La conciencia fonológica y el aprendizaje de la lectura

Desde  Mundoprimaria.com nos traen este gran artículo sobre la conciencia fonológica, que se define técnicamente como una habilidad metalingüística que consiste en la capacidad para reflexionar y manipular los aspectos estructurales del lenguaje hablado.

Se centra en preguntas clave: ¿En qué consiste realmente esta habilidad? ¿Qué importancia tiene en el aprendizaje de la lectura? ¿Es un predictor de la dislexia? ¿En qué cursos se debe estimular? ¿Es lo mismo conciencia fonológica que fonética?

La conciencia fonológica como habilidad metalingüística

La conciencia fonológica se define como una habilidad metalingüística. Eso quiere decir que es una habilidad que se centra en la reflexión sobre el propio lenguaje.

No se trata de una habilidad lingüística en el sentido de que no es un requisito necesario para poder comunicarse. Un niño puede hablar y comunicarse sin tener conciencia fonológica.

 

El lenguaje oral se puede dividir en otros elementos

Aparentemente el discurso oral, aparece como algo continuo, como una cadena de sonidos. Sin embargo, los sonidos del habla, se pueden dividir inicialmente en una primera unidad: la palabra.

A su vez, las palabras se pueden dividir en otras unidades menores: la sílaba.

Y finalmente, las sílabas (y las palabras) se pueden dividir en otras unidades más pequeñas aún: los fonemas, que son los diferentes sonidos que conforman el habla.

Por tanto, los aspectos estructurales del lenguaje hablado son la palabra, la sílaba y el fonema.

Capacidad de manipular los aspectos estructurales del habla

La conciencia fonológica es la capacidad de tomar conciencia de esos elementos estructurales del habla y a la vez, es la capacidad de poderlos manipular, es decir, discriminar, añadir, suprimir, contar, etc… podíamos decir que “jugar” con ellos.

La toma de conciencia y la manipulación son las habilidades que conforman la conciencia fonológica.

 

Tres niveles

La mayoría de los autores están de acuerdo en dividir la conciencia fonológica en tres niveles:

  • La conciencia léxica, sería el nivel de conciencia fonológica centrado en la palabra.
  • La conciencia silábica, centrada en la sílaba.
  • Y finalmente la conciencia fonética, centrada en los fonemas.

Aunque conciencia fonológica y fonética son parecidos, se refieren a aspectos diferentes. La conciencia fonética es el nivel centrado en los fonemas; mientras que la conciencia fonológica es la habilidad general centrada en la palabra, sílaba y fonema.

Conciencia fonológica y lectura

La relación entre la conciencia fonológica y la lectura ha sido objeto también de muchas investigaciones. Normalmente la relación se ha planteado de la siguiente manera:

  • ¿Es un requisito indispensable dominar la conciencia fonológica para aprender a leer?
  • ¿Es la conciencia fonológica la que desarrolla la lectura o es al contrario: la lectura la que desarrolla la conciencia fonológica?

Aunque hay teorías y resultados en ambas direcciones, la mayoría de las investigaciones apuntan a un enriquecimiento mutuo.

Es decir, que el desarrollo de la conciencia fonológica favorece y facilita el aprendizaje de la lectura y de la escritura. Y a su vez, el aprendizaje y dominio de la lectura y escritura, favorecen el desarrollo de la conciencia fonológica.

 

La conciencia fonológica y la dislexia

La mayoría de los autores y expertos están de acuerdo que el nivel de desarrollo temprano de la conciencia fonológica es un predictor de dificultades de lectura e incluso de dislexia.

Por tanto, que presentar dificultades significativas en las edades preescolares o primeros años de la enseñanza en tareas de conciencia fonológica, como puede ser dividir las palabras en sílabas o encontrar rimas, puede ser un signo de alarma de una futura dificultad lectora.

A la vez, también la mayoría de las investigaciones apuntan que el tratamiento de la dislexia o de dificultades significativas para aprender a leer, siempre debe incluir actividades de conciencia fonológica.

 

Implicaciones escolares de la conciencia fonológica

Desde el punto de vista escolar, es importante tener en cuenta las implicaciones que tiene este aspecto del aprendizaje.

Necesidad de estimularla

Por un lado, la necesidad de estimular la conciencia fonológica en todos los niños desde los 3 o 4 años, en adelante.

