El frasco de la felicidad para desarrollar pensamiento positivo en los niños

Cómo enseñar a los niños a pensar de forma positiva y a solucionar sus problemas

Pensar en positivo no siempre es fácil. Las pruebas, los obstáculos… Un día que sale todo mal… Sin embargo, numerosos estudios han demostrado que incluso ante ese tipo de días, una actitud positiva puede llegar a cambiar una situación adversa.

Por eso es importante enseñar a los niños a desarrollar el pensamiento positivo, ya que además les ayudará a encarar los problemas de forma diferente. Puedes utilizar, por ejemplo, este pequeño juego: el frasco de la felicidad para desarrollar el pensamiento positivo.

Cómo utilizar el frasco de la felicidad para desarrollar pensamiento positivo en los niños

El frasco de la felicidad

Un optimista… ¿nace o se hace? Es cierto que hay niños con una actitud más desinhibida ante los problemas y niños que en seguida se preocupan por las cosas más triviales. Sí, pero también es cierto que el positivismo se educa. Y no se trata de darle la espalda a la realidad, sino de aprender a enfrentarse a los problemas y a la realidad que no nos gusta desde el optimismo, es decir, con el convencimiento de que aquello que no nos gusta o puede arreglarse o, si no tiene solución, no debe amargarnos la existencia.

¿Sabes cómo puedes ayudar a tu hijo a desarrollar desde pequeño esa actitud positiva frente a la vida? Utiliza este pequeño juego, creado por la filósofa Elsa Punset: el frasco de la felicidad. ¿Sabes en qué consiste?:

1. Es una técnica ideal para hacer en familia. Tanto tú como tus hijos escogeréis un frasco grande de cristal. Será el frasco de la felicidad. Puedes escribirlo con rotulador y colocarlo en un lugar visible de la casa.

2. Cada día, todos, padres e hijos, tendrán que escribir lo mejor que les pasó a cada uno durante ese día y apuntarlo en un papel. Pueden ser cosas sencillas. Una palabra amable, una sonrisa o un examen que salió mejor de lo esperado… Al escribirlo, se grabará en el cerebro aunque no nos demos cuenta. Se dobla el papel y se introduce en el frasco.

3. A los 6 meses aproximadamente, o bien cuando el frasco ya esté lleno, se sacan los papeles y se leen todos los mensajes positivos en familia.

Qué se consigue con la técnica del frasco de la felicidad

Sabemos que el cerebro va aprendiendo mediante ‘prueba’, ‘error’ y ‘acierto’. Y hay dos actitudes diferentes frente a esto: una es derrotista. Otra, positiva. Está demostrado que una actitud positiva puede transformar algo negativo en una posibilidad de cambio. Es decir, que mediante el pensamiento positivo, los problemas pueden convertirse en oportunidades.

Gracias a esta técnica del frasco de la felicidad, conseguirás:

1. Tu hijo aprenderá a reflexionar sobre las cosas buenas que le ocurren a lo largo del día.

2. Tu hijo aprenderá a apreciar esos pequeños detalles que a menudo pasan desapercibidos. Cada vez que tu hijo escribe algo agradable que le pasó, lo recordará. El cerebro recuerda antes las cosas negativas porque la angustia hace que le demos vueltas una y otra vez. Las cosas positivas pasan desapercibidas. Sin embargo, al escribirlas y al volverlas a leer poco después, quedarán fijadas en el recuerdo.

3. Tu hijo a prenderá a diferenciar los problemas pequeños de los realmente importantes.

4. Enseñarás a tu hijo a ser agradecido.

5. Mejorará la comunicación dentro de la familia.

 

Vía: https://www.guiainfantil.com/blog/educacion/conducta/el-frasco-de-la-felicidad-para-desarrollar-pensamiento-positivo-en-los-ninos/

Anuncios

Los libros de texto serán gratuitos y de préstamo a partir del curso 2018-2019

Una de las leyes más importantes de la legislatura está a punto de entrar en la Asamblea, y hacerlo además por la puerta grande: con el consenso de todos los grupos políticos. Es la ley que dotará a la región de un sistema de préstamos gratuito de libros de texto, con la que los padres ahorrarán entre 250 y 300 euros por niño y curso a partir de 2018.

