Wonder, la película emotiva que desafía los tópicos del acoso escolar

La película, está basada en el exitoso libro «Wonder. La Lección de August», que se utiliza en muchos colegios para concienciar a los niños sobre el bullying

Julia Roberts y Jacob Tremblay, madre e hijo en «Wonder»
Julia Roberts y Jacob Tremblay, madre e hijo en «Wonder»

«Mi peor día, mi peor caída, mi peor dolor de cabeza, mi peor moratón, mi peor calambre, lo peor que se le pueda ocurrir a alguien, nunca ha sido nada comparado con lo que ha tenido que pasar August». Así habla Via, la hermana de August Pullman en «Wonder», la película más emotiva del año que desafía los tópicos del acoso escolar. Basada en la novela superventas de R.J. Palacio, cuenta la inspiradora historia de August Pullman, un niño de diez años que nació con unas malformaciones faciales que, hasta ahora, le han impedido asistir normalmente a la escuela. Sin embargo, todo cambiará cuando empiece a asistir al colegio.

Mientras su familia, sus nuevos compañeros y el resto de la comunidad se esfuerzan por mostrarle compasión y aceptación, el extraordinario Auggie los unirá a todos y demostrará que no puedes pasar desapercibido cuando has nacido para destacar. Así se convierte en el héroe más especial del colegio cuando empieza a destacar entre los colegiales de quinto curso.

La historia de un niño de 10 años con malformaciones faciales se convierte así en una visión con múltiples lados de lo que significa ser mejor persona. El nominado al Globo de Oro Jacob Tremblay («La habitación») aborda el papel único en su clase de Auggie Pullman, cuyos defectos de nacimiento y numerosas intervenciones quirúrgicas lo han mantenido lejos del colegio. Auggie se encuentra de pronto metido de golpe en el que para él es todo un nuevo mundo.

Todo lo que ha querido siempre Auggie es ser un niño como los demás, pero, como no deja de repetirle su hermana, no puedes ser corriente cuando has nacido para destacar. Aunque antes se escondiera dentro de un caso de astronauta, de pronto deberá afrontar todo un universo de niños que lo miran boquiabiertos y no saben muy bien cómo tratar con él. En un año por momentos divertido, duro y hermoso, Auggie y todo cuanto lo rodea se verán transformados por las cosas que más importan: la amistad, el valor y la elección cotidiana de ser amables con todos los que se crucen en tu camino.

Un superventas

Pocos libros tienen el poder de hacer actuar a la gente, pero ese fue el insólito caso de la novela de R.J. Palacio «Wonder. La Lección de August». Publicada en 2013, la obra asumía riesgos considerables. ¿Estaban los lectores realmente preparados para seguir a un chico que, debido a un problema genético, había nacido con una pronunciada «anomalía craneofacial» que podía hacer que los desconocidos se quedaran parados? Resulta que los lectores quedaron más que intrigados por Auggie Pullman. La visión divertida y al mismo tiempo sin miramientos de Palacio sobre la vida de Auggie –y su inclusión de los numerosos puntos de vista de aquellos que lo rodean– sirvió para inspirar una idea en mucha gente: que en el mundo actual podemos centrarnos tanto en lo superficial, que nos olvidamos de lo que siente la gente detrás de esa fachada.

«Todo padre quiere un mundo mejor para sus hijos, pero a veces olvidamos que son las cosas más sencillas las que sirven para crearlo.
R.J. Palacio, Escritora

Mientras muchas otras novelas exploran oscuros mundos distópicos, «Wonder. La Lección de August» dio un giro de 180 grados, para demostrar que una historia apasionante puede centrarse en algo tan aparentemente simple como descubrir cómo ser bueno con los demás. «Siempre he visto ‘Wonder. La Lección de August’ como una reflexión sobre la amabilidad», resume Palacio en las notas de producción de eOne.

El libro fue pasando de mano en mano, familia a familia, hasta vender más de cinco millones de ejemplares, pero su impacto fue mucho más allá, ya que también puso en marcha un movimiento comunitario de «Elige ser amable» e inspiró a los lectores a compartir sus propias historias».

