Gamificación en el aula de Inglés

Hoy os presentamos este artículo curioso sobre gamificación en al aula de inglés del blog Concodos.com:

Play is the highest form of research; Fue Albert Einstein quién nos dejó esta frase célebre, y si el científico más popular del siglo XX lo dijo, algo de cierto debe haber en ella, ¿verdad?

Los juegos son un recurso importante en cualquier proceso de aprendizaje.
El juego es una actividad natural y espontánea en el niño a la que dedica la mayor parte del tiempo y que posibilita su desarrollo.

¿Recuerdas tu infancia? ¿Cuántas horas le dedicabas al juego? ¡Seguro que muchísimas! Y probablemente, la hora del recreo era tu momento favorito del cole, cuando podías dar rienda suelta a tu imaginación y el tiempo pasaba a la velocidad de la luz.

Pero el juego no es solo para el recreo, no. La gamificación, como te contamos en este artículo, tiene cabida dentro del aula y más si estamos hablando de aprender una lengua extranjera como el inglés.

Estarás de acuerdo en que es importantísimo el conocimiento de esta lengua hoy en día. Casi una necesidad. Por lo tanto, saber manejarse con fluidez es un valor añadido para el futuro de los niños.

Para adquirir una segunda lengua, que además es extranjera, hay que plantearse la enseñanza y el aprendizaje de forma global y estimulante. Hasta el momento se han estado usando métodos desmotivadores basados en los aspectos gramaticales y teóricos de la lengua; explicaciones aburridas y ejercicios mecánicos.

Teniendo en cuenta la necesidad que existe hoy en día para conocer esta lengua, es fundamental encontrar una fórmula tanto para motivar a los alumnos como para garantizar el aprendizaje de forma duradera. Si en vez de usar libros de textos, ejercicios monótonos y tradicionales, usamos juegos y otros métodos podemos aumentar la motivación, concentración y estimulación del niño ante el inglés. Y no estamos para desaprovechar las ventajas. A través de la neurolingüística se están obteniendo grandes resultados en alumnos y profesores ya que mejora tanto la relación profesor-alumno como los procesos de aprendizaje.

Pero ¿por qué es tan importante usar el juego en nuestras clases de inglés?

A los niños les gusta jugar porque los juegos son divertidos, y si se divierten, van a aprender más y mejor. Crean un entorno agradable brindándoles la oportunidad de practicar y consolidar lo aprendido.

Si jugamos el aprendizaje es entretenido y más ameno, nuestros alumnos están más dispuestos a participar e involucrarse y eso, permite que centren su atención, asocien conceptos más fácilmente y retengan la información.

A través del juego los niños pueden explorar su imaginación y aplicarla a distintos contextos. Les da confianza en sí mismos y en sus capacidades, se atreverán a participar cuando en un contexto de aprendizaje reglado quizás no se atreverían ni a abrir la boca.

Y dado que estamos hablando de aprender un idioma que no les es conocido, es fundamental poder adaptar el sistema educativo para que les sea más fácil aprenderlo.

¿Desde cuando hace falta motivar a un alumno a jugar? Por lo tanto… ¿Por qué no sacarle partido?

 

5 juegos para aprender inglés en el aula

BINGO 

Si en Navidad con tu familia, jugáis al bingo, ¿por qué no hacerlo en clase con tus alumnos? Es un juego perfecto para aprender los números en inglés.Puedes hacer fichas de casillas con distintos números o dejar que cada niño escoja los números que quiera, dándoles una plantilla que puedan rellenar. Tú vas diciendo números en inglés al azar y el alumno que consiga tachar toda su ficha sin equivocarse, gana. Puedes usar imágenes, números, palabras, ¡lo que se te ocurra!.

 

GUESS WHO?

Un juego fácil que no necesita de mucho material. De hecho, se puede preparar en clase en menos que canta un gallo. Además se puede tunear al gusto. Desde jugar con distintas temáticas como profesiones, animales, familia hasta con los alumnos del aula.

El juego consiste en escribir en un papel nombres de la temática y dejar que cada alumno coja uno. El resto de la clase debe intentar adivinar la palabra mediante preguntas. Puedes ajustar la temática y el tipo de preguntas al temario así como fijar las normas que quieras. Un juego con muchísimas posibilidades.

AHORCADO 

Un juego que siempre funciona e ideal para practicar vocabulario. ¿Lo recuerdas? Piensas una palabra y tus alumnos la deben adivinar. Para ello tienes que indicar cuántas letras tiene la palabra, y ellos deberán ir diciendo nombres de letras para saber si forman parte de la palabra. Si las letras están, las escribes, pero si no, vas dibujando la figura del ahorcado.
Puedes adaptar su complejidad al nivel de los alumnos, así como crear tus propias reglas para que el juego sea aún más divertido.

MEMORY

Un clásico que se puede adaptar a distintas edades y conceptos. Es un juego ideal para aprender vocabulario. En este caso sí necesitaremos un poco más de planificación. Debemos hacer dos tipos de fichas; unas con la palabra y otra con el dibujo o imagen que representa la palabra. (En Internet puedes encontrar miles de dibujos).

Vamos a poner todas las fichas boca abajo, e ir levantándolas de dos en dos hasta encontrar las parejas (palabra-imagen). Con este juego no solo reforzarán su vocabulario sino que además ejercitarán la memoria.