Para ello, se introducen actividades como segmentar palabras en sílabas, identificar palabras que comienzan por una sílaba, repetir palabras suprimiendo la sílaba inicial, etc.

Más adelante se incorpora la conciencia léxica, enseñando a dividir las palabras de una oración, siempre de forma oral. A contar las palabras, etc. Y más tarde, la conciencia fonética.

Dentro de los procesos de iniciación a la lectura y escritura y a su preparación, incorporar este tipo de actividades.

 

También en Primaria

Aunque las actividades de conciencia fonológica son habituales en Educación Infantil, no lo son tanto en Educación Primaria.

A lo largo de los tres primeros cursos de Primaria deberían continuar las actividades de este tipo, incidiendo más en la conciencia léxica y fonética.

Necesidad de evaluarla

Finalmente, cuando se detectan dificultades de lectura, especialmente problemas para aprender a leer, para dominar las reglas de conversión la evaluación de esas dificultades para su tratamiento, debe incluir una evaluación de la conciencia fonológica.

De la misma manera cuando se detectan problemas de escritura como inversión de sílabas, unión de palabras y similares.

La evaluación servirá para incorporar su estimulación en el plan de intervención..

Referencias: JIMÉNEZ, J. y ORTIZ, Mª del R. (2001) Conciencia fonológica y aprendizaje de la lectura. Teoría, evaluación e intervención. Madrid. Síntesis

Vía: https://www.mundoprimaria.com/pedagogia-primaria/la-conciencia-fonologica.html

Golden5, el proyecto basado en lo positivo que quiere revolucionar la educación

En el día de hoy conoceremos de manos de huffingtonpost.es  este nuevo proyecto:

“No es buenismo, sino satisfacer las necesidades psicológicas básicas del alumnado”, asegura la responsable del método.

GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO

María José Lera, doctora en Psicología y experta en temas de calidad educativa, se dio cuenta hace tiempo de un detalle. Observó que, cuando un niño de 12 meses da sus primeros pasos, sus padres le felicitan y le animan a que continúe intentándolo a pesar de que camina fatal. “Se le da un sentimiento de confianza que hace que quiera seguir caminando. Y a base de intentarlo, lo logra”, apunta. A continuación se hizo una pregunta: ¿Por qué esa actitud positiva no se repite para todo? ¿Por qué cuando un alumno no sabe hacer una multiplicación sale la mirada negativa de los profesores en lugar de apoyarlo?

Fruto de reflexiones de ese tipo, Lera, profesora titular en la Universidad de Sevilla, lanzó junto a expertos de otros cuatro países un proyecto educativo llamado Golden5, que fue galardonado con el Premio Europeo Comenius de la Comisión Europea de Educación. Con él persigue dotar de herramientas al profesorado para conseguir un buen clima en el aula que mejore la motivación de los estudiantes, su bienestar psicológico y su rendimiento académico.

¿Y cómo se logra eso? El procedimiento de Lera es sencillo: profesores y colegios se ponen en contacto con ella y con su equipo, que se desplazan donde sea menester para formar a los docentes. Hasta ahora, el proyecto está siendo un éxito especialmente en la zona de Algeciras y en el País Vasco, donde lo aplican 200 centros, casi todos en la provincia de Guipúzcoa.

EL PROBLEMA PRINCIPAL: LA FALTA DE MOTIVACIÓN

“Se consigue una mejora notable del rendimiento académico de los niños y del aula en sólo seis semanas. Y también mejora la autoestima de los estudiantes. En cuanto al profesorado, dicen que son más felices y están mejor desde que aplican el programa”, asegura la experta.

El truco, afirma, consiste en cambiar la mirada de los profesores hacia una visión positiva. Dice que es la que tienen en los países nórdicos como Noruega, siempre referentes en temas educativos. El Golden5 parte de una premisa: el problema principal en las aulas es la falta de motivación de los estudiantes, que provoca conductas disruptivas y que el profesorado genere una emoción negativa porque el alumno no hace lo que se le pide.

Lo malo lleva a lo malo y lo bueno lleva a lo bueno

Para corregir esa falta de motivación, el Golden5 recoge varias estrategias motivacionales que, según asegura Lera, se llevan aplicando con éxito durante muchos años en ámbitos como el deporte pero han pasado de perfil por la educación. La más importante de ellas es conseguir que los profesores resalten únicamente lo positivo del alumno, dejando lo negativo a un lado.