«Cuando escribí el libro, no buscaba algo que se convirtiera en un fenómeno mundial. Escribí el libro sin expectativas, sin saber siquiera si se publicaría», admite Palacio. «Solo quería escribir una pequeña historia con un mensaje sencillo de amabilidad, de modo que así es como me pareció que se debía abordar también la película».

Auggie explica en el filme cómo la gente «aparte la mirada al verme». Ese momento es lo que realmente inspiró la creación de su personaje. R.J. Palacio reconoce abiertamente que ella fue la que, en 2008, se encontró eludiendo, en lugar de afrontar, a un niño que tenía un aspecto distinto en un incidente en una heladería. Diseñadora gráfica de día y aspirante a escritora de noche, había salido con sus hijos cuando hizo algo que lamentó profundamente. La autora continúa contando la historia: «Nos encontramos sentados junto a un niño con graves anomalías craneofaciales, que venía a tener más o menos el aspecto con el que describo a Auggie en el libro». Pero la cosa no acabó ahí. Avergonzada, Palacio quería afrontar su reacción, volver las tornas y observar la situación desde el punto de vista más importante: el del niño que sin querer la suscitó. «Empecé a pensar en lo que debe ser vivir cada día afrontando un mundo que no sabe cómo afrontarte. Empecé a escribir el libro esa misma noche». Entonces fue cuando nació Auggie Pullman.

Pese a todos los problemas médicos asociados con el síndrome Treacher-Collins, los niños que viven con este síndrome son como todos los niños: curiosos, sensibles y resistentes. Ambas realidades se combinan para producir una experiencia única para cada familia. Pero la mayoría de las familias encuentran un aspecto como el más duro de afrontar: las reacciones a menudo desconsideradas de los demás. Eso llevó a Palacio a centrarse en algo más que había querido estudiar desde hace tiempo: la raíz de la simple y sencilla compasión. «Todo padre quiere un mundo mejor para sus hijos, pero a veces olvidamos que son las cosas más sencillas las que sirven para crearlo. Por eso quería llenar este libro con muchos ejemplos distintos de lo importante que es ser amable con los demás», explica.

 

Vía: https://www.abc.es/play/cine/noticias/abci-wonder-pelicula-mas-emotiva-desafia-topicos-acoso-escolar-201711300131_noticia.html

Praxias…

Creo que es una de las palabras que más debate provoca en los últimos meses. Es una de las palabras que más conversaciones provoca (y ha provocado) en nuestra profesión. Por ello, creo que vale la pena que nos detengamos un poquito, en el ojo del huracán, para hablar sobre ella.

Praxias… Yo hago praxias, tu no deberías hacerlas, por qué haces praxias,… ¿Tú haces Praxias?…un largo etcétera de nuestra día a día como terapeutas donde aparece esta palabra.

Definiendo la Praxia…

Lo primero sería, pararse a pensar en la definición de esta palabra. ¿Qué es una Praxia?.

Para empezar, si buscamos la palabra Praxia en el Diccionario de la RAE, podremos comprobar que esta palabra no aparece. No la tienen registrada. Habrá que hablar con ellos ya que es una palabra, que exista o no, desde luego la usamos habitualmente, y mucho más que otras palabras que si tienen cabida en el diccionario, como “almóndiga”. Si buscamos, del mismo modo en diccionarios reconocidos como el Diccionario María Moliner o Fundéu, nos ocurrirá lo mismo. Ni rastro de ese término. Una palabra que tanto usamos ni siquiera tiene cabida dentro de nuestro diccionario.

La RAE nos ofrece una alternativa: “praxis” (donde ya nos vamos por otro lado) o “apraxia”. Si elegimos esta última, empezando a definir un concepto desde su patología, nos encontramos con la siguiente definición: “Incapacidad total o parcial de realizar movimientos voluntarios sin causa orgánica que lo impida”. No se si de ello podríamos inferir que la RAE podría definir la Praxia como “la capacidad para realizar movimientos voluntarios”. Esto sería, que el individuo es capaz de hacer un movimiento voluntario. Punto. Creo que esta definición se nos quedaría un poco escueta. Los suyo sería buscar definiciones de Praxia en textos específicos de nuestra profesión.

