Diagnóstico diferencial del Autismo

Autismo Vs Mutismo selectivo

Mientras que el CI (Cociente Intelectual) en el autismo está alterado (suele estar por debajo de la media), es normal en el mutismo. Éste se da entre los 3 y los 7 años y cuenta con un buen pronóstico; sin embargo, el autismo se manifiesta antes de los 36 meses (3 años) y no tiene una evolución favorable.

Encontramos otra diferencia clave en el uso del lenguaje oral y/o gestual, ya que resulta escaso en el caso del autismo mientras que en el mutismo electivo sí es visible aunque se reduce a determinados contextos, como suele ser el ambiente familiar.

Por último, encontramos que el autismo tiene mayor incidencia en varones, en contraposición a lo que ocurre en el mutismo, que afecta con mayor frecuencia a las niñas.

Autismo Vs Psicosis infantil

En el autismo existe una clara disfuncionalidad en el desarrollo del lenguaje y, sin embargo, éste está conservado en el caso de la psicosis infantil. Mientras que en este trastorno los niños tienden al retraimiento y la ambivalencia, los autistas se caracterizan por no desarrollar conductas de apego y evitar la interacción social. Además, en la psicosis infantil son frecuentes las alucinaciones y los delirios, ambos ausentes o no evidentes en el autismo.

Autismo Vs Esquizofrenia infantil

Como comentábamos anteriormente, el autismo se evidencia antes de los 3 años, algo que puede ayudarnos a distinguirlo de la esquizofrenia ya que tiene lugar en la infancia tardía, normalmente en la adolescencia. Al igual que en la psicosis, en la esquizofrenia pueden detectarse alucinaciones, delirios y trastornos del pensamiento. En esta misma línea, suele haber antecedentes psiquiátricos y personales de tipo orgánico pero en el autismo esos antecedentes son, más bien, familiares.

Por otra parte, los niños con esquizofrenia mantienen conductas de apego y conservan las relaciones interpersonales aunque, eso sí, a menudo, son protagonistas de actos impredecibles y extravagantes.

Otro rasgo que puede arrojar luz sobre el diagnóstico es el lenguaje, el cual puede ser incoherente aunque se mantiene preservado en la esquizofrenia. Como sabemos, en el autismo éste se encuentra alterado.

Finalmente, cuando nos encontramos ante un caso de esquizofrenia es común descubrir remisiones y recaídas, algo que no sucede en pacientes con autismo, por ser éste un proceso permanente. Junto a esto, el CI del niño esquizofrénico puede variar entre las puntuaciones 70-130, todas ellas acordes a la media o superiores a ella y, en cualquier caso, valores que contrastan con los de sujetos autistas, que suelen situarse por debajo de la media.

Autismo Vs Deprivación social

En primer lugar, encontramos importantes diferencias en las relaciones sociales: los pacientes con autismo tienden, entre otras actuaciones, a la soledad, la falta de reciprocidad y al uso instrumental de las personas de su entorno (las utilizan como si se tratase de objetos, como medios para obtener algo). Muy al contrario, en quienes han experimentado deprivación social se puede observar la falta de distanciamiento y/o reticencia, así como la búsqueda de contactos y el tratamiento de las personas como lo que, efectivamente, son: personas. De esto se traduce que el área social esté desviada en el autismo y sólo retrasada en el caso de la deprivación.

Esto mismo ocurre con el lenguaje, el cual tiene un desarrollo tardío pero no desviado como se puede apreciar en el autismo (ecolalias, interpretación literal, temas conversacionales restringidos, inversión pronominal, etc.).

La edad de inicio también varía: 6-30 meses en la deprivación social frente a los ya mencionados 36 meses en el caso del autismo. De la misma manera, el pronóstico crónico de este último se diferencia notablemente de la evolución favorable que experimentan los afectados por deprivación.

Por último, y quizás de manera más importante, encontramos diferencias fundamentales en las conductas anómalas que se llevan a cabo en uno y otro caso: en el autismo, éstas se identifican sobre todo con actuaciones invariantes, intereses restringidos, estereotipias y una profunda obsesión por la invarianza que lleva a rechazar los cambios. Sin embargo, en la deprivación social vemos conductas más “salvajes”, socialmente inapropiadas: recolectar basura o beber agua del WC pueden ser dos buenos ejemplos para poder entender esta distinción.

Autismo Vs Discapacidad intelectual

El deterioro en las interacciones sociales suele hacerse patente en casi todos los individuos con autismo; tanto es así que representa un rasgo esencial en el diagnóstico de este trastorno. Sin embargo, este déficit es poco común en la discapacidad intelectual, como infrecuentes son también las alteraciones en la intención comunicativa, al contrario que en el autismo.

Por otra parte, los sujetos autistas suelen tener un desarrollo motor normal llegando a adquirir sin dificultades habilidades motrices finas. Si damos la vuelta a esta oración, descubriremos lo que ocurre en la discapacidad intelectual si no en todos los casos, sí al menos en gran parte de ellos.

En último lugar, y modo de resumen de este apartado, podemos identificar el autismo con una disarmonía evolutiva (ciertas áreas se desarrollan mucho más que otras a medida que el sujeto crece), mientras que la deficiencia intelectual se asocia más con un retraso generalizado de todas las áreas.

Autismo Vs Sordera

Muchos padres, sobre todo en etapas tempranas, creen que su hijo es sordo al comprobar que éste no se da la vuelta cuando le llaman o no les mira cuando se dirigen a él. Aunque las pruebas audiométricas son, sin lugar a dudas, el mejor aliado para llegar a un posible diagnóstico de discapacidad auditiva, os ofrecemos una serie de claves que pueden ayudaros a saber si os encontráis ante un caso u otro.

Si el niño es sordo, comprobarás que hace un mayor uso de gestos y que realiza intentos por participar en conversaciones o actos sociales; no presentará ecolalias y la producción de sonidos de forma oral será defectuosa. Con respecto a este último aspecto, es cierto que también puede darse en personas autistas pero lo normal en ellos es que la alteración del lenguaje resida en el uso que se hace de éste (escasa intención comunicativa, expresiones inapropiadas basadas en experiencias personales, insensibilidad por los intereses del interlocutor,…).

Vía: http://www.logopedaencasa.es/comunicaciones/diagnostico-diferencial-del-autismo/

 

Podéis ver este documental para aprender más sobre el autismo: https://youtu.be/vqKEJkokbXM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s