“Abordar el lenguaje en el colegio es una emergencia ante el fracaso escolar”

“Las tabletas y los ordenadores están bien, pero no deben sustituir a la conversación con los padres”

Luis Castejón, durante su intervención ayer en Laboral.

Luis Castejón, durante su intervención en Laboral.

El Día Europeo de la Logopedia que se celebró hace unas semanas sirvió como excusa para que la asociación que agrupa a estos profesionales en Asturias organizara una jornada de puertas abiertas en el Paraninfo de la Universidad Laboral. Los logopedas aprovecharon, además, para homenajear al profesor de la Universidad de Oviedo Luis Castejón, docente en el grado de Logopedia al que se le entregó el galardón honorífico de este año de la Asociación de Logopedas de Asturias.

-¿Qué habría que advertir a los padres para detectar cuanto antes los problemas de los niños con el lenguaje?

-Los logopedas tratamos de dejar claro siempre que hay una serie de indicadores muy claros que permiten a los padres detectar señales de alarma y llevar a cabo medidas preventivas. El hecho de que un niño a los dos años pronuncie menos de 50 palabras o tenga un vocabulario más reducido de lo normal no necesariamente quiere decir que ese menor vaya a presentar en un futuro un trastorno del lenguaje. Pero esas señales tienen que llevarnos a realizar una intervención preventiva. Esa falta de lenguaje es ya un indicador de riesgo que tiene que movernos a actuar. De entre estos niños que no tienen un vocabulario determinado a los dos años hay un porcentaje que luego sufrirá un trastorno específico del lenguaje y que tendrán dificultades para expresarse y comprender lo que se le explica.

-¿Sigue siendo la logopedia la gran olvidada en las preocupaciones de los padres?

-Cuando un niño no habla en los padres surge una gran preocupación. Además a día de hoy se le da cada vez más importancia a la logopedia y al lenguaje en las escuelas. El niño necesita dominar palabras para aprender y para leer y escribir y por eso en muchas ocasiones si hay problemas con el lenguaje esas dificultades generan posteriormente una exclusión dentro de la escuela. La lectura y la escritura median en todos los aprendizajes por lo que los niños que en segundo de Primaria tienen un lenguaje muy rudimentario están en una situación grave que puede generar exclusión. Por eso la logopedia se centra cada vez más en trabajar en la prevención en las escuelas. Hay que atender estas dificultades porque sino al final desembocarán en situaciones de fracaso escolar. Abordar el lenguaje en la escuela es una emergencia social.

-¿Ayudan las nuevas tecnologías a que los niños desarrollen bien el lenguaje? ¿Es beneficioso que los pequeños jueguen con tabletas y ordenadores?

-No tiene porqué perjudicar que lo hagan. Todo se puede utilizar de una manera educativa. Pero para que un niño aprenda lenguaje es esencial que ese pequeño participe en situaciones de atención conjunta con un adulto. El padre tiene que jugar con él. Para que un niño adquiera el lenguaje tiene que tomar la iniciativa en la comunicación, no basta con una comunicación responsiva. Cuando un niño empieza a hablar debemos hacer una expansión de lo que dice. Si el pequeño dice “tero leche” y la madre le contesta “¿quieres beber leche?” actuamos correctamente porque extendemos su frase y la conversación y le ayudamos a aprender. Así la próxima vez que hable va a saber cómo hacerlo. Hay que generar contextos en los que el niño tome la iniciativa de la comunicación para ampliar su lenguaje. Las nuevas tecnologías están bien pero siempre hay que usarlas con los más pequeños, no deben sustituir a la conversación con los padres. Si un niño está todo el día con una tableta no va a tomar nunca la iniciativa porque no hay interacción.

 

Vía: http://www.lne.es/gijon/2016/03/06/abordar-lenguaje-colegio-emergencia-fracaso/1892958.html

¿Por qué los niños quieren que les leamos una y otra vez el mismo cuento?

Hoy queremos contaros por qué es importante la repetición de lecturas de un mismo cuento. Parece una práctica un tanto aburrida para quienes deben desarrollarla y desalentadora, nada más alejado de la realidad, la demanda de los mismos materiales tiene una clara razón de ser que compartimos hoy con vosotros

En los años 90 dos investigadores en materia educativa (Phillips & Naughton) realizaron un estudio acerca de la práctica de la narración en niños de edad infantil (The practice of story-book Redding to preschool children in mainstream New Zealand familias. Reading Research Quaterly)

Y entre otros temas descubrieron que existen tres estadios de comprensión y asimilación de las historias  dichos estadios están relacionados con el número de lecturas a las que han sido expuestos los niños.