Si busco Praxia, especificando en el buscador la palabra Logopedia, me surgen varios enlaces (en este caso la palabra ya comienza a existir, luego la hemos debido de crear los terapeutas en algún momento). Uno de ellos nos transporta a la página espaciologopédico.es (Click aquí). En ese enlace nos encontramos distintas definiciones de Praxia, éstas ya más específicas:

Sistema de movimientos coordinados en función de un resultado o de una intención (Tallis Jaime y Soprano Ana María, 1991)

Praxis (práctica) es el proceso neurológico que nos permite organizar planear y ejecutar, de una forma eficiente, habilidades de todos los tipos. (Ramos F., 1994)

Como anécdota, en dicha página, que es de venta de materiales a fin de cuentas, nos aparecerán 104 propuestas de enlaces de productos comerciales relacionados con Praxia. Todo parece indicar que contamos con más materiales en el mercado para los logopedas que definiciones adecuadas de un término para que podamos entender bien su semiología. Curioso.

No es el objeto de esta entrada buscar todas las definiciones existentes sobre la palabras Praxia, por lo que continuaremos.

A qué nos referimos con Praxias…

Esto es importante porque creo que cuando usamos esta palabra nos referimos a otra cosa y eso nos lleva a error (y a discusiones perfectamente evitables).

Con el paso del tiempo, hemos ido considerando que las Praxias son un listado de movimientos orofaciales que el paciente (supuestamente) llevaba acabo para lograr una mejora en la eficacia de los órganos y estructuras orofaciales. En este caso, era muy tipico contar con las llamadas Praxias Orales (37800 resultados en el buscador Google), Bucofonatorias (32400 resultados obtenidos en Google) u Orofaciales (89900 resultados obtenidos en Google).

Los listados de Praxias consisten en una serie de tareas basadas en movimientos de la lengua, labios, mandíbula, musculatura facial que la persona debe ejecutar, normalmente frente a un espejo. Estas tareas se podían ejecutar bajo la supervisión del logopeda o como listado de ejercicios para casa. Si buscamos en youtube este tipo de ejercicios encontraremos infinidad de videos con estos ejercicios y en internet un sinfín de materiales lúdicos para que se hiciera más llevadero llevar a cabo estas tareas.

El problema de estos listados es que transgreden uno de los principios de los que hablábamos anteriormente cuando intentábamos ofrecer la definición de Praxia y es que esos movimientos han de tener una intención o un fín.

En algún momento dado se asoció a estos ejercicios la capacidad para poder mejorar la función del habla. Por ejemplo, si reviso mis apuntes de la carrera ahí están las recomendaciones para prescribir a mis pacientes estos ejercicios. Me sorprende que esas recomendaciones no encuentro por ningún lado la fuente. No consigo localizar en esos apuntes los estudios que verifiquen su uso como forma de mejorar el Habla.

Estamos hablando, por tanto, de una serie de tareas que la persona ha de repetir y repetir (tal vez alguien se pueda basar en este aspecto como principio de neuroplasticidad, pero no olvidemos con la intensidad que dotamos a nuestros tratamiento no es la adecuada por lo que esto ya pierde sentido) sin una finalidad o sin implementar su uso dentro de la función.

Conviene recordar los principios de neuroplasticidad remitidos por Kleim&Jones (2008) que insisten en que para generar plasticidad debemos usar la función (informando de los peligros del des-uso), debemos mejorarla y debemos ofrecer experiencias a la persona para ponga en práctica lo que se entrena (Salience Matters). No es difícil llegar a pensar que un listado de tareas sin una finalidad, iguales para todos los sujetos y que se basan en ejercicios que no siempre tienen en cuenta a la función del Habla es para poner en duda y replantearlo de base.

