Solución para mejorar la caligrafía de tus alumnos con fuentes digitales

La caligrafía es el vínculo entre la letra y el ser (Ghani Alani). ¿Quieres saber cómo pueden tus alumnos mejorar su caligrafía? Sigue leyendo y te daré una solución tan sencilla como efectiva.

Caligrafía

Imagen extraída de Shutterstock

Cómo hacer que tus alumnos mejoren su caligrafía. ¿Qué son las fuentes digitales?

Cuando trabajas con un procesador de textos como, por ejemplo,Word, Openoffice o Pages, el propio procesador de textos te da una serie de fuentes o tipos de letras que vienen determinados por el mismo procesador. Seguro que fuentes como Arial, Verdana o Times New Roman te suenan y mucho. Pues bien, al respecto debes saber que existe la posibilidad de añadir fuentes digitales a las que ya vienen por defecto en tu procesador de textos.

¿Cómo se descargan y se instalan las fuentes o tipos de letras en el ordenador para trabajar la caligrafía?

Descargar e instalar tipos de letras o fuentes digitales en tu ordenador es tremendamente sencillo y no te llevará más de un minuto. Además, es totalmente gratis.Para descargar las Fuentes Escolares a tu ordenador:1. Acceder a la página web del siguiente enlace.2. Elegir la fuente o fuentes que quieres descargar en función del perfil de tus alumnos.3. Pulsar en el botón DOWNLOAD.4. Una vez pulsado el botón, se descarga automáticamente el paquete que has elegido y se guarda en la carpeta de descargas de tu ordenador. Son archivos que tienen la extensión .ttf

Cómo instalar las fuentes en tu ordenador para trabajar la caligrafía:

Si tienes Windows:

  • Copia los archivos de las fuentes que hayas descargado.
  • Ve a Mi PC –>  Panel de Control –> Fuentes –> Archivo.
  • Entra en la carpeta FONTS y pega los archivos de las letras que te has descargado y copiado.
  • Una vez copiadas ya están lista para su uso y las encontrarás cuando abras tu procesador de textos y busques un tipo de fuente en la pestaña FORMATO.

¿Qué ventajas tienen las fuentes digitales para la mejora de la caligrafía de tus alumnos?

Son muchas las ventajas que estas fuentes digitales o tipos de letras presentan, pero lo más importante es que con tu procesador de textos eres capaz de crear todos los documentos que quieras para el alumno o alumnos en cuestión mejoren su caligrafía. De esta manera tus alumnos pueden trabajar con los textos que hayas elaborado y que guardan una relación directa con los contenidos de tu asignatura, es decir, a la vez que están trabajando la caligrafía, también están repasando los contenidos o procedimientos trabajados en el aula. Tus alumnos mostrarán una mayor predisposición hacia la caligrafía porque le verán una doble utilidad: la de mejorar su caligrafía y la de repasar los contenidos de clase.

ACLARACIÖN:

Una vez tienes instaladas las fuentes tienes dos opciones:
1. Crear texto con la fuente seleccionada.
2. Coger un texto o contenido que ya tienes en tu ordenador, seleccionar el texto y cambiarle la fuente por la fuente instalada.
La letra que te has descargado es una letra punteada y los alumnos deben repasar el contorno de la misma para practicar la ortografía. No escriben textos, sino que repasan los que tu les has dado con la letra punteada.

Anuncios

Divertidísimo juego-concurso de activación para iniciar un tema

American crossword

Al comienzo de un tema para crear expectativas y ganas de saber más sobre el tema en cuestión podemos utilizar un juego-concurso.
A través de esta dinámica trabajaremos las inteligencias múltiples, el trabajo cooperativo y activaremos en el alumno el deseo de conocer más acerca del tema que comenzamos.

Prueba 1: sopa de letras.

En esta prueba se trata de encontrar el máximo número de palabras en un tiempo determinado (3min). Cada equipo tendrá un folio en el que escribirán las palabras que encuentren. Si entre las palabras que encuentren no conocen el significado de alguna tendrán que buscarla en el diccionario; el cual entregarán al final de la misma para el recuento de puntuaciones. Sólo se contabilizarán las palabras que estén escritas en dicho folio. Las palabras deberán estar correctamente escritas.

