texto es personalizado y, este año, Ben fue el único en su promoción en hacer los exámenes. La carta describe 10 talentos de Ben que los SATs no miden, pero que en su colegio, Lansbury Bridge School & Sports College, “[ven] y [miden] de diferentes maneras”. Es un elogio a su amabilidad y a todo lo que le convierte en “la persona tan especial” que es.

Este colegio para niños con necesidades especiales está en St. Helens, un pequeño pueblo en el noroeste de Inglaterra. Clarkson cuenta por teléfono a Verne que el currículo que sigue el colegio es exactamente igual que el de resto de Inglaterra, pero que la manera de enseñar es mucho más personalizada y específica, enfocada a las necesidades de cada estudiante. En un colegio común, hay una persona por cada 20 niños, en Lansbury hay cuatro profesores por niño, explica.

La gama de necesidades con la que trata el colegio incluye niños con autismo, con discapacidades físicas y con dificultades de habla y de comunicación. También ayuda a niños con problemas de aprendizaje, ya sea una dificultad leve o severa.

“Nos llevó 18 meses que aceptaran a Ben en el colegio”, cuenta Gail, su madre, en conversación telefónica con Verne. “Pero queríamos que [Ben] estuviera en un sitio donde no se perdiera en el salón, en un sitio donde lo entendieran a él y sus necesidades”.

El autismo afecta a todos quienes lo tienen de diferentes maneras. En el caso de Ben afecta su habilidad de socializarse con las personas y también de comunicarse con ellas. También es el tipo de persona que tiene altas necesidades sensoriales, es decir, no se puede quedar quieto todo el tiempo. En Lansbury, los profesores buscan entender que necesita cada estudiante, algo que no necesariamente pasa todo el tiempo en colegios públicos.

Cuando hablamos con Gail, las lágrimas empezaron de nuevo cuando nos describe la felicidad de su hijo cuando le leyeron la carta, “Él no podía creer que estaban diciendo tantas cosas lindas sobre el”. Ben es un niño sensible, y muchas veces necesita reasegurarse de sí mismo, esta carta logró hacerlo. “Compartí la carta porque entiendo el poder del internet: una persona la ve, después dos, y puede que influya a otros profesores, y otro niño reciba una carta tanto personalizada como especial”, dice Gail. Sus otros dos hijos atienden a la escuela pública, y ella nos explica como ve que muchas veces se nota que las cartas que llegan son muy de cortar y pegar, y pierden ese aspecto íntimo en el parámetro de educación general.

Reconoce lo especial que es que una profesora se siente y escriba algo tan personal. “El colegio no tenía que hacer eso, lo hicieron desde la bondad de su corazón. Valoran a cada uno de sus estudiantes, y ellos merecen el crédito”.

Ben termina primaria la próxima semana, y empieza el bachillerato en septiembre. “Este año aprendió a montar en bicicleta, un logro enorme por sus dificultades motrices, ya quiero ver que más aprende el próximo año”, dice Gail con ese aire de mamá orgullosa que todos conocemos.

 

Vía: http://verne.elpais.com/verne/2016/07/15/articulo/1468586907_427072.html

Tres meses en el desierto y 10 horas en el mar para salvar a su hija autista

Alima abraza a su hija Lamina en un parque cercano a su casa en Fuenlabrada (Madrid). FOTOS: OLMO CALVO

Una madre camerunesa consigue cruzar el desierto y el mar hasta llegar a España y pone en marcha una ONG para cambiar la mentalidad con respecto a las personas con discapacidad en África

Hace 12 años, una estrella la guió desde Camerún, su tierra natal, a través del desierto durante tres meses. La misma luz le dio fuerza para mantenerse a flote 10 horas en las aguas que separan Marruecos de Ceuta. Su nombre es Alima Ngoutane y el de su estrella -que es lo que significa su nombre- Lamina. Tiene 14 años, autismo severo y una discapacidad intelectual que reduce su edad hasta los tres años. Por su pequeña, esta madre no dudó en lanzarse a este periplo en soledad para conseguir un tratamiento médico y educativo adecuado a las necesidades de su hija.