A qué nos referimos con movimientos significativos…

Hagamos un pequeño ejercicios. Busca en Google algún listado estos ejercicios. Hazlo un par de veces y fíjate bien en la manera en que tu lengua se mueve. Después, te ruego que veas este video y observes los movimientos que realiza nuestra lengua cuando hablamos (click aquí). Seguramente ambos movimientos sean bien diferentes, con el añadido de que los sonidos del video iban acompañados de la respiración, por lo que se generaban sonidos, lo cual hace que (como te puedes imaginar) la representación en el cerebro sea muy diferente.

Hacer o no hacer (Praxias), bello dilema…

Me da la sensación de que se han ido creando dos equipos: los que hacen praxis y los que no (o tres, los que no dicen nada). Me gustaría que recapacitáramos sobre ésto. Pensemos de forma sensata. SOLO HAY UN EQUIPO. Estamos todos en él.

Hemos de tener claro que todos vamos en el mismo barco y que todos crecemos juntos. La  Ciencia avanza y eso es magnifico. Hoy en día contamos con posibilidades que hace años no teníamos. Eso hace que hoy podamos verificar cosas que se han hecho durante años de cara a mejorar y hacer más efectivas nuestras intervenciones. También, eso exige que tengamos la mente abierta y que salgamos varias veces de nuestra zona de confort.

Listado de ejercicios orofaciales no verbales hemos hecho todos (es más, a mi me lo indicaron así en la carrera hace 13 años). El tema es que, a día de hoy, se ha visto que no sirve para todo, como nos dijeron (si pocas cosas claras tengo en la vida es que las recetas no valen). Debemos estar agradecidos de contar con basta bibliografía que nos ofrece nuevas tendencias para hacer la cosas de forma más rápida, efectiva y específica.

Vivimos en constante cambio.

Lo que hoy es así, en cinco años será “asao”. No tenemos que quedarnos con lo que nos dijeron hace unos años, probablemente lo que me dijeron hace unos meses ya puede estar siendo mejorado.

Esa lengua que no se mueva…

El tema (y donde quería llegar) es que los cambios de paradigma son complejos y solo saldremos engrandecidos dejando los egos aparcados fuera y luchando juntos. No debe surgir miedo.

Me encuentro con algunas personas que se sienten inseguros a la hora de planificar algunas de las tareas en sus tratamientos de intervención en el Habla.

Nadie dice que la lengua no deba moverse. A ver si vamos a entrar en la espiral de tener al paciente rígido como una tabla sin poder ejecutar movimiento orofacial alguno. Nadie dice eso.

El tema principal es que los movimientos han de ser significativos y funcionales. Esto quiere decir que debo trabajar la función y que los movimientos que pida al paciente han de ir relacionados con su función de cara a mejorarla. Acompañemos de sonidos a nuestros movimientos, implementemos dichos sonidos en tareas fonéticas (y fonológicas posteriormente). Recordad el término de “pistas fonéticas” que ya hablamos en su día como forma de iniciar la funcionalidad de estos movimientos. Siempre hay que tener en cuenta la ejecución de la función en nuestros tratamientos. Segmentar el proceso funcional en subprocesos no solo no será efectivo, es que, sencillamente, es algo distinto que no tiene que ver. El paciente ha de experimentar bajo nuestro control, pero experimentar su función. Somos movimiento, no lo olvides.

Para mejorar de función hemos de trabajar la Función. Primero entendiendo su alteración y, luego, facilitando su mayor reestructuración y/o aprendizaje, pero siempre dotando a nuestra intervención de sentido.

Pero, entonces, ¿qué tenemos que hacer?..

Pues yo no tengo la solución pero si te puedo aconsejar una serie de pautas que siempre ofrezco en mis formaciones a mis alumnas.