Prueba 2: imágenes.

Se les presenta una serie de imágenes y tienen que extraer toda la información que puedan de esas imágenes. Quien sea capaz de completar mayor información ganará la prueba.

Prueba 3: familia de palabras.

De una serie de listas de palabras que se le dará, deberán eliminar la palabra que no esté relacionada con la familia de palabras del tema que estemos trabajando, o sea la palabra que menos relación tenga.

Prueba 4: Scattergories.

Se darán una serie de categorías de palabras y daremos una serie de letras, por las cuales tendrán que pensar palabras que empiecen por dichas letras para las distintas categorías.

Prueba 5: cifras y letras.

Se le dará una serie de consonantes y vocales con las que tendrán que construir la palabra más larga que puedan en un determinado tiempo. Cualquier palabra que dudemos de su significado, la buscaremos en la RAE. Para complicar el juego las palabras tendrán que estar relacionadas con el tema que les vamos a proporcionar para que tenga que ver con lo que vamos a estudiar.

Prueba 6: Pasapalabra

Se proyecta en la pizarra un rosco de letras como el del programa de televisión Pasapalabra y elaboramos una definición o damos pistas para que busquen la palabra que queremos trabajar en el tema. Habrá que completar el número de palabras que queramos.

Algunas páginas de recursos para extraer ideas:
http://sanjosedecalasanz5b.blogspot.com.es/2014/02/cifras-y-letras.html
http://laclasedeele.blogspot.com.es/2010/12/scattergories.html

 

Vía: http://educaciondivertida.com/divertidisimo-juego-concurso-de-activacion-para-iniciar-un-tema/ Jose Ignacio Soto González. La Presentación Baza

Juegos para desarrollar la psicomotricidad fina

Os propongo una serie de juegos ‪‎con objetos cotidianos para ayudar a los niños a desarrollar la Psicomotricidad Fina. Son juegos muy sencillos pero que harán que cojan más fuerza en las manitas, más destreza, que hagan la pinza digital… ¿Os apuntáis a hacerlos con vuestros niños?

Mi angelito mayor tiene la psicomotricidad gruesa más que desarrollada. Corre, salta, monta en bici y hasta nada de maravilla, pero la psicomotricidad fina… La psicomotricidad fina es otro cantar. Le cuesta coordinar, sobre todo, el movimiento de las manos. A esto hay que sumar que coge el lápiz fatal, lo de hacer la pinza para coger el lápiz no va con él, él lo coge de una forma muy rara.

Much@s me diréis que aún es pequeño y lo sé. No me preocupa que no tenga aún desarrollado todos los aspectos de la psicomotricidad fina a nivel manual, pero si me preocupa, lo reconozco, que coja el lápiz mal. Y me preocupa porque soy maestra y sé que el hecho de coger así el lápiz puede convertirse en un vicio y así se queda. Como ejemplo en esta santa casa tenemos a su padre, que coge el lápiz de una forma rarísima.

El caso es que yo, como madre obsesiva, me he propuesto ayudar a mi angelito a desarrollar la psicomotricida fina y de paso enseñarlo a que coja el lápiz bien. Y como los niños aprenden jugando qué mejor que unos juegos para entretenernos durante las siestas y de paso fomentar la coordinación manual ¿no os parece? Os enseño los que estamos haciendo nosotros

Juegos para Desarrollar la Psicomotricidad Fina

Abrochar y desabrochar botones. Para hacer este juego es mejor que enseñemos a los niños primero a desabrochar botones, que es mucho más fácil, y cuando estén un poco más suelto en esta actividad pasamos a abrocharlos.

foto de niño abrochando botones para desarrollar la psicomotricidad fina

Nosotros lo hacemos así, jugamos a ver quien se desabrocha primero los botones de la camisa, a desabrochar sólo dos botones, a desabrochar uno sí y otro no… Y así además de favorecer la psicomotricidad fina también trabajamos otros conceptos como los números o hacemos series 😉.