Veamos cuáles son los distintos estadios:

  • Primera fase: La historia: Se produce durante la primera lectura de un cuento, es decir, es el momento en el que los niños NO conocen la historia. En este primer momento, el foco de atención de  los niños es la comprensión de la historia. Destinan toda su atención en comprender el hilo narrativo (en esta primera fase, y hablando de habilidades pre-lectoras, estarían trabajando conciencia narrativa). No es este el momento, de trabajar sobre los detalles ni los matices de la historia , ni siquiera es le momento de las grandes conversaciones, es el momento de “interrumpir” lo menos posible y tratar de hacer preguntas que ayuden a comprender el hilo narrativo.
  • Segunda fase: Los matices: En el momento de la segunda lectura, los niños ya han comprendido el hilo narrativo, conocen la historia y empiezan a estar interesados por los matices y los detalles. En esta segunda lectura podemos empezar a trabajar la conversación (si practicáis lectura dialógica inducciones de nivel I i II) podemos llevar la atención hacia detalles tipo ¿cómo? ¿qué? ¿quién? ¿de qué colores? Y darle a la lectura una nueva profundidad.  (2nda lectura): Los niños son capaces de hacer inferencias y predicciones.
  • Tercera fase: La comunicación:  Siempre decimos que el enorme potencial de la lectura compartida es su capacidad para generar grandes conversaciones, y en un tiempo, en el que las conversaciones de calidad suelen brillar por su ausencia, todos aquellos materiales/experiencias,etc que funcionen como generadores de conversaciones creo que adquieren un valor especial. Los cuentos pueden y deben (desde mi punto de vista) jugar este papel, si bien, es importante que tengáis en cuenta que no será hasta la tercera ó más veces que contamos un cuento, cuando explosionará la conversación (si practicáis lectura dialógica será el momento de las inducciones distanciadoras) esto se debe a que entendida la historia, focalizada la atención en los detalles, los niños se sienten cómodos con los materiales, son capaces de ejercer su capacidad de predicción, pueden practicar nuevo vocabulario, pueden aportar su visión de la historia, porque la dominan.Resumiendo no sólo es bueno repetir la misma historia más de tres veces sino necesario. Cuando os propongan una y otra vez el mismo cuento, recordadlo ;-)

Vía: http://cuentosparacrecer.org/blog/leemelo-otra-vez-por-que-es-importante-la-repeticion-de-lecturas/

Cómo motivar a niños que pierden el interés por aprender

Muchos padres están preocupados porque sus hijos no hacen las tareas, no prestan atención en clase, no tienen ningún interés en sacar buenas notas. Parece que a sus hijos, todo lo que tiene que ver con los estudios les resulta indiferente y se muestran apáticos, con desánimo y desinteresados.

Una de las herramientas más importantes que los padres pueden utilizar para ayudarles es la motivación. Cuando un niño está motivado encuentra sentido a lo que hace.

Causas de desmotivación de los niños en el colegio

Niño desmotivado

Pero, ¿Qué es la motivación? Son los estímulos que mueven a la persona a realizar determinadas acciones y persistir en ellas para su culminación. Podemos encontrar diferentes tipos de motivación o desmotivación, cuando se pierde alguna de estas motivaciones:

1. Motivación intrínseca: Cuando la persona realiza una actividad por sí misma, sin que haya incentivos externos. Se realiza por placer, por curiosidad, etc.

2. Motivación extrínseca: Cuando lo que atrae a la persona no es la acción en sí misma, sino lo que recibe a cambio de realizarla. La persona se mueve por factores externos como pueden ser el dinero, los regalos, o en el caso de los niños las pegatinas.

3. Motivación positiva: Representa las razones por las que se desea alcanzar una meta

4. Motivación negativa: Representa las razones por las que NO se desea lograr una meta.

La motivación es la clave del aprendizaje. Es fundamental trabajarla desde casa y, así, la puedan ir desarrollando a partir de actividades cotidianas como: recoger los juguetes,vestirse, poner la mesa, etc. O desde las actividades que supongan un reto como: montar en bici, patinar o nadar

Consejos para motivarles en casa

Puede que el problema no sea la falta de motivación. Muchas veces nos centramos en eso pero lo que ocurre es otra cosa, como por ejemplo: una dificultad de aprendizaje,un conflicto personal con la profesora, problemas con los amigos, se aburren en clase porque les parece muy fácil, etc. ¿Qué podemos hacer para que no pierdan el interés por aprender?

1. Planear objetivos de corto a largo plazo: Los objetivos son muy buenos motivadores cuando se cumplen. Los mejores objetivos para marcar a los niños pequeños son aquellos de corto plazo que se puedan cumplir en un periodo corto. Para ello, los padres deben sugerir tareas como limpiar sus juguetes o sacar la basura.A medida que los niños se vayan haciendo más mayores habrá que incentivarles para que busquen objetivos a largo plazo.