Una vez llegó a España, Alima erigió un faro de esperanza llamado Mirando por África; una asociación que quiere iluminar la vida de los personas con discapacidad en un continente “en las sombras”, puesto que allí son despreciadas por la sociedad y estigmatizadas bajo el nombre de niños serpiente.

Había dejado atrás el desierto, Argelia, Marruecos… Rabat es la última parada antes del campamento de espera en el que “te deja la mafia aguardando a la calma” de los cuerpos de seguridad y del clima. “Cuando hace frío no puedes cruzar el mar. Cuando llega el momento, los hombres van a saltar las vallas y las mujeres se lanzan a las aguas del estrecho“, rememora Alima que hoy disfruta de una cómoda terraza de Madrid ataviada con un pintoresco traje amarillo camerunés.

En Ceuta, fue recibida por la Guardia Civil, que la llevó al hospital y más tarde alCentro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) donde transcurrieron tres meses más. “Llegué a la península gracias a la acogida de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), me subieron al ferry hacía la península y de ahí a Fuencarral y los pisos de acogida de Chamartín”, cuenta.

Atrás quedaba también lo mejor de su vida, su hija. “Tener un hijo con estas características en África no es vida, cuesta aceptarlo. La sociedad nos ha hecho sentir culpables. Tu vida queda truncada porque lo normal allí es abandonar a estos niños, hay que esconderlos de todo el mundo y las familias recomiendan dejarles en campos, plantaciones y en las orillas del mar”, cuenta Alima en conversación con EL MUNDO.

Todo viaje necesita combustible y el de éste no se reunió con su madre hasta hace solo cinco años, en el 2011. Su estrella llegó a Madrid después de aterrizar en el Aeropuerto Charles de Gaulle (París) al cargo de las azafatas del vuelo. Fue la pasión de Lamina la que le brindó la oportunidad. Atleta y medallista en los 100 metros lisos en torneos deportivos locales, los organizadores de la competición ayudaron a la familia a reunirse. Para ello fueron necesarios los ahorros de Alima, casi 3.000 euros.

Sin embargo, desde su llegada, las dificultades económicas y burocráticas de la familia han lastrado el sueño de esta madre de ver correr a su hija. La pequeña no ha conseguido los papeles de residencia cosa que, según su madre, si tienen su padre, sus dos hermanos y ella misma.

Lamina recibe tratamiento público pero su caso requiere terapia de mayor especialización y, por si fuera poco, la situación irregular en el país no le permite practicar deporte de forma legal. “Me duele no tener los medios para que mi hija pueda competir. Cuando corre ella es una más, se funde con la pista y con los otros corredores”, cuenta Alima. “Intentamos que la organización Special Olympics tenga presencia en Camerún para acercarnos a la sociedad menos receptiva”, añade.

Desde que está en Madrid, Lamina ha sido operada dos veces pues “babeaba mucho”, asiste a un colegio especial, aunque los neurólogos recomiendan una terapia más especializada e intenta tener amigos. “Los centros públicos hacen lo que pueden pero hace falta más. Tiene un 68% de discapacidad. Depende de nosotros para prácticamente todo, al menos puede andar por sí sola. Sus días se reducen a la escuela y la vuelta a casa. No tiene amigos, ojalá”, suspira la madre.

Sus hermano Moussa, de siete años, y su hermana Ramatou, de cuatro, completan los cuatro pilares que sustentan la vida de Lamina, a la que ayudan a vestirse, lavarse y lo que sea necesario. Son los lazarillos de sus idas y venidas por los parques de la ciudad, donde otros pequeños no entienden el silencio de esta niña de 14 años.

“Si en Camerún hubiera recibido atención temprana, quizá las cosas serían distintas. Ni siquiera sabe cómo se llama. Reconoce su nombre pero no sabe pronunciarlo. Nos entendemos sobre todo por gestos”, explica Luc, su padre.