Hacer collares con pasta. Es un juego que a mi tesoro le encanta. Sólo se necesita un trozo de lana y un puñado de macarrones y con él se favorece la coordinación oculo-manual, se hace la famosa pinza y además es muy entretenida. Y lo mejor de todo, después vamos los más guapos y adornados al parque, 😉.

Si queréis completar un poco más la actividad podéis pintar primero la pasta con pinturalavable, así practicaréis la pintura, que también favorece la psicomotricidad fina, y vuestros collares quedarán mucho más vistosos.

imagen de collares de pasta

Pintar y colorear. Pintar y colorear son dos actividades fundamentales para el desarrollo de la psicomotricidad fina. Además a los niños les suele gustar mucho pintar. Bueeeeeno, a unos más que otros, al mío no le gusta especialmente, la verdad. Lo mejor para hacer esta actividad es que le proporcionéis un folio en blanco y varios tipos de pintura como ceras, lápices o rotuladores y ellos creen lo que quieran. Así su creación es más libre y dan rienda suelta a su imaginación. Aunque si lo prefieren (recordad que lo importante es que disfrute el niño) también pueden colorear un dibujo ya hecho. Por ejemplo, a mi angelito le gusta mucho colorear a los miembros de su querida Patrulla Canina y últimamente le ha dado por pintar globos 😉.

imagen de globo pintado para favorecer la psicomotricidad fina

Jugar con plastilina. Jugar con plastilina tiene múltiples beneficios para el desarrollo del niño y no sólo a nivel psicomotor. Favorece la concentración, estimula la imaginación y la creatividad, es una actividad relajante… Pero nos centraremos en la psicomotricidad fina. En este sentido, jugar con plastilina hace que los niños adquieran más fuerza y habilidad en sus manos, lo que después contribuirá en el posterior proceso de lecto-escritura.

imagen niño jugando con plastilina

 

Hacer puzles. A mi niño siempre le ha gustado mucho hacer puzles y reconozco que se le dan muy bien. Es capaz de hacer puzles de muchas piezas sin prácticamente ayuda, eso lo ha heredado de mí porque su padre no es capaz de encajar más de cuatro piezas 😉. Los puzles son un juego muy completo que favorecen la concentración y ayudan a desarrollar la psicomotricidad fina.

Jugar con pinzas de la ropa. Las pinzas de la ropa son un material muy asequible y que ofrecen un montón de posibilidades. Para desarrollar actividades con los niños sirven tanto las de madera como las de plástico. Nosotros las tenemos de plástico y hemos jugado a agruparlas por colores, a contar de que color hay más, a hacer series… Como véis ofrecen un montón de posiblidades…

imagen escribir con pinzas para desarrollar la psicomotricidad fina

Pero estoy deseando de hacerme con pinzas de madera para jugar a formar palabras.

Las pinzas de la ropa ayudan al desarrollo de la piscomotricidad fina porque favorecen que el niño adquiera fuerza en los dedos índice y pulgar, es decir, en que coja destreza en hacer “la pinza” tan importante después para la escritura.

Jugar con palillos de madera. Hay un juego que a nosotros nos encanta. Es muy sencillo. Se necesita una bola de plastilina, palillos de madera de los largos y pajitas de las bebidas de diferentes colores que partimos en trozos de unos dos centímetros aproximadamente. El juego consiste en hacer una bola de plastilina y clavarle cinco o seis palillos de madera, como si fueran banderillas, y después ir insertando los trocitos de pajitas. Podemos jugar a llenar un palillo de un sólo color de pajitas, a hacer series de colores, etc.

Es un juego muy sencillo pero favorece la concentración del niño (y de la mamá que siempre le toca jugar con él), ayuda a discriminar los colores y por supuesto ayuda a desarrollar la psicomotricidad fina del niño y la famosa pinza digital.

Estos son algunos juegos que se pueden hacer para desarrollar la psicomotricidad fina. Por supuesto hay muchos más. Os animo a hacerlos con vuestros niños. Son muy entretenidos, se hacen con objetos cotidianos y les ayudan a desarrollar esta capacidad, que es fundamental para el siguiente paso: la lecto-escritura.

Y recordad siempre que la mejor forma de que los niños aprendan es jugando.