 

“EL ERROR HAY QUE MINIMIZARLO”

“Cuando uno comete un error, el error no se debe magnificar, sino que hay que minimizarlo para que no pase nada, darle aliento para que pueda seguir trabajando y hacerle ver que sí que puede. La mirada de culpabilización es un error porque acarrea actuaciones negativas que llevan a que el otro tenga menos confianza. Y ya empezamos: menos confianza, menos motivación, peor comportamiento. Y lo malo lleva a lo malo y lo bueno lleva a lo bueno”, explica la experta.

Lera admite que esa mirada negativa es la que sale de forma natural porque “cuando las cosas salen como están previstas, y generalmente prevemos el éxito, no se dice nada”. Es decir, cuando alguien saca un 10 en un examen, lo habitual es no decir nada, o como mucho dar una pequeña enhorabuena. “Pero cuando no sale lo que tú esperas y el alumno fracasa, suspende, hace mal los ejercicios, entonces surge la necesidad de decir algo”, explica mientras asegura que eso es un error.

Aquí hay una falta de conciencia de las repercusiones que tienen las cosas que decimos

Subraya que, si el profesor destaca lo bueno de un alumno, ese estudiante se va a quedar con lo positivo. “La próxima vez que le salga mal algo de matemáticas, dirá: ah, pero yo era muy bueno en matemáticas, lo que pasa es que tengo un mal día. Y seguirá hacia delante”, afirma. Y dice que estos comportamientos son habituales en países como Finlandia o Noruega. “Aquí hay una falta de conciencia de las repercusiones que tienen las cosas que decimos”, se lamenta.

 

¿UN MÉTODO QUE CREA PROFESORES BLANDOS?

Pero la contraargumentación es obvia y es la que se le plantea constantemente a los responsables del Golden5. Si sólo se destaca lo positivo, ¿cómo se puede corregir lo negativo? ¿no va a provocar ese comportamiento que el profesor pierda autoridad en el aula, que se construya una imagen de blando? ¿cómo va a saber un niño abordar el fracaso si nadie le ha hecho ver sus propios errores?

Lera responde con una metáfora: “Es como si tú sabes que cuando pase un tiempo vas a tener menos comida. Y dices: vamos a empezar ya a no comer para estar preparado. Pues no. Porque entonces cuando venga no vas a estar preparado, sino hambriento y te vas a sentir peor y te vas a sentir enfermo. Al contrario, come mucho ahora para que cuando venga el mal tiempo estés con fuerza”.

No van a ser más fuertes porque le comentemos antes los errores

La experta insiste en que el niño “necesita que le destaquen sus fortalezas, estar fuerte en sus expectativas de autoeficacia” para que cuando llegue el fracaso tenga estrategias para autorregularse y decir: ‘No pasa nada porque yo esto lo supero”. “No es buenismo, sino satisfacer las necesidades psicológicas básicas del alumnado. Aplicar las teorías más básicas de la psicología del desarrollo. No va a ser más fuerte porque le comentemos antes los errores. Al contrario, porque va a ir con desconfianza”, zanja.

 

LO MALO, “POR DETRÁS Y EN BAJITO”

El Golden5 se basa también en el llamado ‘efecto audiencia’. Lera explica que el profesorado debe tomar conciencia de que nunca tiene que decir en público lo que el niño hace mal porque su audiencia lo comparte. “El niño va a sentir que no sólo el profesor ve que él no vale, sino que 25 niños van a percibirlo también. Con lo cual va a creerse que no vale. Si aplicamos ese efecto audiencia a algo positivo, 25 niños van a percibir que es muy bueno y se creerá que es muy bueno”, indica.

Por eso, recomienda a los docentes decir lo bueno en público. Y lo malo callárselo y decírselo “por detrás al niño, en bajito”. “Decir en público a los chavales cosas que están mal lleva a la confrontación y a la desmotivación. Porque si tengo 15 años y me has hecho sentir humillado en el aula, yo voy a empezar con comportamientos disruptivos”, asevera.

 

Vía: https://www.huffingtonpost.es/2017/03/27/golden5-el-proyecto-basado-en-lo-positivo-que-quiere-revolucion_a_21897793/

Cuándo, cómo y por qué solicitar el certificado de discapacidad

Desde fundacionadecco.org publican este artículo útil:

La discapacidad es mucho más común de lo que pensamos (se estima que más de mil millones de personas viven con ella, alrededor del 15% de la población mundial).