La iniciativa es de Ciudadanos, y a ella se han unido, tras introducir algunas modificaciones al texto inicial, todos los demás grupos políticos madrileños.La nueva norma, que llegará a la Asamblea para su aprobación en las primeras semanas de junio, podrán aplicársela las familias de los más de 615.000 alumnos de enseñanza Primaria y Secundaria y de FP básica que cursan estudios en colegios públicos o concertados de la Comunidad de Madrid.

Programa de préstamo de libros en un centro escolar palentino
Programa de préstamo de libros en un centro escolar palentino

Ciudadanos ha estado «tirando» de esta nueva ley desde el principio: hace ahora un año, el 23 de junio de 2016, la norma era sometida a la votación en la Asamblea para su toma en consideración, un primer paso en su tramitaciónen que recibió el apoyo de PSOE y Podemos -aunque ambos propusieron mejoras-, pero en la que el PP se abstuvo. Los populares no apoyaban entonces la iniciativa, por considerarla «oportunista, publicitaria y electoralista», como señaló el diputado Bartolomé González.

El PP creía mejor continuar con el sistema que se aplicaba hasta ahora: ayudas según el nivel de renta. La votación se saldó con 76 votos a favor y 48 abstenciones.

Universal y voluntaria

Doce meses después, se han introducido en la ponencia de la ley algunas de las mejoras que exigían los grupos, y el PP ha decidido apoyarla también. «Lo más importante es que la ley defiende los principios de universalidad y voluntariedad», explica Ignacio Aguado, portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid. Esto supone que la ley de gratuidad de los libros de texto se podrá aplicar a cualquier alumno de centro sostenido con fondos públicos de Primaria o Secundaria, y las familias que participen lo harán de forma voluntaria, «y no obligatoria como ocurre en lugares como Navarra».

Los padres se inscriben en el programa, ceden los libros de su hijo al acabar el curso y reciben gratis los del curso siguiente

Es, añade, un ejemplo de lo que la formación naranja considera «política útil»: una ley con repercusión directa en la vida de las personas. María Teresa de la Iglesia es la diputada de la formación naranja que ha llevado adelante la redacción, defensa y tramitación de esta ley. Básicamente, el sistema que proponen consiste en que los padres se inscriban en el programa, y al acabar el curso, cedan los libros -en buenas condiciones de uso- a un banco de libros, para que otra familia los pueda utilizar, mientras ellos reciben los del curso siguiente, de forma gratuita. Únicamente, han de comprometerse a cuidar los libros y devolverlos al final del año escolar.

Entre los cambios introducidos en la ley, están que se aplique también a la FP básica, y que se incluya en el préstamo el material curricular, además de ampliar el concepto a los libros en soportes digitales.

Clases medias

Cambios que, en todo caso, no afectan a la esencia de la norma que propuso Ciudadanos, explica Aguado, que pone en valor que «antes las ayudas se daban por niveles de renta, y eran muy pequeñas, casi residuales; esta propuesta mira a las clases medias», recuerda.

El próximo mes, Ciudadanos elevará la ley al pleno de la Asamblea. El próximo curso, 2017-2018, habrá campañas de comunicación para que los padres y los colegios conozcan el funcionamiento del nuevo sistema, y puedan inscribirse en el programa. Quienes lo hagan, deberán entregar los libros de sus hijos al acabar el curso y recibirán gratis los del siguiente, el 2018-2019.