 

Vía: http://madreagua.com/2016/02/22/juegos-para-desarrollar-la-psicomotricidad-fina/

Saber que mi hijo es disléxico salvó nuestra relación

  • La falta de un diagnóstico puede condenar a los niños al fracaso escolar y a una complicada convivencia en casa
  • Una vez que lo supimos, convertimos la educación en algo parecido a un juego y mi hijo logró graduarse en Trabajo Social

Mi hijo Sergio fue a una guardería en la que era incapaz de jugar en grupo: cuando llegaban dos niños, él se marchaba porque prefería estar solo. Y al finalizar su educación infantil, con cinco años, la lectura le costaba más que al resto y a veces confundía algunas letras. Por eso la directora de su colegio me dijo que podía ser disléxico.

Yo no sabía mucho sobre la dislexia, así que llevé a mi hijo al psicólogo del centro. Y él me dijo que no debía preocuparme porque Sergio no tenía dislexia, sino que sencillamente era algo inmaduro. Para superar sus problemas, le recomendó que rellenara fichas de refuerzo para el aprendizaje.

Este es uno de los errores más comunes con los niños disléxicos: la creencia de que dedicar más horas a la memorización le servirá para superar sus problemas. Ellos tienen dificultades para comprender el lenguaje escrito, porque sus canales de aprendizaje predominantes son el visual y el kinestésico. Y si reforzamos su carga de trabajo, solo conseguiremos que se sientan más incapaces.

Tras este primer “diagnóstico”, mi hijo cambió de colegio porque su edad lo exigía. Y, pese a sus dificultades, los nuevos psicólogos tampoco encontraron en él nada extraño. “El problema es que la enseñanza en su anterior colegio debió ser deficiente”, concluyeron en un primer momento. En los siguientes cursos me dijeron que era vago, lento, despistado…. y también se equivocaron.

Yo misma había tenido problemas de aprendizaje en mi infancia. Y una de las cosas que más me tranquilizaba era la lectura de los libros que yo quería, no los de texto precisamente. Así que obligué a mi hijo a leer por las noches. Y de esta manera incurrí en el mismo error.

Con el paso del tiempo, las dificultades de Sergio se hicieron más evidentes y nuestra relación empezó a deteriorarse. Hasta entonces había sido un chico bastante tranquilo. Pero, poco a poco, empezó a contestarme de mala manera, se negaba a hacer los deberes, no quería ir al colegio, enfermaba, no paraba quieto ni un segundo, le dio por romper lapiceros con rabia…

Estábamos bastante desesperados, por lo que decidimos probar suerte con el logopeda, quien sí le reconoció la dislexia. Pero cometimos uno más en esta larga cadena de errores: como tenía que acudir en horario lectivo, le hicimos faltar a las clases de educación física. Por la creencia de que las matemáticas o el lenguaje eran sagrados, le separamos de la única asignatura en la que era líder, se sentía como pez en el agua, y su profesor le estimulaba muy positivamente, algo que también ocurría en la asignatura de Conocimiento del Medio, donde sacaba notas de 8 y 9.

Evolución de una niña disléxica tras emplear otros métodos de aprendizaje.

Ahora sé que para los niños disléxicos es recomendable reforzar aquellas cosas en las que se sienten a gusto. Pero entonces no lo sabía. ¿Cómo podía saberlo si ni los especialistas habían acertado con el tratamiento de Sergio? Aquel logopeda tampoco supo tratar el trastorno y volvió a las dichosas fichas de refuerzo.

En ese entonces, Sergio ya tenía diez años y nuestra relación era insoportable. Hay cosas de aquella época que aún recuerdo con dolor cada vez que veo a padres en el mismo estado de impotencia y desesperación. Uno de los momentos más tensos llegó el día en que Sergio conducía un coche a pedales por un parque. En un momento dado, decidió salirse del trazado y pedalear cuesta abajo, a toda marcha, hacia el río que pasaba por ahí. Esto hizo que yo saliera histérica corriendo tras él, hasta que logré alcanzarle. En aquel instante me sentí devastada.