Existe una gran diversidad de tipologías de discapacidad, pero de forma general, se clasifican en 5 grupos:

Discapacidad física. Engloba alteraciones en el sistema neuromuscular y/o esquelético que dificultan o limitan el movimiento.
Discapacidad psíquica. Referida a las alteraciones en las funciones relacionadas con la conducta adaptativa, con las facultades mentales y las estructuras neurológicas.
Discapacidad sensorial. Relacionada con alteraciones de las estructuras sensoriales: oído, vista, tacto, gusto y olfato o del sistema nervioso.
Discapacidad intelectual. Referida a las alteraciones en la función intelectual significativamente por debajo del promedio y de la conducta adaptativa.
Discapacidad orgánica. Relacionada con alteraciones crónicas en las funciones orgánicas (aparato locomotor (muscular y óseo), respiratorio, digestivo, excretor, circulatorio, endocrino, nervioso y reproductor) o en las estructuras del sistema orgánico.

Existen enfermedades, lesiones y dolencias que se pueden certificar como discapacidad, pero que a menudo no asociamos con la misma. A continuación, te  presentamos algunos casos que son susceptibles de tramitar como discapacidad (*pincha en la imagen o en el enlace original para ampliarla):

DISCAPACIDADES MÁS FRECUENTES OK

 

¿Por qué solicitar el certificado de discapacidad?

La discapacidad desde el punto de vista administrativo es un mecanismo de protección pública que tiene como objetivo apoyar, mediante beneficios y ventajas sociales, a aquellas personas que presentan limitaciones y restricciones en determinadas actividades como consecuencia de una condición de salud congénita, hereditaria o adquirida.

Si estás buscando empleo, has de saber que las empresas obtienen beneficios por la contratación de personas con certificado de discapacidad. Además existe una normativa legal (Ley General de los Derechos de las Personas con discapacidad y su inclusión social) que exige a las empresas de más de 50 trabajadores la obligatoriedad de incorporar un porcentaje de empleados con discapacidad no inferior al 100%. El incumplimiento de esta ley es objeto de sanción por parte de los organismos públicos. 

Pero además, existen otras muchas ventajas fuera del ámbito laboral:

ventajas del certificado

 

¿Cómo solicitar el certificado de discapacidad?

Para obtener el certificado de discapacidad, es necesario iniciar un procedimiento administrativo que conlleva una valoración médica, social y psicológica de aspectos como la edad, el entorno familiar, la situación laboral y profesional, niveles educativos y culturales, así como el entorno habitual de la persona con discapacidad.

Todos estos elementos determinarán el grado total (porcentaje) de discapacidad, que para surtir los efectos oportunos y proporcionar beneficios y ventajas sociales y fiscales, deberá ser igual o mayor al 33%.

Fases
El proceso suele tener una duración media de unos 6 a 8 meses, aunque puede variar en función de la comunidad autónoma en la que se realice. Puede iniciarse en cualquier momento del año y contempla las siguientes fases:
1. Contacto con el organismo competente de la Comunidad Autónoma (Consejería de Asuntos Sociales del Ayuntamiento  en cuestión o  Centros Base de Atención a Personas con Discapacidad más cercanos al solicitante). Descarga el listado nacional de Centros Base
2. Presentación de la solicitud
3. Reconocimiento y valoración
4. Dictamen Técnico-Facultativo
5. Trámite de Audiencia
6. Obtención de la resolución

Los documentos que nos pedirán son los siguientes:

  • Fotocopia y original del DNI de la personas solicitante o representante legal. En su defecto, el Libro de Familia.
  • Informes médicos (también psicológicos y sociales si se dispone de ellos). Se pueden solicitar a nuestro médico de la Seguridad Social, quien revisará los informes y establecerá si cumplimos los requisitos para pobtener el certificado.
  • Si el solicitante ya tiene invalidez reconocida, deberá  adjuntar fotocopia de la Resolución de la Comisión de Evaluación de Incapacidades.

Además de presencialmente, la obtención del certificado de discapacidad puede realizarse también vía telemática. Busca el enlace de tu Comunidad Autónoma para informarte al respecto.

 

Vía: http://fundacionadecco.org/blog/blog/cuando-como-y-por-que-solicitar-el-certificado-de-discapacidad/

El tarro del aburrimiento: gran idea para las vacaciones

Para evitar situaciones de aburrimiento este verano tenéis esta idea a través de El tarro del aburrimiento: gran idea para las vacaciones:

IMG_0659

¿En qué consiste el Tarro del aburrimiento?