COMPLETA LA CANCIÓN 

Dedicar un rato a cantar y bailar va a ser una fantástica actividad que encantará a tus alumnos. Una buena forma de romper la rutina y la monotonía. Puedes adaptar la dinámica y las canciones en función de la edad de tus estudiantes.
Para los más pequeños escoger canciones sencillas que traten los colores, las partes del cuerpo, etc., y enseñárselas junto con algún tipo de movimiento. Para los mayores puedes elegir canciones de moda, escribir la canción dejando espacios en blanco y dejar que ellos mismos la completen mientras le escuchan.

Estos son solo algunos ejemplos, pero ¡las posibilidades son infinitas! Pon en marcha tu imaginación y seguro que se te ocurrirán miles de juegos para hacer en clase.

Deja que tus alumnos disfruten de su propio aprendizaje, no dejemos que les corten las alas con clases monótonas y aburridas. ¡Demuéstrale al mundo que aprender puede ser divertido!

A veces nos parece más difícil de lo que es en realidad, ¿qué fácil las profes de infantil, no? ¡Que va! En primaria e incluso en secundaria la gamificación también es posible, pero a veces es más fácil, más cómodo seguir el libro, hay que reconocerlo.

 

Vía: http://concodos.com/gamificacion-en-el-aula-de-ingles/

Anuncios

El día a día de los profesores explicado de forma magistral con cuadros clásicos

Recopilación de #CuadrosDocentes

Tratar a diario con auténticas fieras, enfrentarse a sus padres, encarar una reforma educativa cada dos por tres… Cada oficio tiene sus gajes y el de profesor no es una excepción. Educar a las mujeres y los hombres del futuro de este país puede ser un reto apasionante, pero también una odisea. Ahora una curiosa iniciativa en Twitter ha resumido de forma magistral el día a día de los profesores con cuadros de pintores clásicos.

Obras de Munch, el Bosco, Velázquez, Goya, Picasso o Magritte han servido a varios profesores para explicar irónicamente en Twitter a qué se enfrentan cada vez que suena la campana:

Patoseta@ellegocci

La noche de antes de la evaluación corrigiendo la última redacción.

Dilo en voz alta@envozalta_libro

-Salgo 1 minuto a por unas fotocopias, no os mováis, ¿vale?

Isabel Luque@IsabelDalarna

La clase de 1 de la ESO un viernes a sexta hora Pablo Picasso.

Lola Morales@lolamenting

Cundo llega a dar lecciones el experto en educación que no ha pisado un aula en su vida.

Dilo en voz alta@envozalta_libro

-Este trabajo lo haremos en parejas.
-¿Pueden ser de 3?

Edna@srtacarapaper

Cuando en la junta de evaluación, el de educación física pone sobresaliente al alumno que tiene todo suspenso

Ana G@anagenoves

Cuando has intentado leer cuatro veces el mismo examen, y no entiendes la letra.

Pitágorras@pitagorras


¿Qué tal son los de tercero de la ESO?
-Bah, un poco revoltosos.

Maestro Jota@elmaestrojota

“Administración devorando a docente con papeleo inútil” de Francisco de Goya.

MaestritaM@MaestritaM

” Maestro programando por competencias”
Óleo sobre lienzo.

Malapata@Malapata_

Cuando estás de guardia en la sala de profesores y te avisan de que hay que subir a “ese” segundo.

Lola Morales@lolamenting

-Pues no entendemos que haya sacado un dos en el examen, en casa se lo sabía perfecto. Per-fec-to.

Beatriz Jiménez@bjmahillo

No, no, la ratio es la adecuada y en el aula cabemos perfectamente. Mi tutoría es solo de 31 alumnos.

Maestro en Infantil@EnInfantil

“Ha llegado el nuevo de Educación Física”, de Murillo.

Ana Hernández@Ana_Her_Her

cuando terminas de corregir y te han aprobado 5 de 31 y te replanteas toda tu existencia…

Señorita Rotesmeyer@larotesmeyer

Maestra de primaria a punto de bajar a sustituir a infantil, consolada por el claustro.

Maestro Jota@elmaestrojota

“Que no me toque el tema 6 en las oposiciones, que es el único que no me he estudiao” de Bartolomé Esteban Murillo.

Iris Carabal@IrisMaestraPT

Ventilando el aula cuando llegan tus alumnos de la clase de educación física.

Dilo en voz alta@envozalta_libro

-He dicho mil veces que si no ponéis el nombre, ¡no lo corrijo!

Dilo en voz alta@envozalta_libro

-¿Y en educación habéis notado mucho los recortes?

geohistoria23@geohistoria23

Cuando el único alumno que se entera de tus clases falta

Vía: http://www.publico.es/tremending/2018/03/20/el-dia-a-dia-de-los-profesores-explicado-de-forma-magistral-con-cuadros-clasicos/

«Juniembre»: 10 días para recuperar lo que se hacía en tres meses

La aplicación del nuevo calendario escolar, que suprime los exámenes de septiembre, obliga al 70% de los alumnos aprobados a seguir yendo a claseEducación cree que el nuevo calendario «refuerza la atención del alumno entre la evaluación final ordinaria y la extraordinaria. Además hay un seguimiento directo del profesorado del centro»

  • Educación cree que el nuevo calendario «refuerza la atención del alumno entre la evaluación final ordinaria y la extraordinaria. Además hay un seguimiento directo del profesorado del centro» / B.Bellas
    El nuevo calendario escolar de la Comunidad que, por primera vez, pasa a junio las recuperaciones de septiembre en la ESO, Bachillerato y FP, y que los estudiantes han bautizado como «juniembre», genera una nueva e incierta situación para los centros escolares. El próximo viernes se entregan las notas y se da por finiquitado el curso, solo a nivel académico, para los alumnos que han superado todas las asignaturas. Para los que arrastran suspensos es el momento de concentrar esfuerzos para recuperar hasta el martes 26 de junio, como fecha límite y en poco más de diez días, lo que antes se hacía septiembre con tres meses por medio.