Por suerte, las cosas cambiaron a partir de unas Navidades. Mi hermana fue a una librería para comprar un libro sobre la dislexia. En el primero que tuvo entre manos leyó que ese trastorno ya no podía corregirse a partir de los diez años, justo la edad de Sergio. Así que dejó ese libro y tomó otro de la estantería: parecía más serio y lo trajo a casa. Empecé a leerlo a las cinco de la tarde y aquello cambió todo.

En cuanto lo terminé, casi del tirón, decidí ponerme en marcha. Lo primero fue hablar con el director del colegio de Sergio. Recuerdo que le pregunté:

-¿Usted ha tenido vacaciones en los últimos cuatro años?

-Por supuesto -me respondió.

-¿Y cómo se sentiría de no haberlas tenido?

-Imagino que mal.

-Pues eso le ocurre a mi hijo: no hemos dejado de cargarle con tareas desde que cumplió seis años.

Tras todo aquel tiempo agónico que habíamos pasado, decidimos seguir el método del libro. Las diferencias empezaron a llegar pronto y a tres bandas: en mi relación con Sergio, en la relación de Sergio con sus profesores y en mi relación con sus profesores. Aunque la diferencia más grande llegó cuando Sergio empezó a adquirir autoestima y seguridad en sí mismo.

Empecé a ver de otra manera todo lo que nos había pasado en los últimos años. Es más, empecé a ver de otra manera mi propio pasado: supe que padezco discalculia, una dislexia numérica. Tiene mucha lógica, porque la dislexia posee un componente hereditario.

Muchos padres nos enteramos de nuestra dislexia cuando se la diagnostican a nuestros hijos. Echando la vista atrás reconocí que muchas veces me había sentido igual que Sergio: mis malos resultados en los exámenes de matemáticas y sociales me lo hacían pasar mal, sentía que mis esfuerzos no servían para nada y que era menos lista que las demás (por decirlo en positivo). El cambio de Sergio también supuso en mí un cambio a nivel personal y profesional, hasta el día de hoy.

Aunque las manifestaciones de la dislexia no siempre son similares, la enseñanza común en las aulas, basada en la lectura de textos y en los exámenes escritos, no suele servir a los niños que la padecen. En el caso de Sergio, hubo que enseñarle de otra manera, de un modo mucho más visual, con dibujos, con esquemas… Si se consigue esto y prestamos atención a los tres sistemas de aprendizaje, bastará para que los disléxicos puedan asimilar la información y puedan afrontar los exámenes con garantías.

Materiales idóneos para el aprendizaje de un niño disléxico

Suele decirse que muchos personajes importantes eran disléxicos: Albert Einstein, Thomas Edison, Leonardo Da Vinci, Walt Disney… Sin embargo, el problema está en toda aquella gente a la que, por falta de un diagnóstico, le resulta imposible desarrollarse y queda condenada al fracaso escolar y a la incomprensión.

A partir de entonces pudimos transformar el aprendizaje de Sergio en algo parecido a un juego. Primero, se acabó dedicar horas extras al estudio: dedicaría las mismas horas que sus compañeros de colegio, ni más ni menos.

Tuvimos que relativizar un poco la importancia de los exámenes. En el colegio le exigían un 5, pero nuestras metas eran otras: celebrábamos que sacara un 4 como si fuese una victoria. Porque había que tener en cuenta todo el trabajo que había realizado para llegar a eso, y porque así se estimulaba para ir mejorando sus resultados.

También desarrollamos unos sistemas de estudio particulares. Por ejemplo, recuerdo cuando, para aprender la circulación del cuerpo humano, creamos un gran corazón de plastilina sobre la mesa de la cocina. Allí estaban las venas y las arterias, con plastilina roja y con plastilina azul. Y unos cochecitos, también de plastilina, que reproducían la dirección de la circulación. Entonces volvió de aquel examen con un 7,5, lo que para nosotros era como una matrícula.

En el colegio, Sergio había sentido algo parecido a quien acaba aborreciendo algunas cosas de su trabajo. Llega un momento en que la desmotivación invita a un cambio. Por suerte, este cambio llegó a tiempo y Sergio volvió a disfrutar con los estudios. De hecho, logró superar la selectividad y graduarse en Trabajo Social.