Puede ser cualquier tipo de recipiente (por ej. fiambreras, botes de cristal, etc.), el cual podremos decorar en el exterior a nuestro gusto.

Junto con el niño/a podemos hacer una lista de actividades que pueda realizar cuando esté aburrido que duren cierto tiempo. Cada actividad la escribiremos en papeles diferentes, del formato que nos guste.

Cuando el niño/a esté aburrido, deberá ir al tarro y escoger algún papel, que será la actividad que podrá realizar.

Algunas ideas de actividades a realizar:

  • Elegir una canción y bailar.
  • Crear una coreografía.
  • Jugar con el perro.
  • Buscar formas en las nubes.
  • Hacer un dibujo.
  • Escribir una historia.
  • Colorear.
  • Montar en bicicleta.
  • Hacer dos multiplicaciones.
  • Crear una gymkhana.
  • Inventar un juego y crear las normas.
  • Empezar un diario.
  • Ordenar la habitación.
  • Hacer fotos.
  • Escribir una canción.
  • Hacer un puzzle.
  • Crear una revista familiar con los últimos acontecimientos.
  • Hacer un vídeo de la familia.
  • Recortar revistas.
  • Aprender a atarse los cordones.
  • Hacer un dibujo de sus manos.
  • Crear una tienda con recortes de revistas de alimentos.
  • Hacer y decorar un calendario, marcando las fechas importantes
  • Crear un postre con algún familiar.
  • Aprender un truco de magia.
  • Buscar información sobre un personaje que le guste.
  • Hacer un recorrido de obstáculos.
  • Pintar una camiseta.
  • Empezar un club (de niños)
  • Leer un cuento.
  • Aprenderse una canción y recitarla.
  • Dibujar una isla desierta y todas las cosas que te llevaríass
  • Jugar a algún juego de mesa (cartas, UNO, cluedo, ¿quién es quién?, etc.)
  • Intentar pintar un dibujo con la mano izquierda.
  • Hacer un libro de chistes
  • Construir un fuerte con sábanas y almohadas.
  • Crear un vídeo como si fuera youtuber.
  • Aprender a realizar papiroflexia.
  • A través del cartón del papel higiénico crear personajes.
  • Ayudar a algún familiar a cocinar.
  • Ver fotografías de pequeños.
  • Disfrazarse.

Lo principal es que el tarro sea lo más personalizado posible, por lo que las actividades deben ser del gusto del niño/a.

Una aplicación de Samsung detecta 7.500 casos de dislexia en seis meses

La iniciativa ‘Tecnología con propósito’ busca dar visibilidad a este trastorno que afecta al 10% de la población en España


Una aplicación de Samsung detecta 7.500 casos de dislexia en seis meses

Niño tablet (Hero Images / Getty)

Mediante juegos lingüísticos y de atención, la aplicación ‘Dytective for Samsung’ ha conseguido detectar 7.500 casos de dislexia en seis meses. La empresa de telefonía, que ha anunciado este jueves los resultados de la iniciativa que comenzó a finales del año pasado, asegura que la app puede identificar si hay riesgo de sufrir el trastorno en tan solo 15 minutos y con un 90% de precisión.

El desarrollo de esta herramienta para la detección temprana de la dislexia se enmarca en la campaña de Samsung ‘Tecnología con propósito’, que según explica Alfonso Fernández, director de marketing de Samsung España, pretende visibilizar el trastorno de la dislexia “para facilitar su detección temprana y que deje de ser un trastorno oculto”.

Una problemática real poco conocida

La campaña también incluye un vídeo que recoge diversos testimonios de personas que sufren este trastorno y cómo éste les afecta en su día a día. Tanto el vídeo como la aplicación Dytective for Samsung, buscan concienciar a la gente de esta problemática que afecta al 10% de la población en España, es decir 600.000 niños en edad escolar.

Así, lejos de poder acabar con el trastorno, la app de Samsung tiene el objetivo de evitar el fracaso escolar, muchas veces causado por no detectar el trastorno a tiempo.