  1. Lee, lee, lee…y si tienes tiempo, lee.
  2. No sigas dogma. Critica, construye y crea.
  3. Colabora no tu compañero.
  4. Crea debate sano y con fines constructivos.
  5. Vayamos en el mismo barco.
  6. No olvides que todos somos pacientes (y personas).
  7. Cada paciente ha de suponerte un nuevo Máster (cada persona es un mundo y cada caso te hará volver a replantearte todo).
  8. Si dudas, vas por buen camino. Si compartes tus dudas, estarás en el camino (ninguna pregunta que dirijas a un compañero caerá en saco roto).
  9. Comparte la información, sin miedo.
  10. Lo que vale para uno, no valdrá para otro pero siempre hay una base similar, base que se nutre de los cambios que nos facilitan los avances científicos.
  11. Rigor científico. Olvida el “A mi me funciona” y busca el por qué de las cosas.

 

P/D: La presente entrada tiene como fin buscar el consenso y la colaboración entre todos los profesionales. Si en algún momento alguien necesita ayuda, consejo o, simplemente, unas orejas para poder escuchar ante cualquier duda profesional que le surja, estaré encantado de poder ayudarle en la dirección logocerebral@gmail.com.

Vía: http://logocerebral.es/praxias/

 

Igualmente os adjunto el siguiente documento que también habla de ello:

Información amena para padres sobre ejercicios motores orales (no del habla)
Poster presentado en la Convención de ASHA en 2011, San Diego, CAhttps://cpb-us-w2.wpmucdn.com/edblogs.columbia.edu/dist/d/730/files/2015/09/Parent-Friendly-Information-about-Nonspeech-Oral-Motor-Exercise-Spanish-2blqnss.pdf

 

Juegos de Movimiento para Fomentar la Conciencia Fonológica

Hoy queremos compartir con vosotros desde Cuentosparacrecer.org juegos de conciencia fonológica que incorporan el movimiento como parte central, nos parece un material especialmente interesante sobre todo para el trabajo con los más pequeños.

1. Moverse una necesidad cerebral

El ejercicio físico regular puede modificar el entorno químico y neuronal de nuestro cerebro, facilitando así el aprendizaje.

¿Qué pasa en nuestro cerebro cuando realizamos actividad física?

  • Se liberan una serie de neurotransmisores tales como la serotonina, la dopamina que impulsan los niveles de  atención y la motivación.
  • También se segregan otras moléculas BDNF (factor neurotrófico). Esta molécula permite la mejora de laneuroplasticidad cerebral, genera nuevas neuronas en el hipocamo (en el que se origina la memoria) y aumenta la vascularidad cerebral (mejora el funcionamiento del sistema neurológico)

2. Ejercicio físico Impulsa Aprendizaje. Repaso estudios 

Hillman et al (2009) en un estudio en el que participaron estudiantes de entre 9 y 10 años se quiso analizar el efecto de la actividad física en el cerebro y en el aprendizaje. Dos grupos de control; en uno los niños deberían caminar en una cinta 20 minutos a un ritmo moderado; luego realizaban una serie de ejercicios de discriminación de estímulos  (ejercitando autocontrol y otras funciones ejecutivas como la relación de la información etc) . El otro grupo se sometía a las mismas pruebas pero después de haber realizado un periodo de descanso de 20 minutos; el rendimiento de las pruebas cognitivas era significativamente mejor después de realizar ejercicio físico, además se constató que la diferencia entre ambos grupos se hacía mayor en aquellas tareas cuya complejidad era superior.  Además, mediante encefalogramas se registró actividad cerebral  y se registraron mayores señales de ondas cerebrales relacionadas con el autocontrol y la atención ejecutiva.

En otros estudios realizados tratando de aproximar estas pruebas a un contexto de aprendizaje real en el aula se trataron de analizar ejercicios en materia de comprensión lectora, ortografía y aritmética. Kubesch at al (2009) realizó estudio con chavales de 13, 14 años después de un programa de ejercicio de 30 minutos mejoraron las actividades de atención ejecutiva. Hillaman et al. , 2014 constató en su estudio con niños de 7 y 9 años una mejora en la flexibilidad cognitiva y su capacidad de inhibición.