Por explicarlo de otra manera muy gráfica, podemos decir que la enseñanza tradicional pretende que los disléxicos aprendan a conducir desde el asiento del copiloto, y eso es imposible. Tampoco es que los disléxicos tengan que recibir todo hecho, pero sí que debemos esforzarnos en poner a su disposición las herramientas adecuadas para su total desarrollo, que está ahí latente.

Ahora hemos dado la vuelta a los problemas de convivencia que tuvimos durante la infancia de Sergio y juntos apoyamos a los padres e hijos con dificultades de aprendizaje. También damos charlas en algunos encuentros, como el que hace poco celebraron en Zaragoza los chicos de Zaradislexia.

Porque es importante que los padres sepan que la dislexia no es una enfermedad, que no tiene que ver con la inteligencia de sus hijos y que si se trabaja adecuadamente sus hijos podrán estudiar lo que quieran y llegar a ser lo que deseen.

 

Vía: http://verne.elpais.com/verne/2015/12/28/articulo/1451307930_739362.html

Un sistema español permite a personas que sufren algún tipo de discapacidad comunicarse a través de la mirada

Comunicarse a través de la mirada y con la ayuda de un ordenador, gracias a un sistema 100 por 100 español personas que sufren algún tipo de discapacidad o enfermedad degenerativa pueden mantener una comunicación directa con los demás. Unas 200 personas ya lo utilizan y una de ellas es Gema, que ahora, por ejemplo, le puede pedir un beso a su madre.

 

Vía: http://www.lasexta.com/noticias/ciencia-tecnologia/sistema-espanol-permite-personas-que-sufren-algun-tipo-discapacidad-comunicarse-traves-mirada_2016010800359.html

Cuatro colegios españoles se encuentran entre los más innovadores del mundo

Según el trabajo del psicólogo e investigador español Afredo Hernando, cuatro colegios españoles, dos madrileños y dos catalanes, se encuentran entre los más innovadores del mundo.  La investigación, publicada por la Fundación Telefónica, enseña la gira realizada por este educador durante nueve meses por aquellas escuelas adaptadas a los requerimientos del siglo XXI.

<img style=”max-width:100%” src=”//cdn.thinglink.me/api/image/752932320326975489/1024/10/scaletowidth#tl-752932320326975489;786630059′” class=”alwaysThinglink”/>//cdn.thinglink.me/jse/embed.js

El colegio Padre Piquer (Madrid), Santa María la Blanca (Madrid), Montserrat (Barcelona) y Mare de Déu de Montserrat (Barcelona) se encuentran entre los centros educativos más innovadores del mundo, según el trabajo del psicólogo e investigador español Alfredo Hernando, ‘Viaje a la escuela del siglo XXI’, que documenta las metodologías más novedosas que se están aplicando en escuelas de los cinco continentes.

La investigación, publicada por la Fundación Telefónica, ilustra la gira realizada por este educador durante nueve meses por el mundo en busca de lo que él denomina las ‘Escuelas21’, aquellas adaptadas a los requerimientos del siglo XXI, las que están en permanente revisión para mejorar el aprendizaje de los alumnos y la participación de toda la comunidad educativa.

La publicación recorre 50 colegios de todo el mundo “para demostrar cómo gracias a un proyecto de innovación integral, nacido de la investigación y que se manifiesta en pequeñas acciones cotidianas, es posible mejorar el proceso educativo y sus resultados”.

En concreto, del Centro Padre Piquer destaca su ‘aula cooperativa multitarea’, que describe como una iniciativa de inclusión académica y social, sin barreras interiores de ningún tipo donde los alumnos trabajan en grupos o de manera individual en distintos proyectos por módulos de áreas y organizándose en diferentes espacios de trabajo, atendidos por tres profesores.
De Santa María la Blanca pone de relieve su ‘proyecto EBI’, enmarcado en el ‘Lezama Method’, que es un modelo que gestiona pedagógica y administrativamente el centro educativo para lograr una enseñanza personalizada atendiendo a las necesidades individuales de sus estudiantes. “Este método permite medir el trabajo que se está realizando para detectar los aspectos a mejorar en tiempo real y establecer propuestas de mejora cada curso escolar”, indica Hernando.