Las dos situaciones, las de los alumnos aprobados y la de los suspensos, han generado preocupación para sindicatos y organizaciones de padres. Así, los que han superado con éxito el curso, tendrán sus calificaciones este viernes 8, pero están obligados a acudir a clase hasta el 22 de junio, que es la fecha oficial de finalización. La Consejería de Educación ha exigido a los centros que preparen actividades de ampliación para estos alumnos, que pueden ser desde «actividades deportivas, culturales, cooperativas, en el entorno natural, talleres participativos (lectura, escritura, cine fórum), intercambios con otros centros, o se pueden enriquecer los contenidos de las materias», expone la Consejería en la guía que remitió a los centros sobre el nuevo calendario escolar. ¿Es obligatorio ir a clase? «sí lo es», dice Educación. Entre otras cosas porque la normativa básica establece que el calendario escolar tiene 175 días lectivos para enseñanzas obligatorias. Ahora bien, el problema que se plantea es que son muchos los alumnos que, con las notas en la mano, se resisten a acudir al centro a partir del viernes para hacer otras actividades que ya en nada van a afectar a su nota. De ahí la preocupación de asociaciones de padres, como la CEAPA, y del profesorado, que no sabe aún como manejará el nuevo escenario. «A partir del 8 de junio va a hacer mucho absentismo escolar porque los profesores van a estar más volcados en reforzar los conocimientos de los alumnos que han suspendido que en preparar actividades para los que ya han superado el curso. La Consejería no ha dado suficientes recursos para actividades y el perjudicado va a ser el alumno aprobado. Si no hay actividades atractivas va a haber absentismo. Y ¿qué hacemos con los niños? Los de Bachillerato pueden que se queden en casa, pero los de 1º de la ESO, con 12 años, aún son pequeños. Habrá situaciones en que esos “niños llave” se queden en casa y los padres estarán en el trabajo preocupados», explica Camilo Jené, portavoz de la asociación de padres CEAPA y presidente de la FAPA Francisco Giner de los Ríos.

Ese mismo temor también pasa por la mente de los profesores que ven complicado hacer actividades de apoyo, refuerzo y tutorización con los alumnos que han suspendido para que en poco más de 10 días recuperen materias y a la par preparar un programa alternativo para los que tienen todo aprobado y sea suficientemente motivador como para que aguanten seis horas diarias de clase hasta el día 22 de junio. «En esta situación se vería al menos el 70 por ciento de los alumnos, que son los que acaban el curso con todas las materias superadas. Nosotros contamos con que vengan a clase los de 1º y 2º de la ESO, pero los de 3º y Bachillerato, lo dudo. Puede que asistan los primeros días pero después… Encima son los alumnos “buenos” y su ausencia no tiene ninguna repercusión. Nosotros hemos preparado muchas actividades pero veremos el grado de absentismo», explica Cristina Guardia, directora del IES Isaac Newton. «En el espíritu de los profesores está volcarse al máximo pero, si hay que elegir, nos vamos a volcar en intentar prestar apoyo a los que han suspendido».

Isabel Galvín, de FE-CC OO, cree que «estamos teniendo un final de curso estresante y caótico. El cambio debería de haberse hecho con más sosiego, la medida es difícil de aplicar, por eso hay malestar en los centros».

Otro escenario diferente es el que tienen los alumnos con suspensos, condiez días por delante para enfrentarse a la recuperación. El modelo tiene sus detractores y defensores. Entre los que no confían en la eficacia del cambio se encuentra el ex presidente del Consejo Escolar del Estado y director de la Cátedra de Políticas Educativas de la Universidad Camilo José Cela. «A mí no me gusta, pues en quince días es francamente improbable que se produzca una recuperación real de conocimientos y de competencias. Con lo cual, el riesgo de una “ficción educativa” es elevado. Eso no significa que los alumnos no dispongan de oportunidades suficientes para demostrar lo que han aprendido, pero con la eliminación de las pruebas de septiembre se prescinde de ese principio tan formativo de que nuestras conductas tienen consecuencias. Los chicos que suspendan en la segunda convocatoria de junio, pasarán unas vacaciones estupendas y los padres no dispondrán de ninguna palanca coercitiva que estimule su sentido de la responsabilidad. La tan denostada repetición de curso se verá muy probablemente favorecida».

De una opinión similar es María Dolores Villalba, ex directora del colegio de Vallecas Doctor Tolosa Latour. «Me parece una barbaridad el nuevo calendario. El verano no es mucho tiempo, pero hace milagros y estar dedicando un tiempo al estudio hace que asiente lo aprendido en el curso, se fortalezcan los conocimientos y se tengan más posibilidades de aprobar».