Vista la enorme importancia y el potencial del ejercicio físico , ¿por qué no juntar: ejercicio físico, aprendizaje lúdico y aprendizaje fonológico? esto es lo que os proponemos en estas actividades.

Juegos de movimiento para trabajar conciencia fonológica

1. Juegos de Conciencia de Rima.

Vamos de Pesca

  • Nivel I. De los 3- 4 años.
  • Objetivo: Trabajar el análisis de rima.
  • Nombre de la actividad. Vámonos de Pesca
  • Descripción de la actividad. Llenaremos la clase con imágenes plastificadas de objetos/animales etc la idea es que sacaremos una imagen y ellos tendrán que pescar palabras que rimen con la que hemos propuesto.
  • Material Necesario.
    • Pequeñas Cañas de Pescar con velcro.
    • Fichas de Objetos/personas plastificadas y con velcros

vamosdepesca

2. Juegos de Conciencia Silábica

De la Caja al Saco

  • Nivel II. Conteo Silábico. De los 4 a 5 años.
  • Objetivo. Trabajar el análisis de sílaba mediante el conteo.
  • Descripción. Situaremos tres caja con números impresos 1,2,3 y después una caja grande en el centro del aula. Dentro de la caja pondremos cartas con pictogramas y ellos tendrán que decir la palabra por sílabas y ponerla en la caja según tenga 1,2,3 sílabas.

decajaalsaco

Saltamos

  • Nivel II. De los 4 a los 5 años.
  • Objetivo Segmentación Silábica.
  • Descripción: Vamos a saltar. Situaremos en el suelo unas marcas con unas grandes redondas. Enseñaremos a los niños un pictograma van a tener que decir la palabra por sílabas, haciendo cada sílaba en un gran salto para avanzar.

3. Juegos de Conciencia de Fonema .

El juego del rey ó la reina

  • Nivel III. A partir de los 5 años.
  • Objetivo: Análisis Fonémico.
  • Descripción: Tenemos una corona que colocamos a un niño/a . Los demás tendrán que hacer caso del rey/reina . Nos distribuimos por el aula al ritmo de la música al parar la música el rey´ó la reina nos darán una orden : “Tenemos que s-a-l-t-a-r” dirá la acción  fonémicamente muy despacio marcando cada uno de los fonemas los demás tendrán que hacer la acción marcada por el rey/reina.

 

Vía: https://cuentosparacrecer.org/blog/juegos-de-movimiento-para-fomentar-la-conciencia-fonologica/

‘Pablo’, primera serie infantil sobre autismo

‘Pablo’ se ha convertido en la primera serie infantil protagonizada por un niño con TEA (Trastorno del Espectro Autista). La historia, que se emite en el canal de televisión latinoamericano Nat Geo Kids, refleja el día a día de un pequeño muy creativo que utiliza el arte para transmitir sus sentimientos y emociones.

‘Pablo’, primera serie infantil sobre autismo
‘Pablo’, primera serie infantil sobre autismo | Nat Geo Kids

Tiene 5 años, adora el arte y le encanta vivir aventuras. Así es Pablo, protagonista de esta ficción. La serie narra la historia de un pequeño que a través de sus dibujos nos transporta hasta el ‘mundo del arte’, un lugar de su imaginación donde cualquier desafío se convierte en una divertida anécdota.

En este mundo interno, Pablo cuenta con la ayuda de sus amigos ‘Art World Friends’, quienes representan rasgos autistas diferentes.

Además, ‘Pablo’ está escrita en colaboración de jóvenes con autismo que aportan al guión experiencias cotidianas basadas en hechos reales. Incluso la voz de Pablo y la de sus amigos pertenece a chicos con TEA.

Este tipo de historias tienen el objetivo de concienciar a la sociedad sobre este trastorno desde una mirada positiva y optimista.