“Nuestro sueño es que Lamina sea una deportista internacional reconocida y sirva de ejemplo con su esfuerzo, que sea un modelo para África”, confía su madre. La vida de las personas con discapacidad en Camerún es complicada. No hay personal, ni estructuras, ni formación para la atención que requieren estos casos. De hecho, allí los discapacitados no existen, “no figuran en ningún registro. No son siquiera personas”, recuerda.

Los niños serpiente

Alima es musulmana y Luc cristiano. Hoy viven en Fuenlabrada pero, cuando se conocieron en Camerún con 13 y 16 años respectivamente, su relación no se vio con buenos ojos. “Nos casamos hace 20 años por rituales tribales en contra de nuestras religiones”, cuentan. La sociedad camerunesa ve a su hija como un castigo por su osadía. Cuando esta madre echa la mirada atrás hacia Camerún sus ojos se encienden en lágrimas. “Los llaman niños serpiente. Un castigo divino por un error humano o una brujería“, dice Alima. “Allí la medicina ignora la discapacidad, no hay explicación ni diagnóstico. Todos decían que había faltado a la ley musulmana al casarme con un cristiano y así se me castigaba. Encaja.”, añade.

Por si fuera poco la conjunción de un castigo divino y la brujería, tener un hijo con una discapacidad es motivo de mala suerte, pobreza y un insulto a la virilidad del hombre, según explican estos padres. “El 90% de los padres abandonan el hogar”, cuenta Luc, quien añade “tener un hijo especial en África es una afrenta al macho”. Es por ello que Mirando por África pide que atletas, rostros masculinos reconocibles, se involucren para sensibilizar al colectivo de hombres africanos y así demostrar que no hay conflicto entre ser padre de un discapacitado y ser un varón fuerte.

Por eso, la asociación que esta madre ha creado busca cambiar la mentalidad del continente africano. “Es el proyecto que me prometí llevar a cabo si sobrevivía al mar y al desierto”, rememora Alima. De momento, su iniciativa abarca su ciudad natal, Duala. “No es concebible que en el siglo XXI no contemos con ninguno de los avances de otras naciones. Lugares en los que las personas especiales están integradas”, sentencia.

Vía: http://www.elmundo.es/sociedad/2016/09/12/57d58f47468aebac578b46c2.html

Diagnóstico diferencial del Autismo

Autismo Vs Mutismo selectivo

Mientras que el CI (Cociente Intelectual) en el autismo está alterado (suele estar por debajo de la media), es normal en el mutismo. Éste se da entre los 3 y los 7 años y cuenta con un buen pronóstico; sin embargo, el autismo se manifiesta antes de los 36 meses (3 años) y no tiene una evolución favorable.

Encontramos otra diferencia clave en el uso del lenguaje oral y/o gestual, ya que resulta escaso en el caso del autismo mientras que en el mutismo electivo sí es visible aunque se reduce a determinados contextos, como suele ser el ambiente familiar.

Por último, encontramos que el autismo tiene mayor incidencia en varones, en contraposición a lo que ocurre en el mutismo, que afecta con mayor frecuencia a las niñas.

Autismo Vs Psicosis infantil

En el autismo existe una clara disfuncionalidad en el desarrollo del lenguaje y, sin embargo, éste está conservado en el caso de la psicosis infantil. Mientras que en este trastorno los niños tienden al retraimiento y la ambivalencia, los autistas se caracterizan por no desarrollar conductas de apego y evitar la interacción social. Además, en la psicosis infantil son frecuentes las alucinaciones y los delirios, ambos ausentes o no evidentes en el autismo.

Autismo Vs Esquizofrenia infantil

Como comentábamos anteriormente, el autismo se evidencia antes de los 3 años, algo que puede ayudarnos a distinguirlo de la esquizofrenia ya que tiene lugar en la infancia tardía, normalmente en la adolescencia. Al igual que en la psicosis, en la esquizofrenia pueden detectarse alucinaciones, delirios y trastornos del pensamiento. En esta misma línea, suele haber antecedentes psiquiátricos y personales de tipo orgánico pero en el autismo esos antecedentes son, más bien, familiares.

