Cómo evitar la palabra NO al dar una norma en clase

Prohibir despierta el deseo. Y lo despierta aún más cuando nos referimos a las normas de un centro escolar. Seguramente, palabras como Reglamento de Régimen Interno, Reglamento Orgánico de Centro, Derechos y Deberes de los Alumnos, Normas de Convivencia… forman parte de tu día a día a lo largo de una jornada escolar.

Los Centros Educativos están repletos de Normas que toda la Comunidad Educativa debe acatar para su buen funcionamiento. Pues bien, hay varias formas de afrontar estas Normas que hoy me gustaría compartir contigo.

Se trata de una actividad que puedes realizar con los alumnos a lo largo del curso en cualquiera de tus clases o, preferiblemente, durante una sesión de Tutoría. Es muy probable que el Plan de Actuación Tutorial de tu centro recoja en su programación la información sobre las Normas que deben cumplirse en un centro. De hecho, si echas un vistazo al Reglamento,  podrás extraer de él una cantidad considerable de Normas que tanto alumnos como el resto de miembros de la Comunidad Educativa deben cumplir.

Personalmente soy partidario de dar a los alumnos un mínimo de Normas durante el curso, por ejemplo, un máximo de cinco. He comprobado que es mucho más efectivo dar pocas normas, pero que estas se cumplan a rajatabla a lo largo del curso.

Pues es a partir de estas cinco Normas que te propongo la siguiente Actividad de Tutoría. Se trata de elegir entre todos cuáles son las cinco Normas que deberían cumplirse por encima de cualquier otra.  Haz que sean tus alumnos los que elijan estas normas y comprobarás como la gran mayoría de estas llevan consigo la palabra NO.  Pues bien, de lo que se trata es de conseguir, con tu ayuda y orientación, eliminar la palabra NO manteniendo el sentido de la Norma. Si lo consigues, el resultado es un tipo de norma mucho más amable que se traduce en un mayor cumplimiento de la misma por parte del alumnado. Con la eliminación de la palabra NO la Norma parece que en lugar de una prohibición se transforma en una recomendación, reflexión o lema. Te sorprenderá lo efectivo que puede resultar.

Aquí va un ejemplo de lo que te quiero transmitir:

Estas son cinco de las muchas normas que se pueden elegir. Lo ideal es que sean los propios alumnos los que entre ellos elijan cuáles serán las Normas que para ellos tendrán más peso a lo largo del curso.

¿Qué conseguirás con ello?

  1. Implicar a los alumnos en las Normas del Centro.
  2. Hacerles partícipes del Reglamento del Centro Escolar.
  3. Transformar una prohibición con una recomendación.
  4. Aumentar la empatía entre alumno-alumno y alumno-profesor.
  5. Fomentar el trabajo en equipo y el consenso.

Una vez se han elegido las normas sin la palabra NO, es muy conveniente que estén expuestas de modo visible en la clase, porque ello refuerza el pacto con el que has llegado con tus alumnos y además, en caso de que no se respete, se puede señalar la Norma y reflexionar sobre su incumplimiento entre todos.

Vía: http://justificaturespuesta.com/prohibir-despierta-el-deseo-como-evitar-la-palabra-no-al-dar-una-norma-en-clase/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s