Cristina Guardia, directora del IES Isaac Newton, cree, sin embargo, que es el momento de cambiar de mentalidad. «Muchos alumnos no trabajaban lo suficiente durante el curso porque habían aprendido que podían suspender cuatro asignaturas y recuperarlas en septiembre si iban a una academia. De esta manera, si no existe septiembre, el planteamiento necesariamente va a tener que ser distinto. Por otra parte, septiembre se había convertido en un castigo para las familias que tenían hijos con suspensos, que no podían disfrutar en paz de las vacaciones y tenían que estar pendientes de la academia. Los que necesitan un empujón pueden salir adelante en diez días, pero está claro que los que llevan suspendiendo seis materias no. Por último, en septiembre tampoco aprueban tantos alumnos». El mismo argumento que mantiene la Consejería de Educación. El último curso, el 49% de los alumnos de ESO y el 58% de los de Bachillerato no aprobaron ninguna asignatura en las pruebas de septiembre». Educación también cree que el nuevo calendario facilitará la recuperación de materias porque «refuerza la atención del alumno» al haber un seguimiento directo de los profesores. De momento, el modelo de evaluaciones «se mantiene» para el próximo curso, según informó el presidente del sindicato ANPE Madrid, Andrés Cebrián, después de que así lo aprobara el Consejo Escolar sin haber analizado lo que suceda este año. «La organización es difícil, pero habrá que esperar a ver qué ocurre». El «juniembre», no obstante, gana terreno. Se aplica ya en otras seis autonomías.

El nuevo curso comienza el 10 de septiembre

El próximo curso académico empezará antes. Casi seguramente será el próximo 10 de septiembre para todas las etapas educativas, según la propuesta del calendario escolar para el próximo curso aprobado por el Consejo Escolar de la Comunidad. El adelanto de las pruebas de septiembre a junio es la causa de que las clases arranquen unos días antes de lo que ocurría años anteriores.

 

Vía: https://www.larazon.es/local/madrid/juniembre–10-dias-para-recuperar-lo-que-se-hacia-en-tres-meses-GL18579395

El profesor que plantaba números y enseñaba matemáticas con pimientos

Video thumbnail
Plantando Números. Cómo aprender matemáticas con un huerto. 

Un proyecto para aprender matemáticas en un huerto con alumnos complicados logra mejorar un 30% los resultados académicos y acabar con la conflictividad y el absentismo

“A este tipo de chicos lo único que les devolvemos son números: ‘Toma un cuatro y medio’, pero no la confianza en sí mismos”

 

Imaginen a un profesor de Matemáticas que empieza a dar clases en un instituto de pueblo a una quincena de chavales a los que nadie quiere y en los que nadie confía; que en ese furgón de cola viajan chicos con problemas de conducta, alguno con trastorno disruptivo, alguna con enfermedad nerviosa, jóvenes que arrastran varios cursos repetidos, se fuman todas las clases, hace tiempo que tiraron la toalla y, por cierto, jamás aprobaron las matemáticas.

Imaginen que ese profesor decide probar con un método pedagógico nuevo, a modo de desfibrilador, porque o interviene ya mismo o el paciente se le queda tieso.

Plantan berenjenas, pimientos, calabacines y pepinos. Van tomando datos del crecimiento de las plantas, del grosor, de la temperatura, del agua utilizada… De tal modo que a medida que engorda la cosecha van aprendiendo geometría, estadística y las funciones.

Los chicos de la ESO que nadie quería logran aumentar las notas un 30% y todos mejoran su autoestima, el 80% sigue estudiando hoy y varios han empezado a trabajar.

«En aquella clase era como si estuviésemos en un pozo y él te echara una cuerda», cuenta María Ángeles Romero, ex-alumna, 19 años y auxiliar de enfermería. «La cuerda se rompía y él te la volvía a echar. Se volvía a romper y él volvía a hacer lo mismo. Lloviera o nevara, él estaba allí para echarte la cuerda… Al final sabías que, aunque te desollaras la manos, él te iba a sacar».

El profesor sólo es natural de Murcia. El pueblo se llama Las Torres de Cotillas. El instituto es el Salvador Sandoval. Pedro Peinado, dice: «Cuando abres una puerta, se te abren mil caminos… Innovar no sólo es integrar metodología; también es integrar personas».

Logaritmos y terremotos

La experiencia educativa no sólo ha servido para forjar ligazones inesperadas, sino que también ha despertado el interés del mundo académico más allá de Murcia.

El proyecto Plantando Números -así fue bautizado- acaba de recibir uno de los Premios Francisco Giner de los Ríos a la Mejora de la Calidad Educativa, concedidos por el Ministerio de Educación y la Fundación BBVA. Con la lupa puesta en este profe que antes fue alumno frustrado, estudió dos cursos de Exactas, se pasó a Económicas, fue padre de un hijo, aprobó las oposiciones a docente en 2010, llegó al instituto con su huerto y las matemáticas, explica los logaritmos a través de los terremotos y hoy prepara una tesis doctoral sobre chicos con dificultades de aprendizaje.

«De niño era un alumno frustrado, me ponía nervioso que la clase sólo consistiera en hablar y hablar, yo necesitaba acción. Por eso abogo por el método de clase invertida, que consiste en que tú les grabas la clase, ellos la ven en casa y el aula sólo se utiliza para resolver dudas y hacer ejercicios juntos», señala. «Plantando Números nace en 2014 como una alternativa a la pizarra para unos alumnos a los que la pizarra no les daba soluciones. Se trata de utilizar el huerto como fuente de datos y escenario de aprendizaje de las matemáticas. Un par de días recogíamos datos de las plantas y el resto lo pasábamos frente al ordenador analizando las cifras».