‘La paleta de las inteligencias’ del Colegio Montserrat de Barcelona es otra de las propuestas que este investigador español pone como ejemplo. Se trata, según explica, de una representación gráfica para programar en el aula que permite al docenteenriquecer la comprensión de los alumnos con actividades orientadas en función de cada una de las inteligencias.
“El Colegio Montserrat es la prueba de que, para transformar nuestras escuelas en los verdaderos referentes de la escolarización del siglo XXI, un currículo personalizado y enriquecido es el trampolín ideal para iniciar el cambio”, resalta.

Del centro Mare de Déu de Montserrat en Terrasa (Barcelona), este experto indica en ‘Viaje a la escuela del siglo XXI’, que se trata de “una comunidad de aprendizaje” que, en cinco años, los alumnos que superaron las evaluaciones de competencias básicas para la comprensión lectora pasaron del 17% al 85%.

Entre los centros educativos que recoge el libro destacan las Escuelas Barcopromovidas por la organización Shidhulai en el Golfo de Bengala (Bangladés) que escolarizan a más de 80.000 niños y niñas de los manglares, que se adaptan al calendario de cosechas y proporcionan energía en sus paradas a partir de sus techos solares.
También incluye los Barefoot College (India y Sierra Leona), escuelas entendidas como comunidades de aprendizaje sin exámenes, sin certificados, y sin profesores titulados, que incluyen clases nocturnas y de formación agraria, muy pegadas a las necesidades reales de aprendizaje, por las que pasan alumnos de todas las edades y que han mejorado la calidad de vida del entorno.

En Copenhague se encuentra el ‘*restad Gymnasium’, ubicado en uno de los edificios más vanguardistas del mundo, un gran cubo de cristal donde la gente trabaja en grupo o individualmente, y cuesta distinguir a los profesores. Para que ese aparente caos funcione se ha creado un horario especial: cada día cuenta con cuatro módulos y cada uno de ellos se divide en 100 minutos.

En Nueva York, la Tienda de Suministros para Superhéroes, incluye un programa de apoyo escolar con tutorización personalizada atendida por voluntarios. Como esta iniciativa, han surgido otras parecidas como la Tienda para Piratas de San Francisco, una ‘tapadera’ para ayudar en los estudios a todos aquellos niños más vulnerables del barrio.

 

Vía: http://www.antena3.com/noticias/sociedad/cuatro-colegios-espanoles-encuentran-mas-innovadores-mundo_2016020700090.html

Editada la tercera edición de la Guía de Discapacidad y Enfermedades Raras

Guía de Orientaciones para la Valoración de la Discapacidad en Enfermedades Raras

SE TRATA DE UN TRABAJO EN COMÚN ENTRE LA COMUNIDAD Y FEDER

La Comunidad de Madrid ha editado la tercera versión ampliada de su Guía de Orientaciones para la Valoración de la Discapacidad en Enfermedades Raras. La publicación compila los aspectos médicos y psicológicos más relevantes en la evolución de veintisiete enfermedades poco frecuentes y constituye una herramienta de trabajo para los profesionales de los Centros Base de Valoración y Orientación a personas con discapacidad.

El objetivo es evitar que las enfermedades poco frecuentes constituyan un obstáculo para el acceso a los beneficios de carácter social que se derivan del reconocimiento de grado de discapacidad. La guía es fruto de un Grupo de Trabajo integrado por expertos de la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER) y profesionales de los Centros Base de la Comunidad, que han puesto en común las vivencias de los pacientes y las evidencias clínicas de cada dolencia.
En su tercera edición, la Guía incorpora ocho nuevos capítulos (Acondroplasia, Angioedema Hereditario, Artrogriposis Múltiple Congénita, Fibrosis Quística, Narcolepsia, Síndrome 5p-, Síndrome de Coffin-Lowry y Síndrome de Rubinstein-Taybi) que se suman a los diecinueve reunidos en versiones anteriores.

 

 

Vía: http://www.madrid.org/cs/Satellite?c=CM_Actualidad_FA&cid=1354568086666&language=es&pagename=ComunidadMadrid%2FEstructura&pid=1109265463020