La Comunidad de Madrid deberá dotar presupuestariamente cada año este programa, para cubrir los libros que se necesiten por deterioro o por ser textos no reutilizables, cubriendo el cien por cien de la tasa de reposición real. Aunque es difícil saber exactamente cuál será el coste de poner en marcha esta ley de gratuidad de los libros de texto, Ignacio Aguado calcula que podrían ser «unos 40 o 50 millones de euros en el arranque, y luego bajará».

 

Vía: http://www.abc.es/espana/madrid/abci-libros-texto-seran-gratuitos-y-prestamo-partir-curso-2018-2019-201705230254_noticia.html

Primer restaurante en Córdoba con una carta con pictogramas

INICIATIVA MUY BENEFICIOSA PARA PERSONAS CON AUTISMO

Se llama La Algodonera y se ubica en Fátima

Presentación de la carta con pictogramas hoy en el restaurante La Algodonera. - Foto: MIGUEL ÁNGEL SALAS

Córdoba cuenta a partir de hoy con el primer restaurante que ha incorporado a su carta información basada en pictogramas, que son unos elementos muy útiles para la comprensión de los datos por parte de la personas con trastorno del espectro autista (TEA) y otros trastornos asociados. Se trata de una iniciativa que Autismo Córdoba espera que pronto sea imitada por otros negocios de hostelería y de distintos ámbitos. La Asociación Autismo Córdoba ha presentado esta iniciativa, que ha partido del restaurante La Algodonera, ubicado en la calle Profesor Tierno Galván número 10. El presidente de Autismo Córdoba, Miguel Ángel López, que ha estado en la presentación, resaltó que “es muy importante que la carta de un restaurante y que otros lugares públicos dispongan de información visible con pictogramas, ya que son elementos que resultan muy útiles para la comprensión en personas que presentan trastorno del espectro autista u otros trastornos generalizados del desarrollo)”. De este modo, la información sobre los platos que se pueden consumir en este negocio, ubicado en Fátima, será más accesible para las personas con TEA. La iniciativa de contar con esta novedosa carta partió de este restaurante y Autismo Córdoba se ha encargado de coordinar y maquetar la carta.

Manuel Aranda Pérez, uno de los propietarios del restaurante La Algodonera, y su esposa, la profesora María Carmen Fernández Porras, señalaron que “con esta carta hemos pretendido hacer más fácil la elección de lo que quieren comer en nuestro restaurante a las personas con TEA y a otras que presentan problemas de comunicación en general, con el objetivo de que esta experiencia se extienda a otros establecimientos de restauración con total normalidad, así como al resto del lugares públicos. Para ello, hemos utilizado un soporte que creemos que va a resultar atrayente, visual y manipulativo para estas personas”. Por su parte, el presidente de Autismo Córdoba agradeció la propuesta de este negocio “porque hace falta más concienciación del sector público y privado acerca de la necesidad de que se ubiquen en todos los lugares públicos pictogramas y otros elementos que hagan más fácil la comunicación y relación de las personas con autismo con su entorno”.

Geometría con palitos de helado

Esta actividad se propone para niños y niñas a partir de 4 años y es autoría de la maestra Ana Isabel P. S.

Los objetivos que se quieren trabajar son el desarrollo de capacidades lógicas y espaciales gracias a la observación visual de un modelo y su posterior reproducción.

Es un material que favorece la concentración y afianza la motricidad fina.

Material necesario para construirlo:

* Caja de bombones

* Palillos pequeños de polo

* Velcro

*Plantillas de papel

Instrucciones:

Realizar con palillos los circuitos o figuras propuestas en las plantillas que tienen de muestra. Los palillos se fijan unos con otros por el velcro que tienen en la parte posterior.

 

Observaciones:

Al principio, el interior de los cuadrados tendrá colores que se corresponderán con las plantillas, luego quitaremos los colores tanto de la caja como de las plantillas.

Dar al principio plantillas del tamaño de la caja y después pasar a las plantillas más pequeñas de modo que el niño interiorice la figura y la diseñe con los palillos, ayudado del soporte de la caja.