Por otra parte, los niños con esquizofrenia mantienen conductas de apego y conservan las relaciones interpersonales aunque, eso sí, a menudo, son protagonistas de actos impredecibles y extravagantes.

Otro rasgo que puede arrojar luz sobre el diagnóstico es el lenguaje, el cual puede ser incoherente aunque se mantiene preservado en la esquizofrenia. Como sabemos, en el autismo éste se encuentra alterado.

Finalmente, cuando nos encontramos ante un caso de esquizofrenia es común descubrir remisiones y recaídas, algo que no sucede en pacientes con autismo, por ser éste un proceso permanente. Junto a esto, el CI del niño esquizofrénico puede variar entre las puntuaciones 70-130, todas ellas acordes a la media o superiores a ella y, en cualquier caso, valores que contrastan con los de sujetos autistas, que suelen situarse por debajo de la media.

Autismo Vs Deprivación social

En primer lugar, encontramos importantes diferencias en las relaciones sociales: los pacientes con autismo tienden, entre otras actuaciones, a la soledad, la falta de reciprocidad y al uso instrumental de las personas de su entorno (las utilizan como si se tratase de objetos, como medios para obtener algo). Muy al contrario, en quienes han experimentado deprivación social se puede observar la falta de distanciamiento y/o reticencia, así como la búsqueda de contactos y el tratamiento de las personas como lo que, efectivamente, son: personas. De esto se traduce que el área social esté desviada en el autismo y sólo retrasada en el caso de la deprivación.

Esto mismo ocurre con el lenguaje, el cual tiene un desarrollo tardío pero no desviado como se puede apreciar en el autismo (ecolalias, interpretación literal, temas conversacionales restringidos, inversión pronominal, etc.).

La edad de inicio también varía: 6-30 meses en la deprivación social frente a los ya mencionados 36 meses en el caso del autismo. De la misma manera, el pronóstico crónico de este último se diferencia notablemente de la evolución favorable que experimentan los afectados por deprivación.

Por último, y quizás de manera más importante, encontramos diferencias fundamentales en las conductas anómalas que se llevan a cabo en uno y otro caso: en el autismo, éstas se identifican sobre todo con actuaciones invariantes, intereses restringidos, estereotipias y una profunda obsesión por la invarianza que lleva a rechazar los cambios. Sin embargo, en la deprivación social vemos conductas más “salvajes”, socialmente inapropiadas: recolectar basura o beber agua del WC pueden ser dos buenos ejemplos para poder entender esta distinción.

Autismo Vs Discapacidad intelectual

El deterioro en las interacciones sociales suele hacerse patente en casi todos los individuos con autismo; tanto es así que representa un rasgo esencial en el diagnóstico de este trastorno. Sin embargo, este déficit es poco común en la discapacidad intelectual, como infrecuentes son también las alteraciones en la intención comunicativa, al contrario que en el autismo.

Por otra parte, los sujetos autistas suelen tener un desarrollo motor normal llegando a adquirir sin dificultades habilidades motrices finas. Si damos la vuelta a esta oración, descubriremos lo que ocurre en la discapacidad intelectual si no en todos los casos, sí al menos en gran parte de ellos.

En último lugar, y modo de resumen de este apartado, podemos identificar el autismo con una disarmonía evolutiva (ciertas áreas se desarrollan mucho más que otras a medida que el sujeto crece), mientras que la deficiencia intelectual se asocia más con un retraso generalizado de todas las áreas.

Autismo Vs Sordera

Muchos padres, sobre todo en etapas tempranas, creen que su hijo es sordo al comprobar que éste no se da la vuelta cuando le llaman o no les mira cuando se dirigen a él. Aunque las pruebas audiométricas son, sin lugar a dudas, el mejor aliado para llegar a un posible diagnóstico de discapacidad auditiva, os ofrecemos una serie de claves que pueden ayudaros a saber si os encontráis ante un caso u otro.