 

Vía: http://fundacion.atresmedia.com/nuestros-proyectos/normalizacion-discapacidad/noticias/pablo-primera-serie-infantil-autismo_201804165ad4c52a0cf2f5b24261a21d.html

La carta que todo el mundo está compartiendo por Whatsapp para explicar la verdad de los Reyes Magos

La carta que todo el mundo está compartiendo por Whatsapp para explicar a los niños la verdad de los Reyes Magos
reyesmagoscartaviral.jpg
reyesmagoscartaviral | Liopardo
Uno de los mejores momentos de la infancia es la Navidad, pasar tiempo en familia, comiendo platos ricos, viendo películas clásicas y recibiendo regalos. Ahora que se acercan esas fechas tan queridas por todos está empezando a circular por Whatsapp una especial carta a los Reyes Magos.
No es una carta nueva sino que se trata de un cuento que ya se hizo viral en Facebook en 2015 donde fue compartida más de 200.000 veces.

Aquí podéis  leer la carta ‘Los tres deseos de los Reyes Magos’: – Mamá, mamá… Ana dice que los Reyes Magos son los padres, ¿es verdad? La madre de Alejandro sonríe, le da un beso y le dice: – Mira Alejandro. Tengo que enseñarte algo que guardo en este cajón desde hace 10 años. Su madre saca del cajón un sobre blanco. Lo abre y le dice a Alejandro: – Esta carta la recibimos en casa el día en que naciste. Es una carta escrita por los Reyes Magos y que nos piden que les hagamos tres favores. ¿Quieres que te la lea? – ¡Sí mamá, por favor! ¿Qué quieren los Reyes Magos de vosotros? – Pues escucha y lo sabrás. Así dice la carta:

Apreciados mamá y papá de Alejandro. Somos los Reyes Magos. Sabemos que acaba de nacer Alejandro. Es un niño precioso que os va a hacer muy felices a las dos. Ya sabéis que cada seis de enero nosotros vamos en silencio a casa de todos los niños y les dejamos unos regalitos para celebrar la Navidad y lo bien que se han portado ese año y para decirles lo orgullosos que estamos de ellos. Pero a partir de ahora no podremos hacerlo porque estamos muy viejecitos y cada vez hay más y más niños en este mundo. No podemos ir a casa de todos. Ya estamos muy mayores y necesitamos pediros tres favores muy importantes: Primer favor: Que nos ayudéis a poner los regalos a los niños. Cada padre y madre harán nuestro trabajo cada Navidad: leerán las cartas de sus hijos e hijas y, con la misma ilusión que la nuestra, les pondrán los regalos como si fuéramos nosotros. Así todos los niños del mundo tendrán sus regalos y nosotros podremos descansar y ver, desde lo lejos, sus caritas de alegría. Segundo favor: Como esto es un gran secreto, no se lo podréis decir a Alejandro hasta que cumpla los 10 años u os lo pregunte. Cuando tenga esta edad, ya será mayor y sabrá guardar este secreto. Los niños pequeños no deben saber que nosotros ya no podemos poner los regalos y que son los padres y madres los que nos ayudan porque sino, ¿qué pensarán de nosotros? ¿Dónde estará la magia? El secreto se ha de decir solo a los niños responsables, a los que ya pueden entender que nosotros les queremos mucho y que por eso pedimos ayuda a los mayores, las personas que más les quieren a ellos. Tercer favor: Algunos padres que nos ayudan están enfermos o no tienen dinero para comprar regalos a sus hijos. Y también hay niños que no tienen la suerte de tener dos papás o dos mamás. Por eso, necesitamos que vuestros hijos se conviertan ‘un poquito’ en Reyes Magos y compartan algunos regalos con los niños que no tienen tanta suerte como ellos. Nada más. ¿No es demasiado, verdad? Cuando Alejandro te pregunte por primera vez quiénes son los Reyes Magos léele esta carta. Entenderá por qué nosotros hemos confiado en vosotros para hacer nuestro trabajo: porque sois las personas que más le queréis en el mundo y que mejor pueden ver su enorme y bondadoso corazón de perla. Melchor, Gaspar y Baltasar.