Para fabricarlo solo necesitáis una caja (os puede servir una caja de bombones estilo la caja roja), palos de helado, plantillas, velcro y gomets.
Las plantillas son muy fáciles de hacer. Solo necesitáis dividir una cartulina en cuadraditos y ponerles gomets.
Los niños tendrán que imitar los distintos modelos uniendo los palos a través de los velcros.

Guía Universitaria para Estudiantes con Discapacidad

La Guía Universitaria para Estudiantes con Discapacidad, es una web donde podéis encontrar información sobre los recursos disponibles en las Universidades tanto públicas como privadas del territorio español para favorecer la inclusión de los/las universitarios/as con discapacidad.

La web ofrece información sobre la accesibilidad de los diferentes centros de las universidades, los productos de apoyo y adaptaciones que se proporcionen tanto en las actividades de aprendizaje y evaluación, así como otros programas de actuación emprendidos por las universidades.

IR A LA GUÍA

ENCUENTRA TU UNIVERSIDAD

Buscador simple

Comunidad autónoma

Cualquiera
Andalucía
Aragón
Canarias
Cantabria
Castilla La Mancha
Castilla y León
Cataluña
Ceuta
Comunidad de Madrid
Comunidad Valenciana
Extremadura
Galicia
Islas Baleares
La Rioja
Melilla
Murcia
Navarra
País Vasco
Principado de Asturias
Provincia

Cualquiera
Universidad

 

Vía: http://guiauniversitaria.fundaciononce.es/

Este colegio público de Vallecas (Madrid) está revolucionando la educación

España ocupa el primer puesto en el índice de abandono escolar de la UE. Para dejar de contribuir a esta estadística, el Manuel Núñez de Arenas, en El Pozo del Tío Raimundo, ha adaptado a sus aulas el modelo educativo de Finlandia.

En el ADN del Pozo del Tío Raimundo, en Vallecas, hay una sólida cultura de asociaciones vecinales y reivindicación que aún perdura. Un camino que se inició durante la dictadura, cuando el cura Llanos, un jesuita que había sido confesor de Franco, se trasladó a esta zona entonces repleta de chabolas y empezó a aprovechar las homilías para hablar de materialismo dialéctico. Pero El Pozo, como tantas periferias y extrarradios, también cuenta con otro relato. El del estigma barriobajero marcado a fuego por las crónicas de sucesos de los años ochenta, que alimentaron –y retroalimentaron- un universo de referentes culturales surgidos en sus bloques de viviendas sociales, y que abarca desde el cine de Eloy de la Iglesia a Los Chichos.

En medio de esos dos contextos, y sobreviviendo a todas las transformaciones del barrio se encuentra el Colegio Público Manuel Núñez de Arenas. Con más de medio siglo a sus espaldas, soltó hace siete años los lastres de la educación tradicional, y se inició en una nueva senda. Así, con el fin de lograr la equidad educativa, el claustro decidió expulsar los deberes, los libros de texto, la obsesión por la reproducción perfecta de la caligrafía entrelazada, los exámenes, y hasta la norma de guardar silencio.

Con Marta González, directora del centro, e Isabel Vizcaíno, maestra de primaria, al frente del cambio. Para ellas, el colegio es algo más que su lugar trabajo. Ambas son activistas de la innovación educativa y la igualdad de oportunidades. Lo dejan claro cuando se les pide que describan a los alumnos del Núñez: “más del 50% son de etnia gitana y también tenemos presencia de hasta 10 nacionalidades distintas. Pero esto son clasificaciones y estadísticas que nos manda hacer la Consejería y que a nosotras no nos gustan nada” dice la directora. “Catalogar los colegios por las personas que estamos dentro nos parece un error. Cada niño es distinto y todos tienen los mismos derechos”, añade Isabel Vizcaíno.