Si el niño es sordo, comprobarás que hace un mayor uso de gestos y que realiza intentos por participar en conversaciones o actos sociales; no presentará ecolalias y la producción de sonidos de forma oral será defectuosa. Con respecto a este último aspecto, es cierto que también puede darse en personas autistas pero lo normal en ellos es que la alteración del lenguaje resida en el uso que se hace de éste (escasa intención comunicativa, expresiones inapropiadas basadas en experiencias personales, insensibilidad por los intereses del interlocutor,…).

Vía: http://www.logopedaencasa.es/comunicaciones/diagnostico-diferencial-del-autismo/

 

Podéis ver este documental para aprender más sobre el autismo: https://youtu.be/vqKEJkokbXM

Subtipos de autismo

Subtipos de autismo (Lorna Wing y Judith Gould)

Lorna Wing y Judith Gould, dos de las mayores expertas en la investigación del autismo, realizaron una subdivisión, por la que dividían a los sujetos con autismo en tres grupos: autistas aislados, autistas pasivos y autistas activos pero extraños.

Han sido muchos los estudios que se han centrado en el análisis de tales categorías con el fin de determinar su validez; los resultados de éstos han apoyado, en la mayoría de las ocasiones, la existencia de tales subgrupos. Hoy queremos explicaros, de manera clara y sencilla, las características que definen a cada uno de ellos.

Autista aislado

  • El déficit cognitivo suele ir de moderado a severo.
  • Muestra aislamiento e indiferencia en la mayor parte de las situaciones (a excepción de aquellas otras en las que el individuo quiere satisfacer necesidades específicas).
  • De producirse interacciones, suelen ser con adultos y a través de medios físicos.
  • Aparentemente, hay un escaso interés por las relaciones sociales, por lo que es extraño que protagonicen situaciones de actividad conjunta o atención mutua.
  • Mantienen un contacto ocular pobre.
  • Suelen rechazar el contacto.
  • Con frecuencia, se observan conductas repetitivas y estereotipadas.
  • Parecen insensibles o inconscientes ante los cambios ambientales (por ejemplo, alguien entra en la habitación).
  • En términos generales, este grupo se define por su tendencia al aislamiento social.

Autista pasivo

  • Limitadas conductas espontáneas de acercamiento social.
  • Suelen acoger con aceptación los acercamientos de los demás.
  • Aunque no suele haber una evitación de los mismos, los actos de contacto social les resultan poco gratificantes o escasamente atrayentes.
  • La presencia de ecolalia inmediata suele ser más común que la de ecolalia demorada.
  • La deficiencia intelectual varía en sus grados de afectación.
  • En las situaciones de interacción social y comunicativa, el individuo con autismo toma un papel pasivo.

Autista activo pero extraño

  • Aunque no son muy frecuentes, se perciben acercamientos sociales espontáneos, especialmente con adultos.
  • Estas interacciones puede llevar consigo preocupaciones repetitivas, estereotipadas.
  • Presencia de ecolalias inmediatas y demoradas.
  • Se evidencian las dificultades para la toma y respeto de turnos.
  • Escasa conciencia de las necesidades e intereses del oyente.
  • El interés que muestran por la interacción reside más en su rutina que en el propio contenido.
  • Pueden ser conscientes de las reacciones de los otros, sobre todo si éstas son extremas.
  • Sin ser conscientes, violan las convenciones culturales socialmente definidas, razón por la que a menudo son difícilmente aceptados o integrados.

Por último, es importante destacar dos aspectos. El primero, que los niveles de Cociente Intelectual y/o niveles de desarrollo más bajos suelen localizarse en el grupo de aislados. Junto a esto, que los estudios parecen haber hallado un efecto de la edad cronológica, puesto que los niños más pequeños muestran una tendencia a pertenecer al grupo aislado, mientras que los niños más mayores forman parte del grupo activo pero extraño. Ante este hecho se ha tratado de encontrar una explicación en la educación y la influencia del tratamiento.

Vía: http://www.logopedaencasa.es/general/subtipos-de-autismo-lorna-wing-y-judith-gould/