Los chicos que hacían novillos en todas las clases empezaron a no perderse las matemáticas de Pedro.

Los chicos que se aburrían como ostras con la asignatura dejaron de bostezar.

Los chicos abocados a ser arrancados como matas se ponían a sembrar.

Los chicos que «empezaron el curso con miedo», de repente lo perdían.

«Venían del absentismo escolar. Había que arriesgar con ellos. Yo les animaba a equivocarse. Salir a exponer y confundirse sin miedo. Cuando empezaron a equivocarse, empezaron a aprender… Yo les hablaba de la indefensión aprendida: cuando a alguien le dices que no puede, al final no puede. Pero cuando le dices que puede, que él sí que puede, acaba pudiendo».

Se comían lo que plantaban. Tomaban el sol. Probaban y calculaban. Y el túnel de lavado del proyecto les cambió. «Recuerdo a una chica que no sabía hacer nada al principio de curso. Con una enfermedad jodida. No se quería nada. No quería hablar en público. Nada. Terminó con nueves y dieces. Yo soy muy cursi, eh, pero me acuerdo de haber llorado el día de la presentación de su trabajo… Con qué dignidad lo defendía».

La geometría del agua

La clase debía ser más horizontal que vertical, había que hacer cosas juntos, mancharse y mojarse. Por ejemplo, para aprender las funciones medían longitudinalmente las plantas. Para aprender geometría, trabajaban con los perímetros del terreno y los volúmenes, el agua y la tierra. Para desbrozar la estadística, valían los datos de la temperatura.

A sus 15 años, Alejandro Arnaldos era el típico gallo de corral. Inmaduro, chuleta, contestón, hasta que llegaron a aquella clase y el profesor les dijo: «Nos vamos fuera».

«En otras asignaturas era entrar y copiar, estudiar y examinarte; entrar y copiar, estudiar y examinarte… Así siempre», cuenta Alejandro. «Perdí el entusiasmo por aprender. Como yo, llegamos todos muy perdidos… Pero poco a poco vimos que aquello era distinto. Te levantaba la moral. Fue un espectáculo. Hay profesores que te cambian la vida, lo creo desde que entré en su clase… Ahora acabo de terminar un grado medio de Soldadura y Calderería. Mi madre me lo dice siempre: ‘Gracias a ese profesor, estás donde estás ahora mismo’. Y es verdad, ¿dónde iba a estar yo si no…?».

Sonia Casanova nunca lo tuvo fácil y vive con sus abuelos desde pequeña. Todo le daba lo mismo. La clásica malota del insti. Las primeras semanas fueron tan enconadas que tuvo que acabar pidiéndole perdón a Pedro varias veces.

«Para empezar, creía en nosotros más que nosotros mismos. A mí me llamó mucho la atención que estuviera encima mío…», señala Sonia. «De su clase de Matemáticas en el huerto salías queriéndote más, pensando que no eras lo peor… Si no es por él, yo no hubiese seguido estudiando. ¡Por fin entendí las ecuaciones! ¡Y hasta se las explicaba a los demás!».

Ahora acaba de terminar sus estudios relacionados con la enfermería, trabaja de dependienta en una tienda de ropa, va a la biblioteca con sus libros y quiere hacer un grado superior de prótesis dental en septiembre.

Y luego están los que se han puesto a estudiar un ciclo formativo de Formación Profesional de técnico agrícola o de Administración y Finanzas; o los que hacen un ciclo superior de Educación Física o de Auxiliar clínica; o los que han empezado a trabajar o están a punto de hacerlo.

Si las cosas fuesen como dice la lógica, aquí debería ir un Continuará. Pero va un The End.

Esta película acabó bien y acabó mal. Bien porque los chicos de aquellos tres cursos inolvidables siguen quedando con su profesor, intercambian mensajes, están pendientes los unos de los otros, se emocionan cuando se ven, se dan las gracias mutuamente. Y mal porque el pasado mes de diciembre, el proyecto, tal y como fue concebido, cerró.

Han sido tres cursos, en torno a 60 alumnos, muchas risas y muchas broncas, muchas equivocaciones pero más aciertos. Una película que dan ganas de rebobinar.

Cuando Adela Martínez-Cachá, consejera de Educación del Gobierno de Murcia, se enteró de la historia del profesor premiado a nivel nacional, quiso conocerle. Quedaron. Ella le dio la enhorabuena. Se pusieron a hablar. Pedro Peinado no sólo le habló de Plantando Números. Sino que también lo hizo de cómo cambiaría la educación, de la «indefensión aprendida», del método de la «clase invertida», de que aquel huerto fue más que un huerto.

«Tú te tienes que venir conmigo», le dijo la consejera. Desde enero es su asesor técnico docente.

Entramos en el dichoso huerto. Hay unas habas con una pinta estupenda. Algunos semilleros. Brotes verdes. Sacos de mantillo. Viejas etiquetas con nombres de alumnos. Ni rastro de las matemáticas ni del desfibrilador.

Hablando de notas, de evaluaciones y de finales, contesta Pedro.

«A este tipo de chicos y chicas lo único que les devolvemos son números: ‘Toma un dos’, ‘Toma un cuatro y medio’… Pero no la confianza en sí mismos».