La presión constante de la Consejería de Educación por la mejora de resultados fue el aliciente para que en el Núñez se abandonase el statu quo tradicional de clase magistral, pupitres individuales o las evaluaciones en función de la memorización, para establecer la metodología del aprendizaje basado en proyectos, un sistema de enseñanza considerado determinante para el éxito del modelo educativo de Finlandia y que, entre otras cosas, pone el acento en la importancia del juego en el aprendizaje. Su implantación, aún minoritaria en España, cuenta con cada vez más seguidores, sobre todo en la enseñanza privada.

Isabel Vizcaíno explica que “impartimos todo el contenido curricular que marca el Ministerio, pero organizado de manera diferente. Trabajamos en aulas distintas en función de la asignatura, y dividimos las clases en varios grupos de trabajo. Damos todos los contenidos y todas las asignaturas. Pero, en lugar del método de clase magistral del profesor en la pizarra y los libros de texto, trabajamos por proyectos que sustituyen a las unidades didácticas. No hacemos exámenes tradicionales de los de separar las mesas; hacemos evaluación continua a partir de las actividades que hacemos día a día en clase. Al cole vienen solo con su desayuno. No tienen que traer libros, ni lápices ni libretas”. Y todo el material se queda en clase, incluidos los cuadernos; siempre de folios blancos, nada de papel pautado ni cuadrícula.

‘Nos parece inaceptable que haya colegios que castiguen a los niños por no hacer los deberes, cuando saben que en muchas familias no les pueden ayudar’

En lo que respecta a la polémica de si para aprender hay que hacer tareas en casa, en el Manuel Núñez de Arenas lo tienen claro: “es muy cuestionable que haya que hacer deberes para adquirir conocimientos. No puede ser con deberes de los de 27 operaciones matemáticas o de ejercicios de caligrafía. Si hay que hacer cálculo, lo mejor es que el niño acompañe a sus padres a la tienda y se ponga a ver lo que cuestan las cosas que compra, cuánto tienen que pagar, cuánto le tienen que devolver del cambio, etc. Y por supuesto nos parece inaceptable que haya colegios que castiguen a los niños por no hacer los deberes, cuando saben que en muchas familias no les pueden ayudar. Me parece un crimen contra la infancia”, señala Marta González.

Isabel Vizcaíno concreta que “lo importante es trabajar de forma significativa, fomentando la curiosidad con el fin de que ellos, de forma autónoma y fuera del aula, investiguen y te traigan sus conclusiones. Ellos saben que si traen un experimento o una investigación va a ser tenido en cuenta en su evaluación y se va a enseñar a todos sus compañeros. Pero hay que desterrar lo de los deberes de copiar el enunciado en rojo y la respuesta en azul, un error tanto de profes como de familias que defienden ese modelo”.

El cuidado de las relaciones humanas tiene una importancia fundamental en el Núñez, donde no cabe el concepto de profesor autoritario. Así lo explica Marta: “cuanto mayor es el vínculo afectivo entre profesores y alumnos, cuando los quieres, ellos siempre te quieren a ti, y ahí es cuando el profesor tiene mayor capacidad de autoridad en el aula. Lo vemos continuamente, cuando llega algún maestro a hacer alguna sustitución y no se conocen, vemos cómo le cuesta hacerse con la clase”.

Pero eso no significa que no haya normas, ni límites. “Organizamos asambleas en las que establecen sus propias normas. Si se las saltan, les hacemos entender que hay un compromiso adquirido. Por ejemplo, si dos se pelean por una falta en el fútbol, aprenden a asimilar que ese acto tiene como consecuencia que al día siguiente no pueden jugar. Una decisión que acaba saliendo de ellos mismos”, aclara la directora.

‘Los padres entran cuando quieren, pueden acompañar al alumno al aula. Y tienen hasta llaves del colegio’

Otra de las claves del Manuel Núñez de Arenas se basa en la estrecha colaboración entre familias y profesores, evitando las situaciones de conflicto que suceden a menudo en los centros educativos. “Los padres entran cuando quieren. Hasta tercero de primaria pueden acompañar al alumno al aula porque no hacemos filas. Y tienen hasta llaves del colegio”, explica Isabel Vizcaíno.