2. Los objetivos, mejor si son específicos: Los objetivos más concretos pueden ser medidos. Los logros concretos dan a los hijos razones para estar más motivados.

3. Sentido de la competencia: En su justa medida puede ser el motivador más importante. La razón para fijarse metas debe ser para que el pequeño aprenda a que puede lograr todo lo que uno se proponga.

4. Utilizar un lenguaje positivo y alentador: No es lo mismo elogiar el trabajo de su hijo que alentarlo. Cuando elogiamos lo hacemos por el triunfo logrado, sin embargo cuando alentamos reconocemos el gran esfuerzo que está haciendo.

Consejos para motivar a los niños en el colegio

1. Exponer los logros del pequeño: Que escoja dos o tres de los trabajos que haya hecho en el colegio y que más le gusten para ponerlos en la nevera, o colgarlos en su cuarto. Pueden ser dibujos, trabajo de matemáticas, dictados, etc….

2. Hablar del colegio de manera regular: Debemos dar la oportunidad cotidiana de que el niño comparta sus experiencias en la escuela con los adultos.

3. A medida que el niño aprenda y mejore en el colegio hemos de comparar sus trabajos de hoy en día con los del pasado para que vea el progreso que está teniendo y se sienta orgulloso

4. Cuidado con las expectativas: A veces se da la situación en la que los padres e incluso los hijos tienen expectativas muy altas. Esto puede ser contraproducente ya que hará que muchos niños no intenten hacer las cosas por miedo al fracaso.

5. Reforzar el estilo de aprendizaje que mejor realice: Gracias a las inteligencias múltiples, los niños aprenden de distintas formas, leyendo, escribiendo, repitiendo, experimentando. Debemos definir cuál es el estilo de aprendizaje de nuestro hijo y reforzarlo dando oportunidades en la que pueda desempeñar su potencial al máximo

 

Vía: http://www.guiainfantil.com/articulos/educacion/aprendizaje/como-motivar-a-ninos-que-pierden-el-interes-por-aprender/

La importancia de gatear para leer y escribir

gatear bebé

Gatear y el desarrollo físico e intelectual de los niños están directamente relacionados. Es un proceso muy importante a nivel neurológico y de coordinación para posteriores aprendizajes como la lectura y escritura.

Al tener movilidad desde pequeño, el niño empieza a planear cómo conseguir las cosas y cómo alcanzar determinadas posiciones. Esto es importante para la planificación motora, esencial para aprender posteriormente a andar en bicicleta o saltar.

¿Por qué es importante gatear?

  • Gatear permite crear conexiones entre los dos hemisferios del cerebro. El bebé coordina sus movimientos de manera que el brazo derecho va sincronizado con el pie izquierdo y el brazo izquierdo con el pie derecho (patrón cruzado), ambos hemisferios trabajan de forma coordinada y es posible realizar movimientos en simultáneo con ambos lados del cuerpo, como por ejemplo pasarse un objeto de una mano a otra o tomar apuntes cuando estamos en clase.
  • Con el gateo se va desarrollando la coordinación cerebral ojo-mano, estableciendo una distancia parecida a la que utilizará a la hora de leer y escribir. El niño al gatear mira al suelo para poner la mano o rodilla, converge y enfoca los dos ojos en un mismo punto a corta distancia.
gatear
gatear
  • Es un tipo de movimiento que ayuda a laintegración sensorial y a la madurez del sistema nervioso.
  • Aguantando el peso de su cuerpo con las manos, el niño desarrolla la estabilidad de los hombros y la palma de la mano. Estos puntos son importantes para habilidades de motricidad fina, como tomar el lápiz y dibujarque posteriormente tendrá que tener.
  • Al gatear el niño desarrolla la conciencia espacial, aprendiendo sobre el tamaño de su cuerpo. Con este movimiento el bebé va adquiriendo el sentido del espacio, de la profundidad y equilibrio, es importante para aprender a leer, escribir y para las matemáticas.
  • Fomenta el desarrollo de los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro y las conexiones entre ambos ya que gatear requiere utilizar los dos lados del cuerpo.
  • La distancia en el gateo entre la cabeza y las manos es la misma que más tarde el niño aplique cuando se enfrente con la escritura. Este tipo de conexiones no sólo permitirá al niño desarrollar destrezas motoras y movimiento sino también eldesarrollo de numerosas funciones cognitivas.

Gatear desarrolla la visión, el tacto, el equilibrio, la motricidad fina, la orientación espacial y el desplazamiento del cuerpo.

Gatear facilita la integración de información sensorial y de los sistemas visuales, vestibulares y propioceptivos. Es la clave de operaciones cerebrales como la lectura y escritura porque asienta las bases de una buena lateralización, determinación manual, ocular, auditiva y podal.