 

Vía y video en: http://www.elmundo.es/papel/historias/2018/04/07/5ac4f8adca4741333a8b4601.html

Cuándo y cómo contarlo: Eres adoptado

Información muy interesante de ANA VEIGA:
Tener niños es el sueño de muchas personas. Aunque para algunas de ellas, la naturaleza no se lo permite. Son estas las primeras personas dispuesta a adoptar, seguidas por las familias que simplemente optan por esta posibilidad, sin que ello implique una incapacidad de concebir.  Todas ellas han sumado 567 adopciones internacionales durante 2016, según las últimas cifras del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, en el año 2016. Esos más de quinientos niños venidos a España son una de las cifras más bajas en los últimos años: suponen menos de la mitad de los adoptados en 2012 y la cuarta parte de los llegados en 2004.
Sí, la cifra ha descendido. Pero las nuevas adopciones se siguen produciendo. Y mientras, muchos de los padres adoptivos del boom del 2004 ahora empiezan a mirar con recelo hacia la temida preadolescencia de sus hijos.

 

Eres adoptado: cuándo y cómo contarlo
Puede que algunos se arrepientan de no haberle contado a sus hijos que son adoptados. Otros, en cambio, quizá crean que no lo han hecho de la mejor forma. Los terceros, los novatos, aún miran a su bebé pensando cuándo y cómo le contarán de dónde viene. Para todos ellos es este artículo.
“La vida de los chavales no empieza el día que los conocemos ni cuando aterrizamos en Barajas. El tiempo que ha vivido antes también forma parte de su vida, aunque en algunos casos sea un trozo más largo que en otros”, explica Lila Parrondo, psicóloga y directora de Adoptantis desde hace 17 años, un gabinete de psicólogos en el que ayudan a las familias “desde que piensan en adoptar hasta que los niños ya están aquí; e incluso después, con las familias adoptantes”. Quieren acompañar a los padres para que puedan, a su vez, acompañar de la mejor manera a sus hijos.  En su consulta, Lila todavía ve a muchas familias que deciden no contar a sus hijos que son adoptado; o que, más bien, no se sienten capaces de hacerlo, porque les resulta doloroso o porque temen hacer daño a sus hijos adoptivos. A estos padres, les lanza un mensaje: “Necesitamos que entiendan que hablar de esto es importante para la identidad de sus hijos. Y que no queremos que hablen de estas cosas porque sí, porque somos malos y queremos que hagan daño a sus hijos… sino porque, si le cuentan su historia de forma gradual, no le dolerá de mayor y la irá normalizando”.
Entonces, ¿cuándo debemos empezar a hablar de esto? La psicóloga insiste en que cuanto antes, mejor.
Cómo contarlo
Por supuesto, hay que adaptar siempre el mensaje a la edad del pequeño. Pero lo que nunca se debe hacer es mentirle. “Un día, descubrirá que no era verdad y es durísimo ver que tus padres adoptivos te han engañado 10, 15 o 20 años de tu vida. Esto genera una ruptura de vínculos y una desconfianza. ¿Hay situaciones que les han tocado vivir que no son agradables de contar? Sí, pero son las que les han tocado. Si uno busca las palabras y piensa cómo contarlo, incluso de estas situaciones se puede hablar, aunque sea difícil”, anima mientras recuerda que se ofrecen actividades para preparar este momento.
Eso sí, cuando hablamos de hablar al niño de su adopción “no se trata solo de decirle te fui a buscar a un orfanato de China, eso no basta para que el niño entienda su historia”, explica la psicóloga. Para redondear la historia de su vida, propone contarla entera, es decir, con la parte del niño pero también con la nuestra como padres que decidieron adoptar: “Si el proceso de adopción ha sido largo, si ha habido tratamientos… podemos contarle desde la primera charla informativa hasta que se produce la adopción. Qué mejor que compartir con el niño lo que cada uno hemos pasado por separado para finalmente poder estar juntos, recopilar la historia de las personas que forman parte de la familia”.
Otro de los puntos a tener en cuenta es lo que no decimos. Además de todo lo que verbalizamos, el lenguaje corporal podrá poner el acento en unas u otras emociones; esos pequeños gestos que casi inconscientemente acompañan a nuestro discurso serán la salsa que ayude o complique la charla.
Es importante ser conscientes de esa reacción cuando les hablemos del tema porque estos matices pueden ser . “Si alguna vez hacen algún amago de pregunta sobre su adopción y ven que la reacción de sus papás es un mal gesto, una lágrima que asoma, una angustia… los niños lo notan. Y si hay algo que los niños no quieren es ver sufrir a sus papás. Así que podrían dejar de preguntar pero no porque no quieran saber sino simplemente han visto que se genera un clima emocional complejo y prefieren buscar información por otros lados”
El proceso de la búsqueda activa de sus orígenes es una necesidad que surgen en el grueso de los adoptados. De qué forma lo lleve a cabo va a depender mucho de cómo la familia adoptiva ha hablado con su hijo durante su infancia. “Si desde el principio el niño sabe que es adoptado y esto ha formado parte de la vida familiar, preguntarán lo que necesiten saber con naturalidad”. Sino, es cuando se manifestarán más problemas.
Parte de ellos pueden venir de la falta de acompañamiento de los padres en esa búsqueda de raíces. No es un proceso fácil a nivel emocional, pero sí a nivel técnico debido a la irrupción de las redes sociales. “Hoy en día, pueden buscar a la familia de origen más fácilmente. Por eso, es mejor estar presentes y acompañarlos”, aconseja.
El problema es que la búsqueda de orígenes “levanta muchos fantasmas en todo el mundo, tanto en los adoptados y en los padres adoptivos”, comenta Lila. Por eso, tratan de ayudar a las familias a entender esa necesidad de información de sus hijos como una necesidad de construir su propia identidad, no como una falta de amor hacia ellos. “A muchos padres adoptivos les pesa la frase ‘la sangre tira’ como si solo eso fuera valer, como si todo el cariño, esfuerzo y apoyo que les podamos dar. Trabajamos con las familias para que estos fantasmas se difuminen”.
En primera persona
Hace 14 años que Lara Toro –periodista y autora de Estimada ch’askañawi: diari d’una adopción– fue a Bolivia. No era la primera vez que iba; había estado sola haciendo voluntariado y tiempo después con su ya marido. Pero un día, decidieron ir para algo diferente: querían aumentar su familia.
En aquel entonces, tenían ya dos hijos gemelos biológicos de un año. “Pensamos que el proceso tardaría –normalmente dura cuatro o cinco años– y decidimos iniciarlo con tiempo. Pero finalmente nuestro caso fue excepcionalmente rápido y, un año más tarde, ya teníamos a Mariona”.
Apostaron por Bolivia como país de origen por esa relación previa que ya habían generado con el país. “Cuando adoptamos niños de otros países, es muy importante que se respete esa identidad de origen y que se respire en casa cierto ego por este país. En nuestro caso, ya muy estábamos muy vinculados a Bolivia; pero aunque no sea así, si tienes un hijo de este país, es importante que se plasme en el día a día”, opina.  Aunque matiza que “sin imponer nada al niño”. “Debemos tener cuidado y respetar mucho cómo cada niño interpreta su historia; algunos quieren tener más relación con su país de origen, otros en cambio no quieren saber nada. Sea como sea, debemos ponernos a su disposición para que nos pregunten si quieren”.
Esta idea, “estar sin presionar ni perseguir”, planea en toda la Educación de sus hijos, desde el inicio de su vida juntos hasta el día de hoy. Y es el mantra que ha seguido para explicar a su hija su historia. También ha apostado por hablar abiertamente de la adopción desde el primer día, para evitar construir un tabú familiar que les impidiese comunicarse libremente y con honestidad con sus hijos.
“No hay un día en que sientas a tu hijo y le dices eres adoptado, es un proceso. Vas construyendo una historia que el niño va asimilando en función de su madurez. Desde el primer día, mi hija sabe que es de Bolivia pero ha tardado años en entender lo que esto significa.