Marta González explica que “al entrar al aula tenemos un periodo de lectura, en el que los niños pueden estar leyendo en clase, en pequeños grupos, acompañados de su madre o padre. Pero no siempre tiene por qué ser así. En clases donde hay niveles muy diferentes de lectura puede ser que un adulto acompañe en lectura a un alumno que no es su hijo. Esto ocupa unos minutos al día, luego se van a trabajar. A veces también colaboran ofreciéndose para impartir una actividad. Por ejemplo, si una madre sabe de programación, hacemos un taller. Aparte, también organizamos determinadas actividades encaminadas a la participación de la familia, como salidas u otros talleres”.

La educación artística desde el fomento de valores sostenibles también ocupa un lugar destacado en la propuesta educativa del Núñez. “Nos cedieron un terreno anexo que contaba con muchos árboles, pero estaban en total descuido y abandono. Nos implicamos en su recuperación 500 personas.  Profes, alumnos, familias, alumnos de otros centros, vecinos del barrio… conseguimos hasta un crowdfunding de 4000 €, limpiamos la zona y pintamos los troncos de los árboles al estilo del Bosque de Oma de Agustín Ibarrola. Es nuestro Proyecto Z_Oma”, explica Vizcaíno.

La Orquesta del Reciclaje es otro de sus proyectos estrella. Con instrumentos cedidos por Ecoembes y bajo la batuta de Víctor Gil  –director técnico de la JORCAM-, esta agrupación ofrecía un concierto en el Teatro Real el pasado 4 de enero. “Es una actividad voluntaria. Formamos parte con la residencia infantil Villa Paz. Ensayan dos horas a la semana en horario de clase de música, y otras dos como actividad extraescolar. Ellos eligen el instrumento que les gusta, y se les proporciona. Primero aprenden la colocación de las notas en el instrumento, y después a leer el pentagrama. También hay un taller de luthería en el que aprenden a fabricar, cuidar y reparar los instrumentos. Llevamos ya tres años en esto. Víctor, nuestro director, está muy contento con sus avances. Y hemos notado un impacto muy positivo en las niñas y niños que forman parte de estas actividades. Han mejorado en atención y en concentración”, relata Marta González.

Pero hay quien puede pensar que toda esta original propuesta se hace inviable cuando irrumpen en el aula Newton, los polinomios y el tema de supino. Juanjo Vergara, experto en innovación educativa y formador de docentes de secundaria, explica que “las metodologías activas están orientadas al máximo rendimiento educativo y a la excelencia. Prueba de ello es el éxito de Finlandia. Está demostrado que son especialmente eficaces para desarrollar competencias que tienen que ver con el pensamiento creativo y resolutivo, habilidades indispensables actualmente. Hay que darse cuenta de que hoy en día el aprendizaje ha cambiado radicalmente. Está distribuido y llega por todos los sitios, desde el móvil, por ejemplo. Ya no puede basarse en el rol del profesor sabio, centrado únicamente en la transmisión de ideas. Hoy hay que fomentar el deseo de aprender y el profesor debe acompañar al alumno en el proceso”.

Por su parte, Isabel Vizcaíno apunta que “lo que nos ha llevado a fracasar todos los años en el Informe Pisa es la enseñanza tradicional. La que se basa en memorizar, los libros de texto y las horas de deberes”.

Pobreza, ‘guetificación’ de los centros públicos y fracaso escolar

Pero, a pesar del gran trabajo y esfuerzo de maestros como los del Núñez, el panorama general de la educación es otro. España ocupa el primer puesto de la UE en abandono temprano de los estudios. Organismos como la Fundación Adsis o Save the Children publican periódicamente estudios sobre la incidencia de las carencias económicas de las familias en dicho abandono escolar, y reclaman no sólo más recursos, sino una forma de abordar la educación que entienda que la escolarización obligatoria no resuelve el problema de la desigualdad si no se afronta desde la equidad; poniendo el acento en que no todos los niños acceden a la escuela en las mismas condiciones.