Muchos problemas a la hora de escribir o leer así como de fracaso escolar tienen su origen en dificultades oculares de convergencia, focalización y visión estereoscópica.

 

Vía: http://www.logovoxblog.com/2015/11/25/gatear-para-leer-y-escribir/

El alumno con TDAH dedica más esfuerzo y tiempo, con peores resultados

El neuropsicólogo José Gamo defiende que el maestro tiene que ser un entrenador del cerebro, no un transmisor de información unidireccional
La inmadurez en el lóbulo frontal asociada al TDAH hace que los escolares con este trastorno tengan dificultades con su memoria a corto plazo, con el inicio de tareas y con la autorregulación emocional, así como para inhibir pensamientos, autocontrolarse y establecer metas. Todo esto dificulta su vida académica, pero ¿qué se puede hacer con los alumnos con TDAH en los Centros Educativos? José Ramón Gamo, especialista en Neuropsicólogía infantil y director pedagógico del Centro de Atención a la Diversidad Educativa (CADE), ha tratado de responder a esta pregunta durante su intervención en las Primeras Jornadas Universitarias sobre TDAH organizadas por la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid.

José Ramón Gamo, especialista en Neuropsicólogía infantil y director pedagógico del CADEJosé Ramón Gamo en las Primeras Jornadas Universitarias sobre TDAH.

En su opinión, en el sistema educativo actual “hay herramientas, pero hay que transformarlas porque son metodologías del siglo XX”. Por ejemplo, ha recomendado “cambiar el soporte de transmisión de la información: más audiovisual y menos lectura”. “Nos cargamos a chicos porque usamos métodos del siglo XIX, cuando tienen cerebros perfectamente preparados para el siglo XXI”. Gamo ha asegurado que no conoce a ningún escolar con TDAH vago y que lo que sucede es que tienen “problemas de perseverancia, de voluntad, de inicio de tareas y de supervisión del tiempo, y no mantienen en el cerebro la recompensa demorada”. “El alumno con TDAH es el que más esfuerzo y tiempo invierte, con el peor resultado y con muchas críticas. Puede tardar media hora en concentrarse con el triple de esfuerzo, lo que conlleva una bajada de glucosa que causa fatiga”, ha explicado.

Así que, “si los estudiantes con TDAH tienen problemas de organización, planificación e impulsividad, ¿por qué se les ponen trabas como los exámenes?”, ha preguntado Gamo. Como es la forma de evaluación más común, ha dado una serie de indicaciones para adaptar los exámenes a los alumnos con TDAH. Por ejemplo, hacer un examen secuenciado, es decir, que el profesor lea con el alumno las preguntas, establezca una secuencia y controle el tiempo marcha atrás para que el cerebro esté en alerta. “Los estudios revelan que esto mejora la nota entre 1,5 y 2 puntos”, ha afirmado.Otra opción es hacer exámenes sin límite de tiempo u orales, en los que el profesor evalúe si el alumno ha interiorizado la información y la ha convertido en “un aprendizaje significativo que permite la adquisición de nuevas competencias”. “La información está en red, ya no tiene valor, lo importante son las competencias”, ha comentado.

Además, ha aconsejado que no haya carga de deberes: “la cargabilidad no mejora ni afianza el aprendizaje. El cerebro aprende haciendo, así que lo mejor es prolongar el aprendizaje en el tiempo -el cerebro tarda seis meses en afianzar el aprendizaje-. La cargabilidad no tiene valor ninguno y les quita tiempo de ocio. Estas miserias mecánicas no valen para nada”.Gamo ha defendido que “los educadores no pueden dar la espalda al conocimiento científico. Un maestro tiene que saber cuáles son las funciones superiores del cerebro y entrenarlas en base al neurodesarrollo: gnosias, praxias, lenguaje y función ejecutiva. En la escuela moderna, el maestro es un entrenador del cerebro, no un transmisor de información unidireccional”. En este sentido, ha abogado por la realización en las escuelas de “tareas ecológicas con implicación emocional”, para que los estudiantes “sean capaces de ser emprendedores, de resolver problemas reales y no tengan miedo al fracaso”.

El especialista en Neuropsicólogía infantil ha lamentado que se “critique, penalice y castigue la expresión de los síntomas del TDAH”, y ha recordado que, si no se tratan, “los chavales con TDAH pierden competencia cognitiva por falta de entrenamiento neurocognitivo, lo mismo que ocurre cuando se aprende un idioma y no se utiliza”.

 

Vía: http://www.comunidad-tdah.com/noticia/el-alumno-con-tdah-es-el-que-dedica-mas-esfuerzo-y-tiempo-con-peores-resultados