Vía: http://padresycolegios.com/eres-adoptado-cuando-y-como-contarlo/

Coles abiertos 15 días más para que los padres «concilien»

Ciudadanos registra una proposición para que los centros escolares se mantengan abiertos hasta el 1 de julio y se reabran el 1 de septiembre para realizar talleres gratuitos. Las asociaciones de padres apuestan también por una mayor concienciación de las empresasLa iniciativa naranja plantea la puesta en marcha de campamentos urbanos o actividades tanto en Primaria como en Secundaria. Foto: Connie G. SantosLa iniciativa naranja plantea la puesta en marcha de campamentos urbanos o actividades tanto en Primaria como en Secundaria. Foto: Connie G. Santos

 

No es difícil saber cuál es la principal queja de los padres cuando se acerca julio y las «temidas» vacaciones escolares. No es sólo organizar los meses de julio y agosto, sino que siempre hay quince días entre junio y septiembre entre que finalizan y se inician las clases que pueden ser un verdadero quebradero de cabeza para los padres. Así, este año, por ejemplo, el 22 de este mes los niños se despiden de las aulas hasta el 7 u 8 de septiembre que regresan.

Por todo ello, Ciudadanos ha recogido esta reclamación por parte de los padres para convertirla en Proposición No de Ley (PNL) y se debatirá en la Asamblea este jueves. «Somos un partido que lo que buscamos es ser útiles. Por las experiencias personales propias, de muchos diputados y de diversas asociaciones de padres sabemos que existe un verdadero problema de conciliación durante esas semanas en las que los progenitores que no tienen jornada reducida no saben qué hacer con los niños», afirma a LA RAZÓN Ignacio Aguado, portavoz de Ciudadanos en la Asamblea.

Según recoge el documento, al que ha accedido este diario, «la Comunidad se enfrenta, al igual que el resto de España, a un serio problema demográfico que encuentra en la caída de la natalidad el principal origen de un envejecimiento de la población que amenaza con acabar con la sostenibilidad del futuro», recoge la exposición de motivos. Lo cierto es que, según los últimos datos demográficos del Instituto Nacional de Estadística (INE), Madrid registró una tasa de natalidad muy baja, es más, es la peor de la última década. En 2016 nacieron en la Comunidad 9,7 niños por cada mil habitantes, sólo diez años antes la cifra rozaba los 12. Ciudadanos apunta a que uno de los motivos de este desplome es «la ausencia de políticas que faciliten la conciliación familiar, junto a la crisis económica, se presentan como los principales lastres que impiden a la sociedad revertir dicha tendencia».