‘Es como si un hospital no atendiera a enfermos graves porque se van a morir, y solo tratase resfriados. Los resultados escolares mejorarán, pero a costa de dejar a miles de chavales en la cuneta’

En el informe Necesita Mejorar, de Save the Children, la ONG alerta sobre la desigualdad entre centros públicos españoles en función de la brecha económica. Una situación de la que las consejerías de educación no se hacen responsables e ignoran, sobre todo a la hora de elaborar rankings de rendimiento académico y resultados, o de plantear reválidas. En dicho informe se recoge la opinión de Salvador Fenol, director del instituto Giner de los Ríos, en Fuentevaqueros (Granada), que explica así la situación: “es como si un hospital no atendiera a enfermos graves porque se van a morir, y solo tratase resfriados. Los resultados escolares mejorarán, pero a costa de dejar a miles de chavales en la cuneta”.

Abandono escolar y abandono por parte de la Administración que se manifiesta en la escasez de becas, dotadas con cuantías casi testimoniales para los estudiantes de PCPI–programa para mayores de 16 años que no han terminado la ESO-, así como la ausencia de incentivos e itinerarios para reenganchar en el sistema educativo a quienes han abandonado los estudios.

Por si fuera poco, las políticas de austeridad están llevando a cabo cierres de centros educativos públicos en zonas económicamente vulnerables. Una consecuencia directa del descenso anual de las matrículas que acaba desencadenando un fenómeno de “guetificación” en estos colegios e institutos. El resultado suele ser la masificación de centros que absorben al alumnado de los colegios clausurados, además del desgaste de profesores y familias ante un conflicto llevado siempre de muy mala manera por la consejería de educación de turno.

Y es que reducir el índice de abandono escolar no forma parte de las prioridades del Ministerio de Educación, las Consejerías o las editoriales de libros de texto. En parte porque comparten el mismo ideario que corre por las venas de la sociedad y está omnipresente en charlas sobre emprendimiento, en frases aparentemente motivadoras compartidas en Instagram, y en los guiones de muchos programas de televisión.  Se trata de la idea de que cada uno de nosotros es el único culpable de sus propios éxitos y fracasos, aunque los fracasados sean menores de edad.

Vía: https://www.vice.com/es/article/colegio-publico-vallecas-revolucion-educativa-pedagogia

“A mí me gusta mi tartamudez”: la gran lección de un cordobés de 10 años con disfunción en el habla

“A veces se chulean de mí, pero a mí la tartamudez me parece algo único que muchos niños no tienen”, escribe Juan Carlos López en una singular carta que ha sido compartida más de 1.600 veces en apenas 24 horas.

La carta escrita por Juan Carlos López en la que habla sobre su disfunción en el habla.

La carta escrita por Juan Carlos López en la que habla sobre su disfunción en el habla.

“Que yo recuerde, mi tartamudez empezó con cuatro años. A veces, se chulean de mí, pero a mí la tartamudez me parece algo único que muchos niños no tienen”. Así arranca la genial carta que Juan Carlos López, un cordobés de sólo 10 años, escribió el pasado martes para abordar en primera persona el problema que le afecta en el habla desde que tiene uso de razón.

Hace unos días, la Fundación Española para la Tartamudez, que agrupa a personas y padres de niños que sufren disfluencia del habla, pidió a sus miembros a través de las redes sociales que contasen de la forma que considerasen oportuna cómo veían su tartamudez. Una especie de ‘terapia’ para visibilizar y normalizar un problema que afecta a 800.000 personas en toda España. “Comenté con Juan Carlos la iniciativa de la fundación y le pareció genial. Él es un chaval muy abierto y muy alegre que nunca se ha cortado por nada. Así que cogió un papel y en 10 minutos la tenía escrita. No me dio tiempo casi ni a corregir las faltas de ortografía”, comentaMaría Lumbreras, su orgullosa madre, al otro lado del teléfono..