 

Vía: https://www.lavanguardia.com/vida/20170713/424098279905/aplicacion-samsung-detecta-casos-dislexia-dytective.html

La tabla de puntos para mejorar la conducta del niño

Estrategia para cambiar malos comportamientos del niño desde Guiainfantil:

Cada vez es más frecuente encontrar niños que mienten, que se muestran agresivos y retadores, que desobedecen, que insultan… Todos comportamientos que aparecen como síntomas claros de que existe algún tipo de problema de conducta.

Cuando en el entorno del niño se utilizan las amenazas, los gritos y los castigos para mejorar la conducta del pequeño, los padres, los profesores o los familiares más cercanos se están equivocando y pueden llegar a conseguir el efecto contrario al que buscan e, incluso, incrementar aún más la mala conducta de los niños.

Por tanto, para mejorar la conducta es preciso que se utilicen otras maneras de actuar ante estas situaciones usando estrategias basadas en el refuerzo positivo y dejando de lado el castigo. En este sentido, podemos hablar de las tablas de puntos para mejorar la conducta del niño, como un método alternativo al castigo y que se basa en ofrecer otras alternativas y reforzarlas.

 

En qué consiste la tabla de puntos para mejorar la conducta del niño

Tabla de puntos para niños

Es una herramienta de modificación de conducta basada en la llamada “economía de fichas”. Esto consiste en seleccionar unas conductas que se van a reforzar positivamente cuando aparezcan, asignándole un punto o una pegatina.

Este tipo de tabla de puntos para mejorar la conducta del niño se suelen usar cuando el niño tiene alrededor de 6 años en adelante. Son muy efectivas para cambiar comportamientos concretos. Para ello, se deben utilizar de manera adecuada y no abusar de ellas para que funcionen y aumente la probabilidad de que las conductas reforzadas vuelvan a aparecer en situaciones similares.

Errores en el uso de las tablas de puntos para niños

Educar con la tabla de puntos para niños

Este tipo de tablas son muy fáciles de usar pero, a pesar de ello, se suele incurrir con frecuencia en una serie de errores habituales entre los que podemos encontrar los siguientes: 

– Demorar el refuerzo (premios). En ocasiones, se comete el error de reforzar con el punto o la pegatina muchas horas después de aparecer la conducta, días e incluso se deja de conceder por olvido.

– Utilizar conductas genéricas. Muchas veces se comete el error de elegir conductas que no son ni objetivas, ni concretas como por ejemplo, “portarse bien”, “ser bueno” y al final no sabe cómo comportarse.

– Seleccionar conductas inabordables. Muchas veces se seleccionan conductas para las que el niño aún no está preparado debido a su maduración como por ejemplo, “comer sentado”.

La manera en cómo se formula la conducta. Es un error frecuente el formular las conductas de manera negativa. Por ejemplo: “no gritar”, “no pegar”, “no subirse al sofá”, etc.

Complejidad en el sistema. Otras veces el error es utilizar un sistema demasiado complejo concediendo cantidades de puntos bastante difíciles de manejar.

Consejos para aplicar adecuadamente la tabla de puntos con los niños

Para no cometer todos los errores habituales anteriormente expuestos es preciso seguir una serie de consejos:

– El diseño de la tabla se puede hacer con la ayuda del niño. Es una de las maneras que tenemos de implicar al niño en la participación del proceso así se sienta implicado.

– Elaboración de lista de premios. Se deben definir con precisión y siempre han de estar a la vista junto con la tabla de puntos.

– Definición clara y específica de conductas. Es necesario que se especifiquen claramente las conductas que se desean reforzar. Hay que definir claramente lo que queremos del niño para que él sepa que es lo que se espera de él.

Consenso. Es importante que al final de cada jornada, padres e hijos, realicen un repaso por las tareas que han cumplido y las que no. Y es que así es como se logrará que haya un compromiso claro y real en dicha materia.

Hay que mantener el compromiso. No funciona si un día cumplimentamos el cuadro y otro no. O un día le damos el premio y otro no.

– Solo se dan refuerzos positivos. Por lo tanto, solo se obtienen puntos cuando se consigue la conducta buscada, no le pondremos “puntos negativos” cuando no la haga ni le quitaremos pegatinas cuando se porte mal por otra cosa.

– No debe ser una imposición. La tabla de puntos es un sistema que debe usarse de manera conjunta padres e hijos. Los niños han de estar preparados para llevar a cabo este sistema de incentivos. Por lo tanto, si no conseguimos que el peque cambie su conducta y han pasado alrededor de dos semanas, es mejor dejarlo y esperar a que esté preparado.