A todo esto se suma que, según el barómetro del CIS de junio de este año, el 52 por ciento de los españoles considera el trabajo como el primero de los factores vitales para alcanzar la felicidad. Eso sí, el porcentaje supera el 76% si se cuestiona sobre la importancia de tener hijos. Es por todo esto, que

la conciliación se presenta como una de las principales batallas de los padres y a la que se han sumado algunos partidos políticos. «Creemos que no puede haber mucha objeción por parte del resto de partidos, ya que es una demanda ciudadana», añade Aguado.

La propuesta lo que busca no es ampliar el número de horas de clase que reciben los niños, sino que los centros permanezcan abiertos hasta el 1 de julio y que en septiembre se reabran antes de que se inicien las clases. «Durante ese tiempo se pondrían en marcha de campamentos, talleres o actividades en los centros educativos de la Comunidad, con un horario similar al horario lectivo habitual, favoreciendo así la conciliación de la vida laboral y familiar», reza la propuesta.

E insisten en que sea la Comunidad la que «destine los recursos necesarios para su puesta en funcionamiento con la mayor brevedad posible». Por lo que, «no hemos calculado cuál sería el coste total porque dependerá del enfoque final que se le dé a la medida, de qué medios son necesarios implantar», añade Aguado. Se le ocurren varias opciones para sufragar esta apuesta, como «ampliar la remuneración de las personas que trabajen esas horas extra o tirar de la bolsa de profesores interinos». Lo que, por el momento, descartan es que esos días de más se conviertan en una extensión del calendario laboral. «Ampliar de las horas lectivas requiere de un consenso que, por ahora, es difícil de conseguir», afirma.

La idea de la formación naranja es que la medida se amplíe tanto a los alumnos de Primaria como a los que cursan Secundaria, «aunque todo es hablarlo», enfatiza el portavoz.

Aunque, como dice Aguado, «creemos que es una medida que soluciona la papeleta a los padres», las asociaciones de padres no perciben con tan buenos ojos la propuesta.

«No nos parece más que un parche para no solucionar un problema real. Lo que debemos analizar es el calendario escolar en su conjunto y ampliar el horario lectivo si es necesario», afirma Camilo Jene, vocal en Madrid de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (Ceapa).

Desde la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (Concapa) comparten, en parte, la opinión de Ceapa: «Nos parece una medida muy bonita, pero, ¿qué dotación presupuestaria tiene?, ¿de dónde van a sacar el dinero para poder ampliar esos quince días?», pregunta Pedro Caballero, presidente de la asociación. La propuesta de Ciudadanos les recuerda a la «que se implantó en Cantabria de la jornada continua y que no creemos que haya ayudado mucho a la conciliación», añade. Y apunta al problema que, según él, está detrás de la conciliación: «No es que tengamos que convertir los colegios en guarderías, sino que son las empresas las que deben comprometerse, las que deben implantar medidas que favorezcan pasar tiempo con los hijos. Debería crearse una mesa de negociación con los empresarios y que sea impepinable que se comprometan. Tal vez, ofreciéndoles algún tipo de desgravación en los gastos de la seguridad social», sugiere. Y Caballero insiste: «Diez días más con los colegios abiertos no es la panacea».

No obstante, con esta iniciativa, Ciudadanos busca cumplir el punto número 133 de su programa electoral y unirse a otras propuestas de apoyo a la familia como el ahorro de 1.000 euros de gasto de guardería a padre con hijos de 0 a 3 años.

 

Vía: https://www.larazon.es/local/madrid/coles-abiertos-15-dias-mas-para-que-los-padres-concilien-PL18644380

Imprimen la primera córnea en 3D para combatir la ceguera mundial

Imprimen la primera córnea en 3D para combatir la ceguera mundial

 

Vía: https://www.telecinco.es/informativos/ciencia/imprimen-primera-cornea-3D-combatir-ceguera-mundial_0_2571450141.html

#YoAtiendolasAaCc

Maratón de Artículos sobre experiencias Docentes que Atienden el Talento, en el Aula #Inclusion ¡ Participa !

Ratitos de creatividad

Ratitos en que una idea se adueña de buena parte de mis neuronas hasta conseguir materializarla: material educativo infantil, cocina divertida, manualidades, relatos y mi rinconcito del TEL, que es el telón de fondo de este blog y el responsable de muchos de estos ratitos, desde que hace unos años mi vida entrara en modo TEL ON

experienciasenpt.wordpress.com/

Experiencias en el aula de pedagogía terapéutica infantil y primaria ("Colegio Madre del Divino Pastor" Andújar)

Aa.Cc., LA REBELIÓN DEL TALENTO

Proyecto para desmitificar las Altas Capacidades y transformar las aulas en centros para el Desarrollo del Talento.

Aula de Apoyo a la Integración y TICs

Espacio dedicado a los y las profesionales de la educación

Habilidades Digitales

Panorama general del proyecto HDT

RECURSOSEP

Recursos de Educación Primaria para el profesor y el alumnado.

Escuela con cerebro

Un espacio de documentación y debate sobre Neurodidáctica

Español para inmigrantes y refugiados

Blog de recursos para la enseñanza de español a inmigrantes y refugiados

Aula PT

Blog de Recursos Educativos

9 l e t r a s

Blog de recursos educativos para el aprendizaje de la lengua

El Rincón De Aprender

Apoyos didácticos y recursos para maestros