El resultado es una misiva escrita a boli sobre un papel cuadriculado titulada ‘Mi tartamudez’. En ella, Juan Carlos cuenta sin ningún tipo de rubor cómo se enfrenta a este pequeño trastorno del lenguaje en su día a día y cómo no sólo no es un problema para él, sino que se siente orgulloso de ello. “La tartamudez me suele pasar cuando estoy nervioso o cuando me pongo histérico. A mis amigos y a mi hermano no les importa que yo sea tartamudo. A mí no me parece que la tartamudez sea algo malo. Cuando alguien me pregunta, yo le digo tan feliz que soy tartamudo”, escribe el jovencísimo cordobés.

Sin embargo, afrontar un problema como el suyo, y más en edad escolar, también tiene sinsabores, tal y como refleja en la carta. “Los que se chulean suelen ser (siempre son) los de la ESO. Pero a mí me sale por un oído y me entra por otro (sic)”, dice en el escrito que su madre colgó este martes en Twitter y que supera los 1.500 retuits en menos de 24 horas.

Si queréis la lección de vida del día, leed la carta de mi hijo de 10 años con tartamudez ❤️

El éxito de la misiva de Juan Carlos ha sorprendido a su propia madre. “No me esperaba nada de esto. De hecho, la carta se iba a publicar en el Facebook de la Fundación pero yo me adelanté”. Según esta cordobesa, el principal problema al que se habían enfrentado las familias son los tabúesque se ciñen -o se ceñían hasta hace poco- sobre esta disfunción.

LA ESPAÑA BURLESCA

Desde la Fundación Española de la Tartamudez apuntan además otras causas, como el escarnio al que eran sometidas estas personas en televisión. “Hubo un tiempo en el que nos enfrentábamos a grandes problemas heredados de una España burlesca, llena de humoristas casposos. Era muy común que una familia se sentase frente al televisor a ver a estos cómicos imitando y ridiculizando a personas con tartamudez. El tartamudo era el tonto del chiste. Y llegabas el lunes a clase y seguías siéndolo”, lamentaYolanda Sala, vicepresidenta de la institución. Este hecho dificultaba sobremanera que una persona con tartamudez afrontase el problema con normalidad.

“Afortunadamente, los niños de ahora no han heredado eso y, si se aborda la disfluencia en edad infantil, es mucho más fácil trabajar su recuperación”, explica. “No cargar con ninguna mochila pesada detrás, llena de burlas, y convivir con la tartamudez de forma normal es muy importante para abordar una solución, que llega en la mayoría de los casos. De lo contrario, si no se aborda hasta la edad adulta, es casi un imposible”, añade Sala.

María, la madre de Juan Carlos, asegura que se siente realmente orgullosa de su hijo y de la forma de abordar esta problemática. Así lo refleja él mismo en su carta: “Ninguna clase de quinto, que es el curso en el que estoy, se chulea de mí ni se ríe de mí. Así que me siento muy a gusto en mi colegio. A mis padres tampoco les importa y a mi profesora tampoco. A mí me gusta mi tartamudez, pero aun así, mis padres me llevan a un logopeda para intentar que la tartamudez se controle un poco y pueda hablar mejor”, finaliza.

Su ejemplo está recorriendo Twitter de arriba a abajo y María no deja de recibir mensajes. “¡Me han escrito hasta de Sudamérica para felicitarnos!”. Ella asegura que, tras las felicitaciones, les recomienda que contacten con la Fundación para abordar cuanto antes un problema que, como con Juan Carlos, puede llegar a tratarse desde la normalidad más absoluta y con verdadero orgullo.

 

Vía: http://www.elespanol.com/social/20170301/197480431_0.html